Como no hay mejor defensa que un buen ataque, el PP se concentra en ello en esta fase procesal del caso del máster de Cristina Cifuentes. Ese ha sido, al menos, el mensaje del vicesecretario de Acción Sectorial del PP, Javier Maroto, que ha sustituido en la habitual rueda de prensa de los lunes al portavoz popular, Pablo Casado, aunque no es la primera vez. Maroto ha arremetido contra los dirigentes de Ciudadanos y del PSOE, esto es, el diputado Toni Cantó y el líder de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, por mentir primor sobre una licenciatura en Pedagogía y, el segundo, en Matemáticas, por lo que deberían “ser puestos de patitas en la calle ” antes de sumarse a ninguna moción de censura.

No han sido los únicos aludidos por Maroto, que también ha arremetido contra el secretario general del grupo parlamentario de Cs, Miguel Gutiérrez, y contra el portavoz de la ejecutiva federal socialista, Óscar Puente, en su caso por carecer de un doctorado en ingeniería y el otro porque hizo constar en su currículum un máster antes de terminar la carrera. No podía faltar tampoco una alusión al que será cabeza de lista de Podemos a la Comunidad, de Madrid, Íñigo Errejón.

Maroto califica de “tomadura de pelo” la anunciada moción en Madrid

Por ello ha calificado de “tomadura de pelo” que Ciudadanos vaya a apoyar una moción de censura junto con PSOE y Podemos, sin depurar antes sus filas. Tras exigir Maroto “que se aplique un mismo rasero para todo el mundo” y lamentar que “¿si es alguien del PP hay que quemarlo a bonzo y si es de otro partido, no?”, ha explicado que en la calle los ciudadanos son partidarios de que “se vayan todos los que mientan y roben”, y mientras que las mentiras de Cantó, Franco, Gutierrez y Puente están acreditadas, lo de Cifuentes está siendo objeto de una doble investigación en la universidad y en la fiscalía.

En un intento por ganar tiempo, sin tomar todavía una decisión definitiva respecto a si dejar caer a la presidenta de la Comunidad de Madrid o dejar que Albert Rivera dé el paso de apoyar un Gobierno de ideario socialista sustentado por Podemos, ha salido en defensa cerrada de su compañero Pablo Casado. El vicesecretario de Comunicación ha reiterado en el comité de dirección las explicaciones dadas a la prensa la semana pasada “y la conclusión es la misma: dice la verdad y tiene el respaldo absoluto del comité de dirección”, cosa que no ha dicho de Cifuentes.