La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha reunido a su equipo más cercano y se está planteando abandonar su puesto después de que se hiciera público un vídeo del año 2011, cuando era vicepresidenta de la Asamblea de Madrid, en el que fue pillada robando dos botes de crema Olay en un hipermercado del Puente de Vallecas, frente a la Asamblea de Madrid.

https://www.youtube.com/watch?v=ZPJSWTzszF8

Según ha podido saber El Independiente, la situación es de tal seriedad que la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, se dirige en estos momentos a la Puerta del Sol, donde Cifuentes se encuentra reunida con sus colaboradores.

El PP, que hasta ahora ha mantenido el apoyo a Cifuentes durante la polémica de su máster, ha exigido a la presidenta madrileña que «dimita ya» tras publicarse las imágenes de la grabación del año 2011.

De momento, los más cercanos a la presidenta regional han evitado hacer valoraciones sobre el vídeo, aunque sí que han afirmado que se trata de una información más dentro de la campaña de acoso y derribo contra la líder popular.

El vídeo, del año 2011 y publicado por OK Diario, está grabado por una cámara de seguridad del establecimiento, y muestra a Cifuentes enseñando el interior de su bolso a un guardia de seguridad y pagando en el acto los dos botes de crema.

El hurto, tal y como explica el diario digital, se produjo el 4 de mayo del año 2011 al filo de las 12 de la mañana, en un momento en el que la cámara madrileña estaba disuelta por el comienzo de la campaña autonómica, que arrancaba al día siguiente. Cifuentes era entonces miembro de la Mesa de la Diputación Permanente por lo que, al contrario que la mayoría de parlamentarios regionales, mantenía su acta de diputada.

Precisamente fueron esos comicios los que impulsaron la carrera política de la todavía presidenta madrileña, que entonces ocupaba el número 13 de una lista comandada por Esperanza Aguirre y que terminó por hacerse con la victoria. A Cifuentes se le entregó el cargo de Delegada del Gobierno en Madrid, un paso previo a una presidencia de la Comunidad de Madrid que ahora está amenazada por el escándalo del máster de la Universidad Rey Juan Carlos.