El comité electoral popular, del que formalmente surgió la propuesta de Ángel Garrido para sustituir a Cristina Cifuentes hasta las elecciones, se reunió en la mañana de este lunes sin conocer cuál era el nombre escogido por su jefe de filas, Mariano Rajoy. Si tardaron tanto en deliberar sobre una cuestión que parecía de mero trámite, es porque hasta que no se produjo la designación presidencial, comunicada a Alicia Sánchez.Camacho en calidad de máxima responsable de dicho comité, no pudieron dar a conocer el resultado de dichas deliberaciones, que, haberlas, las hubo, según un miembro de dicho órgano.

Hasta que tuvieron noticia del designado, los miembros del comité «analizaron» las posibilidades de Ángel Garrido, pero también del portavoz del Grupo Popular en la Asamblea, Alfonso Ossorio; del consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Pedro Rollán, y del diputado Juan Antonio Gómez-Angulo. «Se vieron los pros y contras de cada uno», narran a El Independiente las fuentes consultadas sin querer avanzar más.

Rajoy decidió abordar todos los cambios en un solo paquete

De hecho, arrancó antes el comité de dirección del PP, esto es, el «núcleo duro» de dirigentes que decide semana a semana la estrategia del partido encabezados por Rajoy, y luego la del comité electoral, hasta que ambas citas llegaron a solaparse. Si se retrasó tanto la comparecencia ante al prensa del coordinador general, Fernando Martínez Maillo, no fue por culpa del órgano encabezado por Sánchez-Camacho, sino por las decisiones que debía tomar el sanedrín genovés. Porque aparte de designar a la persona que se someterá a la sesión de investidura de la Asamblea para formalizar la sustitución de Cifuentes, metieron en el mismo paquete la elección de Pío García Escudero y de Juan Carlos Vera para la presidencia y secretaria general del PP madrileño, respectivamente.

De hecho, en un principio se pensó que fueran dos procesos consecutivos, Asamblea y luego partido, aunque contra sus habituales costumbres, Rajoy ha abordado los dos asuntos al tiempo, una vez que Cristina Cifuentes se apresuró a dejar también la presidencia regional del PP. Ahora la gran incógnita reside en cuándo dejará su escaño en la Asamblea. Fuentes del PP creen que lo hará antes de los días 17 y 18 de mayo, fecha probable para la sesión de investidura después de barajar el jueves y viernes próximo al objeto de superar este periodo de impass cuanto antes.

Puede haber  nuevas incorporaciones al PP madrileño

Además, aunque se ha optado para el partido una fórmula «ligth» de no sustituir en masa a toda la ejecutiva territorial para poner una gestora, sino tan sólo nombrar a un presidente y a un secretario general, no es descartable que en cuanto estos sean nombrados oficialmente por la dirección nacional, el próximo día 15, se incorporen nuevos nombres no necesariamente de la política regional. Que una de esas personas pueda ser el portavoz del PP, Pablo Casado, para vincularle a la organización madrileña, es una posibilidad y, desde ahí, ser candidato a la Comunidad o ayuntamiento de Madrid en mayo del año que viene.

En cambio, fuentes de Génova discrepan con esta posibilidad por entender que Casado, en función de su cargo de vicesecretario de Comunicación, tiene ya la suficiente exposición pública que hace innecesario que ostente cualquier tipo de cargo regional «que lo único que hace es ponerle en el disparadero de la oposición», aducen.