Quim Torra no ha convencido a la líder de la oposición Inés Arrimadas, ni al del PSC, Miquel Iceta, ni a Xavier Domènech en su intento por hacer olvidar sus discursos y artículos nacionalistas. La líder de C’s ha vuelto a la carga con nuevos artículos para desenmascarar un pensamiento que ha tachado de «supremacista y xenófobo» y que se ha mostrado convencida de derrotar. E Iceta ha recuperado el artículo «El PSC y la cabra catalana» para desmentir que alguna vez le hayan gustado los socialistas».

«No es original, muchos antes que ustedes hablaron de bestias impermeables a la cultura, discursos que dicen que la nación sufre la invasión de la inmigración. No es nuevo decir que un grupo solo sabe robar y expoliar, no es nuevo sentirse superior, encontrar un enemigo exterior y creer que cuando nos deshagamos de él seremos ricos y felices» ha advertido Arrimadas.

«Lo que si es nuevo es que nos enfrentamos a este discurso en la Europa del s XXI» ha añadido. «La historia nos hace herederos de los que lucharon contra lo que Torra representa. Luchar contra el nacionalismo en la Europa del sXXI no es una opción es una obligación» ha concluido.

Esto es etnicismo o no, es supremacismo o no» pregunta Iceta a Torra tras recuperar su artículo El PSC y la cabra catalana»

Iceta ha insistido también en los antecedentes de Torra y le ha advertido: «le he pillado en una falsedad» cuando aseguró que echaba de menos al PSC de los ochenta. Iceta utilizado el artículo en el que comparaba al socialismo catalán con una cabra que «se cruza con la raza del socialismo español» para preguntarle «¿Esto es etnicismo o no, es supremacismo o no?».

«Cualquier esencialismo es una amputación de nuestro pueblo» ha advertido Iceta, quien ha añadido que «si para hacer república necesitan empequeñecer a la nación y romper la unidad civil será nefasta, y si hay que vulnerar las leyes esto acabará en batalla campal».

El dirigente socialista ha reclamado además al candidato que «respete el espacio publico» y no coloque, como ha prometido, un lazo amarillo en la fachada del Palau de la Generalitat. Y ha lamentado que no parece que se vaya a abrir una nueva etapa, sino «cinco meses con mucha gesticulación y quizá alguna desobediencia».

Domenech recrimina a ERC y la CUP su apoyo a Torra

El supremacismo de Torra moleta también a los comunes de Xavier Domènech, que ha afeado a ERC y la CUP que no hayan hecho valer su mayoría en el bloque independentista durante los últimos meses para proponer un candidato progresista.

Domènech ha recurrido a una cita del republicano Joan Tardà -«malditas las patrias por españolas o catalanas que sean que excluyen a sus hijos»- para rechazar una ideología que a su juicio va más allá del nacionalismo conservador.

En respuesta a sus discursos, Domènech le ha aclarado: «los inmigrantes de los años 60 no se integraron en Cataluña, la construyeron» y ha concluido que CatEC es «la única formación de izquierdas» que queda en el Parlament tras el apoyo de ERC y la CUP, que «lo hacen todo por un bien mayor, pero votan contra» las propuestas de Ada Colau en Barcelona.

Los inmigrantes de los 60 no se integraron en Cataluña, la construyeron» advierte Domènech a Torra para rechazar su etnicismo

Las quejas de Domènech no han hecho mella en los antisistema. El líder de la CUP, Carles Riera, ha insistido en que «no damos apoyo a este gobierno, nuestra decisión obedece a la excepcionalidad anti represiva».

«Su gobierno no se plantea en términos de desobediencia» ha lamentado Riera, quien ha reconocido que sus esfuerzos se centrarán en la calle porque «las clases populares» se identifican mayoritariamente con la identidad española y necesitan conformar un independentismo «más inclusivo y no identitario».

También el PP ha lamentado los textos de Torra. Pero Xavier García Albiol ha tenido recriminaciones también para Inés Arrimadas, que en su intervención ha insistido en que será investido con el voto delegado de Puigdemont. «No le voy a responder, porque mi rival no es usted sino el señor Torra» ha respondido Albiol, quien la ha «felicitado» por asumir cinco meses después su papel como líder de la oposición.

ERC sí acepta las disculpas

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, sí ha elogiado las disculpas de Torra, que ha visto «valientes y prometedoras». Sabrià ha insistido en la visión de Cataluña como una sociedad integradora de «pueblos diversos» que ya ha esgrimido Torra para rechazar los ataques al nacionalismo catalán.

Y ha prometido «llegar hasta el último barrio» para convencer a los reacios a la independencia de que su proyecto les incluye les ofrecerá una sociedad mejor.

Sabrià ha prometido además ser «el socio más fiel» y liderar junto «a los compañeros escogidos por Torra» el trabajo del nuevo gobierno.