La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha desmentido que la petición de información sobre presos de ETA que ha venido haciendo en febrero y marzo a los directores de las prisiones españolas responda a ninguna decisión o cambio sobre la situación de los etarras encarcelados sino que corresponde a un movimiento rutinario para actualizar la base de datos sobre los presos de la banda. De este modo, busca salir al paso de las información publicada hoy por el diario ‘El País’ que sitúa esta reclamación de información a los directores de las cárceles con presos de ETA en un posible y próximo movimiento de acercamiento de reclusos de la banda a cárceles del País Vasco y Navarra. En la nota hecha pública esta mañana no se hace referencia explícita a los posibles acercamientos de presos al País Vasco o Navarra, ni si se contemplan ahora o en el futuro, y se limita a apuntar que las peticiones de información realizadas en febrero y marzo y a las que se hace referencia en la información no estaban relacionadas con ello.

En un comunicado Interior asegura que la política penitenciaria forma parte “ineludible” de la política antiterrorista y que ésta continúa siendo hoy “la misma que ayer y que la de mañana”. El diario del grupo Prisa asegura que el responsable del Programa de Control y Seguimiento de Instituciones Penitenciarias solicitó el pasado 23 de febrero a los directores de las cárceles en los que cumplen condena presos de ETA informes individualizados de los presos en aras a su posible “aceptación” de las vías legales “facilitadoras de su reinserción”. Una información que se reclamó de modo urgente y que haría referencia a los alrededor de 40 etarras en prisión que, bien se encuentran en segundo grado o bien padecen enfermedades graves. Petición que según apuntan fuentes del diario estaría dirigida a elaborar una lista de etarras susceptibles de ser acercados a prisiones vascas o navarras. Actualmente las prisiones de nuestro país acogen a 242 miembros de ETA cumpliendo condena, la mayor parte de ellos en primer grado.

Interior solicitó información sobre los etarras que estarían en disposición de aceptar las vías legales para su reinserción

El Ministerio del Interior asegura que la petición que Carlos Javier Lanza, coordinador del Programa de Control y Seguimiento de la Subdirección General de Tratamiento y Gestión penitenciaria hizo a los directores de las cárceles tan sólo fue una petición rutinaria de información. Señala que Lanza accedió  a noviembre al cargo y buscó actualizar la base de datos de la situación de los presos de ETA. Se apunta que los datos reclamados, como la progresión de grado de los internos, los permisos solicitados, los destinos laborales en el interior de la prisión, la participación en programas de tratamiento y actividades o “cualquier otro indicativo de aceptación de las vías legales facilitadoras de su reinserción son habituales” para configurar el perfil del interno.

Más aún, Interior añade que además de la reclamación formulada el 23 de febrero, dos semanas más tarde, el 8 de marzo, se remitió un segundo correo electrónico a los directores de las cárceles en el que se les reclamó información sobre los presos de ETA con el único fin de “elaborar una respuesta parlamentaria a una pregunta parlamentaria realizada sobre reclusos de la banda terrorista”. Para desligar las solicitudes de información de cualquier relación ante un posible acercamiento de los presos de la banda a Euskadi y Navarra, Interior apunta que las reclamaciones de información se han hecho a todos los directores de centros y no sólo a los que acogen a presos de ETA “clasificados en segundo grado o padecen enfermedades graves”.

“No habrá impunidad”

Por último, el Ejecutivo insiste en que “no va a haber impunidad ni los terroristas van a conseguir nada ahora, igual que tampoco lo consiguieron cuando dejaron de matar”. Recuerda que Interior continuará investigando los crímenes de la banda terrorista y que los terroristas “con causas pendientes seguirán siendo detenidos, los delitos se seguirán juzgando y las condenas se seguirán cumpliendo”.

Instituciones Penitenciarias sitúa la reclamación de información en un proceso rutinario para actualizar su base de datos

El acercamiento de presos de ETA a cárceles de Euskadi o cercanas es una reclamación en la que el PNV y el conjunto de partidos vascos, a excepción del PP, vienen realizando al Gobierno. Junto a ello, la formación de Andoni Ortuzar y el lehendakari Iñigo Urkullu han trasladado de modo reiterado esta cuestión al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, así como la cesión de la competencia de prisiones, para iniciar un nuevo tiempo en política penitenciaria tras el final de ETA. La reclamación hecha a los directores de las cárceles incluía un plazo de apenas tres días para la remisión de los informes individualizados de los presos, lo que da muestra de la premura con la que el Ejecutivo quiso disponer de la información en un tiempo en el que los contactos con el PNV en aras a un posible entendimiento presupuestario ya estaba en marcha.

Según se recuerda en la información hecha pública hoy, ya el presidente José María Aznar reclamó una información similar a los responsables de centros penitenciarios en 1998 antes de proceder al acercamiento de varios preso de la banda terrorista a Euskadi.