Política

Pascal y Aragonés, interlocutores con el Gobierno central, no conocían la elección de Torra

La comisión del 155 del Senado, que debería iniciar los trámites de una nueva intervención de la Generalitat, no se va a disolver

logo
Pascal y Aragonés, interlocutores con el Gobierno central, no conocían la elección de Torra
Marta Pascal, coordinadora del PdeCat, ha sido una de las interlocutoras con Millo

Marta Pascal, coordinadora del PdeCat, ha sido una de las interlocutoras con Millo EFE

Resumen:

El Ejecutivo y el entorno independentista han mantenido una línea de comunicación dificultada por el hermetismo de las decisiones del prófugo en Alemania.

La coordinadora general del PdeCat y el que será vicepresidente del govern, han sido los dirigentes que han actuado a modo de enlace con el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo.

“Una cosa es lo que nos dicen los interlocutores y otra lo que decide el loco de Puigdemont”, lamenta un ministro.

 

 

El Gobierno no dejó de tener contacto con el entorno independentista, aunque sus interlocutores tampoco pudieron adelantarle la elección de Quim Torra como candidato a la investidura. Y lo cierto es que dichos interlocutores no eran cosa menor, que diría Mariano Rajoy. Se trataba nada menos que de la coordinadora general del Pdecat y también senadora por designación autonómica, Marta Pascal, y del que ocupará la vicepresidencia del próximo govern, Pere Aragonés, mano derecha de Oriol Junqueras, con el que estuvo en la consejería de Economía y el que ha tomado las riendas de una ERC descabezada.

Ambos mantenían una línea de comunicación con el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, quien informaba a su vez a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Satamaría, y al secretario de Estado de Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, que este jueves estará presente en el acto de toma de posesión de Torra como nuevo presidente autonómico. Se pretende un acto discreto, en el que será el presidente del Parlament, Roger Torrent, el que impondrá a Torra la medalla de la Generalitat, que simboliza el cargo.

Una cosa es lo que nos dicen los interlocutores y otra lo que decide el loco de Puigdemont”, lamenta un ministro.

A pesar de dicha interlocución, fuentes gubernamentales explican que “lo de Torra lo decidió Puigdemont  y su gente más estrecha” sin contar con el PdeCat ni con ERC, a los que no sólo no se les consultó, sino que se enteraron por una indiscreción de Artur Mas el miércoles de la semana pasada, de la que informó El Independiente. El ex presidente autonómico sólo contó con su núcleo más duro de incondicionales, con Elsa Artadi a la cabeza, seguida de nombres como el del propio Torra, Damià Calvet y Albert Batet, entre otros.  Una buena muestra de la manera de actuar del prófugo en Alemania la da un ministro al quejarse de que “una cosa es lo que nos dicen los interlocutores y otra lo que decide el loco de Puigdemont”.

La comisión del 155 del Senado no se cierra

Tal es la falta de confianza en los próximos pasos de Torra, habida cuenta el contenido de su discurso de investidura, que aunque el 155 decae automáticamente en cuanto se produzca la toma de posesión del nuevo ejecutivo catalán -sin que haya que hacer ningún acto formal para ello- el Senado ha decidido mantener viva la comisión que debe iniciar los trámites de otra intervención de la Generalitat si de nuevo vulneraran la ley desde las instituciones. Formada por un total de 27 miembros de la comisión general de Comunidades y de la Constitucional, y presidida por la máxima autoridad de la Cámara Alta, Pío García Escudero, no se disolverá, lo que constituye un claro aviso a navegantes respecto a las dudas que suscita la nueva etapa que se iniciará en Cataluña.

Rajoy recibe hoy a Rivera, que exigirá seguir aplicando el actual 155

Pendiente queda la posible entrevista entre Torra y Rajoy, dispuesto a sentarse a pesar del rechazo que le ha provocado tanto el discurso de investidura del llamado a ser hombre de paja de Puigdemont, como la declarada xenofobia del personaje. Rajoy ha indicado, no obstante, que juzgará más los hechos que las palabras sin dejar de advertir en distintos foros públicos que el 155 es un instrumento legítimo del Estado de Derecho. No obstante, de volver a aplicarse será “más largo y más duro”, según reclamaron en su momento distintos sectores del PP, entre ellos, el presidente de los populares catalanes, Xavier García Albiol, frente a otros que, como Ciudadanos, exigieron que sólo sirviera de vehículo para convocar elecciones a pesar de su actual cambio de posición.

Precisamente, Rajoy recibe hoy al líder de Cs, Albert Rivera, tras su cita del pasado martes con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Ambos acordaron entonces, según plasmaron en un inédito comunicado conjunto, “reforzar su acuerdo político para la defensa del orden constitucional en España” y dijeron haberse comprometido “a ofrecer una respuesta pactada y proporcional en la defensa de la legalidad constitucional y estatutaria frente a cualquier eventual desafío”. Asimismo, invitaban a sumarse a este acuerdo a las fuerzas “políticas constitucionales que apoyaron la aplicación del artículo 155 de la Constitución”, en una menos que velada alusión a Rivera al que pretenden dejar como actor secundario del gran pacto entre la primera y segunda fuerza política del país.

Intervención sobre Tv3

No va a ser, sin embargo, una cita fácil. El líder de Ciudadanos no quiere otro 155 sino que defenderá en Moncloa la extensión de la actual intervención de la Generalitat, dado por sentado que el discurso del “racista” Torra le invalida para tomar las riendas del gobierno catalán. Esta vez sí apoyará la primera propuesta de Moncloa de intervenir también el órgano de “agit prop” del independentismo, TV3, aunque Cs se sumó al PSOE cuando éste enmendó dicho capítulo de la propuesta gubernamental.