Un total de 121 altos cargos designados por el Gobierno ganaron el pasado año más de 100.000 euros, cifra que excede con holgura la ingresada por Mariano Rajoy como presidente del Ejecutivo: 79.756,68 euros. Este sueldo es superado ligeramente por un ministro -Juan Ignacio Zoido, titular de Interior- y representa poco más de un tercio de lo que se embolsó Pilar Platero como presidenta de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), el cargo mejor remunerado con diferencia de la Administración General del Estado.

Según el listado actualizado de retribuciones por ministerios que puede consultarse en el Portal de la Transparencia del Gobierno, 282 altos cargos -tanto ministeriales como de organismos adscritos- tuvieron percepciones superiores a las de Rajoy durante 2017. Éste incluso ganó 1.987,55 euros menos que el ejercicio anterior, cuando su salario se elevó a 81.744,23 euros. El anteproyecto de Presupuestos para 2018, que se encuentra en el Congreso de los Diputados para su tramitación y posterior votación, prevé que el jefe del Ejecutivo gane 80.953 euros (un 1,5 % más que el pasado año): a razón de 6.746 euros al mes.

Entre los ministros, el que más cobró fue Juan Ignacio Zoido. El titular de Interior percibió 81.064,45 euros, exactamente 1.307,77 euros más que Rajoy. Ello se explica por los trienios que acumula como funcionario (once), ya que obtuvo plaza como juez en enero de 1983. Zoido ocupó el puesto 29 de 80 y tuvo entre sus compañeros de promoción a Julián Sánchez Melgar (actual fiscal general del Estado); Ángel Hurtado (presidente del tribunal que juzga la I época del caso Gürtel) y Concepción Espejel, hoy presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

El segundo ministro mejor pagado fue Cristóbal Montoro, al frente de Hacienda desde diciembre de 2011 (en su segunda etapa). Sus 14 trienios como funcionario (es catedrático de Hacienda Pública) le permitieron elevar sus emolumentos hasta los 78.430,87 euros, 55,25 euros más que la vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales. Soraya Sáenz de Santamaría. Por su parte, Íñigo de la Serna (Fomento), Íñigo Méndez de Vigo (Educación, Cultura y Deporte), Fátima Báñez (Empleo y Seguridad Social), Dolors Montserrat (Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad) e Isabel García Tejerina (Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente) tuvieron las retribuciones más bajas de todo el gabinete con 70.368,48 euros.

Con diferencia, son los directivos de organismos dependientes del Gobierno los mejor retribuidos de la Administración General del Estado. El top ten lo encabeza Pilar Platero, que recibió una remuneración el pasado año de 219.641,56 euros. Inspectora de Hacienda con diez trienios, Platero llegó a la Presidencia de la SEPI en diciembre de 2016 en sustitución de Ramón Aguirre -el popular había renunciado para poder presentarse a las elecciones generales del 26 de junio por la circunscripción de Guadalajara- y gestiona un presupuesto de casi 6.000 millones de euros.

El ministro del Interior, que suma 11 trienios como funcionario, ganó 1.307 € más que Rajoy el año pasado

Le sigue el ingeniero aeronáutico madrileño Ángel Luis Arias Serrano, al frente desde mayo de 2015 de la entidad pública empresarial que gestiona la navegación aérea en España (Enaire): su sueldo ascendió a 177.145,85 euros, según detalla el Portal de la Transparencia. Los puestos tres y cuatro son para otros dos altos directivos de sendos organismos adscritos al Ministerio de Fomento. Se trata de Juan Bravo (167.128,60 euros), presidente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) e investigado en el caso Lezo por su responsabilidad en la compra del 75 % del capital de la sociedad colombiana Interamericana de Aguas y Servicios SA (Inassa) por parte del Canal del Isabel II durante su etapa como consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, y de Juan Alfaro, presidente de Renfe-Operadora (161.998,80 euros).

Por encima de los 150.000 euros se encuentran otros tres altos cargos. Jordi Cornet, delegado especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona y ex secretario general del PP de Cataluña, ingresó 156.550 euros; la vicepresidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Ana María Martínez-Pina, 155.206 euros, y el presidente de este organismo, Sebastián Albella (153.480 euros).

Completan el listado de los diez directivos mejor remunerados Jaime Sánchez Revenga, director de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (144.380,14 euros); José Luis Escrivá Belmonte, presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (137.713,52), y la delegada especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Vigo, Teresa Pedrosa Silva (135.266,98).

La presidenta de la SEPI, Pilar Platero, es el alto cargo mejor retribuido: 219.641 euros

No a demasiada distancia se encuentra Pedro Zalba (130.359 euros), presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y ex eurodiputado del PP, y Miguel Falomir, que en nueve meses y medio al frente del Museo del Prado -sustituyó el 17 de marzo de 2017 a Miguel Zugaza como director de la pinacoteca madrileña- percibió 108.549,66 euros. Con siete trienios acumulados, la retribución bruta anual de Falomir se acercará a los 130.000 euros.

En el Ministerio del Interior hay tres cargos de libre designación y un alto funcionario con retribuciones que oscilan entre los 130.000 y los 120.000 euros. En el primer grupo se encuentran José Manuel Holgado Merino (127.329,54 euros), juez en excedencia al que Zoido confió la Dirección General de la Guardia Civil al comienzo de la legislatura en sustitución de Arsenio Fernández de Mesa; Ángel Yuste (123.304,42), secretario general de Instituciones Penitenciarias, y Germán López Iglesias (120.209,51), al frente de la Dirección General de la Policía. El funcionario aludido es Luis Aguilera (122.105,57), abogado del Estado que ocupa la Subsecretaría del Interior desde la etapa de Jorge Fernández Díaz.

En cuanto a los secretarios de Estado, los que gozaron de mayor retribución fueron Fernando García Casas (126.901 euros) -Cooperación Internacional y para Iberoamérica y perteneciente a la carrera diplomática desde 1983- y Jorge Toledo Albiñana (125.675 euros), secretario de Estado para la Unión Europea. En tercer lugar figura la canaria Matilde Asián (117.416 euros), a la que el ministro Álvaro Nadal reclamó para su equipo en Turismo cuando Mariano Rajoy le confió la cartera de Energía, Turismo y Agenda Digital en noviembre de 2016.

El de Melilla, con 105.873 euros, es el delegado del Gobierno que gozó de una mayor remuneración en 2017

También en la parte alta del escalafón retributivo se encuentran el presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el catedrático de Economía Aplicada y Política Económica José María Marín Quemada (121.430 euros); el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel (120.605,09), y el presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), José Ramón Lete (119.257,07).

Los delegados del Gobierno tuvieron remuneraciones dispares. Encabeza la lista el de Melilla, Abdelmalik El Barkani (105.873,54 euros), seguido del de Aragón -el médico Gustavo Alcalde, con 100.636- y el de Andalucía (96.701,63), el ex secretario general del PP-A Antonio Sanz. En el otro extremo se situaron los de Asturias (Gabino de Lorenzo, que dimitió por sorpresa el pasado mes de marzo) y Cantabria (Samuel Ruiz Fuertes), ambos con 83.679,63 euros.