Política

Génova se aferra a que Rivera "pinchó" con su plataforma ciudadana

Los populares estuvieron pendientes de la capacidad de arrastre de Ciudadanos aupado por los sondeos con intención de voto

logo
Génova se aferra a que Rivera "pinchó" con su plataforma ciudadana
Albert Rivera presenta la plataforma España Ciudadana.

Albert Rivera presenta la plataforma España Ciudadana. EFE

Resumen:

"La única plataforma que hubo allí fue a la que se subió Albert Rivera para dar su discurso", ironiza un alto dirigente de la dirección del PP, que admite, sin embargo, que estuvo pendiente del acto de este domingo. Ni actores, ni intelectuales, ni personas que se hayan significado por su aproximación al PP. Génova no ha visto, en principio, ningún peligro en un acto en torno al cual "se ha generado mucha expectación y ha quedado en poco". Los que se van del PP a Ciudadanos "son los descartados", se defiende Génova.  

Al principio hubo expectación y, admiten, temor a que Albert Rivera pudiera tener un efecto de arrastre considerable aupado por los sondeos sobre intención de voto. Génova estuvo pendiente del acto que este domingo celebró Ciudadanos, que pretendía ser una especie de aglutinante transversal para aunar voluntades en torno a la idea de España, pero salvo por la cantante Marta Sánchez, «la única plataforma que hubo allí fue a la que se subió Albert Rivera para dar su discurso», ironiza un alto dirigente de la dirección del PP.

Ni actores, ni intelectuales, ni personas que se hayan significado por su aproximación al PP. Génova no ha visto, en principio, ningún peligro en un acto en torno al cual «se ha generado mucha expectación y ha quedado en poco», aducen. Mucho más duro ha sido el portavoz del Grupo Popular, Rafa Hernando, que, fiel a su estilo, se despachó con acusaciones de «patrioterismo» y hasta llegó a acusar a Ciudadanos de ser «el caballo de Troya de la izquierda para destruir al centro-derecha».

Que reconozcan, en todo caso, que estuvieron pendientes, da idea de la preocupación que generan los pasos del líder de Ciudadanos, al que no perdonan, que se «apropiara» del mérito de la lucha contra ETA y hasta de la figura de Miguel Ángel Blanco, el concejal popular de Ermua al que la banda terrorista asesinó tras poner sobre la mesa un ultimátum que le condenaba de antemano.

También  ironizan sobre el uso de la bandera española. Recuerdan cómo siempre ha estado presente en los grandes actos del partido en el Gobierno, empezando por la pasada convención nacional, de principios de abril en Sevilla. «No será por banderas», aducen para  minusvalorar el acto estrella de Ciudadanos.

Tras los Presupuestos se desatarán, aún más, las hostilidades

No andan las cosas muy bien entre los socios parlamentarios y falta la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para que se desaten todas las hostilidades entre ambos partidos. El Congreso de los Diputados se va a convertir en un campo de batalla al que ir con casco y eso que han conseguido rebajar las discrepancias en torno a la ampliación en la aplicación del artículo 155 para intervenir el Gobierno de la Generalitat.

Tanto esta decisión, como la negativa a publicar los nombres de los encarcelados y huídos que pretendía Quim Torra poner de consejeros, ha roto con meses de incomunicación entre Mariano Rajoy y Albert Rivera, después de que el jefe del Ejecutivo convirtiera al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en su interlocutor prioritario.

«Los de Ciudadanos están a lo que están», esto es, a sacar ventaja del oportunismo político, a decir de otro alto dirigente de organigrama popular, que se queja de que los medios de comunicación «no sacan las cosas malas» de la formación naranja.

Los que se van del PP a Ciudadanos «son los descartados», se defiende Génova

No ayuda tampoco el trasvase de dirigentes y concejales del PP a Ciudadanos aunque los populares reiteren que, salvo en Vigo, el resto de los casos son de nombres que «ya se sabían fuera de las listas» de las elecciones locales y autonómicas del año que viene. Eran, en definitiva, los «descartados» del PP, aunque otros medios consultados por El Independiente admiten que, si bien «no se nos están yendo tantos como parece», tampoco es que estén otros llamando a sus puertas entusiásticamente para formar parte de las filas populares y eso, a la hora de hacer fichajes, sí está siendo un problema que no tiene Rivera.

 

Comentar ()