PolíticaPODEMOS

Iglesias reta a sus bases: “Una participación baja sería un fracaso y nos obligaría a dimitir”

Pablo Iglesias reconoce que "jamás" se planteó renunciar al chalet y defiende que no han cometido ningún error

logo
Iglesias reta a sus bases: “Una participación baja sería un fracaso y nos obligaría a dimitir”
Irene Montero y Pablo Iglesias, este lunes en el Congreso de los Diputados.

Irene Montero y Pablo Iglesias, este lunes en el Congreso de los Diputados. EFE

Resumen:

Pablo Iglesias no se conforma con un ‘sí’. Quiere un respaldo masivo en la consulta sobre su liderazgo tras su polémica compra de un chalet en la sierra de Madrid por 660.000 euros. El secretario general de Podemos busca salir reforzado de la crisis desatada en el partido y ha llamado a los suyos a superar los 120.000 votos, en respuesta a las campañas difundidas por los críticos pidiendo a la abstención.

La participación se ha convertido en un punto clave y medirá el rechazo al plebiscito, con el que los dirigentes de Podemos utilizan el apoyo de las bases para blindarse y esquivar cualquier crítica interna.

“Con total claridad, una participación baja sería un fracaso de la consulta y nos obligaría a dimitir y una alta participación sería un éxito, nos obligaría a seguir en nuestros cargos”, ha señalado Iglesias.

Iglesias también ha reconocido que “jamás” se han planteado renunciar al chalet y se ha negado a reconocer error alguno. “¿Considera que se ha equivocado en algo?”, le han preguntado. “Yo creo que no”.  A su juicio, la compra y la hipoteca de 540.000 euros “es una decisión mía y de mi pareja, los inscritos deben decidir si confían en nosotros con nuestras decisiones personales”.

 

 

Pablo Iglesias no se conforma con un ‘sí’. Quiere un respaldo masivo en la consulta sobre su liderazgo. El secretario general de Podemos quiere salir reforzado de la crisis desatada en el partido y ha llamado a los suyos a superar los 120.000 votos, en respuesta a las campañas difundidas por los críticos pidiendo a la abstención. La participación se ha convertido en un punto clave y medirá el rechazo al plebiscito, con el que los dirigentes de Podemos utilizan el apoyo de las bases para blindarse y esquivar cualquier crítica interna. “Con total claridad, una participación baja sería un fracaso de la consulta y nos obligaría a dimitir y una alta participación sería un éxito, nos obligaría a seguir en nuestros cargos”, ha señalado Iglesias.

Pablo Iglesias e Irene Montero decidieron unilateralmente convocar una consulta sobre su continuidad como secretario general y portavoz parlamentaria del partido después del debate abierto en Podemos sobre la coherencia discursiva de los dirigentes tras la compra de un chalet en la sierra de Madrid por 660.000 euros. La consulta no contará con ningún auditor externo y será supervisada únicamente por trabajadores de Podemos.

Pablo Iglesias reconoce que “jamás” se planteó renunciar al chalet y defiende que no han cometido ningún error

En una entrevista en el programa Hoy por Hoy de la Cadena Ser, el líder de Podemos ha amenazado con su dimisión en caso de que las bases no respondan al llamamiento a la participación. “La ciudadanía tiene que valorar si [la participación] está entre las mayores d todas la historia de Podemos o es la más baja. Si es de las mas bajas, será un fracaso y si es de las mayores será un éxito”. En Vistalegre II se superaron los 150.000 votos de inscritos, aunque Iglesias ha rebajado esa cifra. “Me gustaría que hubiera más de 120.000”.

Las votaciones empezaron este martes a las 17 horas y culminan el domingo a las 14 horas, y el  aparato del partido ya ha emprendido una campaña para aumentar la participación y que los resultados sirvan para legitimar a sus líderes. Además, los principales representantes y cargos públicos del partido también piden abiertamente el ‘sí’ para la continuidad de los dirigentes.

En la entrevista, Iglesias también ha reconocido que “jamás” se han planteado renunciar al chalet y se ha negado a reconocer error alguno. “¿Considera que se ha equivocado en algo?”, le han preguntado. “Yo creo que no”.  A su juicio, la compra y la hipoteca de 540.000 euros “es una decisión mía y de mi pareja, los inscritos deben decidir si confían en nosotros con nuestras decisiones personales”.

Las votaciones han generado malestar dentro del partido y la corriente Anticapitalista ha mostrado su oposición frontal a la consulta, pues considera que traslada las consecuencias de una decisión personal en una responsabilidad colectiva. Izquierda Anticapitalista, liderada por Miguel Urbán, pidió incluso que se retiraran las votaciones. Desde otros sectores se llamó a emprender una campaña de abstención para mostrar su rechazo, al ver el plebiscito como una “huida hacia delante”.

En respuesta, Podemos pide abiertamente aumentar la votación para tratar de que Iglesias y Montero salgan reforzados. La Secretaría de Organización del partido, el área de Pablo Echenique encargada de organizar las votaciones de las consultas, difundió este martes un mensaje  en el que llama a los 487.772 inscritos de Podemos a votar masivamente en la consulta y poner puntos de votación “a pie de calle”. Además, abría un buzón para volcar las denuncias de las bases a las “cloacas del Estado”, habilitando el email cloacas@podemos.info.