Política

La 'profecía' de Torra antes del plantón del PNV: "Los vascos son gente de honor"

"Espero que hagan honor a lo prometido. Los vascos son gente de honor", dijo Torra en una entrevista radiofónica horas antes del 'Sí' del PNV a Rajoy

Quim Torra, tras visitar a los exconsejeros en prisión.

Quim Torra, tras visitar a los exconsejeros en prisión. EFE

Fue este martes a primera hora, en los micrófonos de Rac1. Unas horas antes de que empezaran a votarse en el Congreso las primeras enmiendas a los Presupuestos, y unas horas después de que el PNV anunciase que hasta este miércoles no fijaría su posición definitiva. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, confiaba todavía en que los nacionalistas vascos tumbaran las cuentas de Rajoy ante la amenaza de que el 155 se prolongue si se mantiene el reto de los consejeros fugados y en prisión. «Los vascos son gente de honor», dijo. 24 horas después, la profecía caía por su propio peso.

Buena parte del independentismo catalán llevaba semanas cargando parte de su estrategia sobre los hombros del PNV. Se trataba, en teoría, de mantener el pulso con el Gobierno en plena votación de los Presupuestos, que los nacionalistas vascos se habían comprometido a tumbar si el 155 no se levantaba antes. Con la polémica por los exconsejeros en plena ebullición, el plan A del soberanismo era que Moncloa cediese a última hora y permitiese el nombramiento de Rull, Turull, Comín y Puig para conseguir el ‘Sí’ del PNV a las cuentas. Si no, los PGE caerían y se abriría un período de inestabilidad y posible adelanto electoral que el independentismo trataría de aprovechar. Al final, ni una cosa ni la otra.

«Espero que hagan honor a lo prometido», expresaba Torra en la entrevista. «El PNV se mantendrá firme y no aprobará los Presupuestos con el 155», expresaba poco después la diputada de Junts per Catalunya Gemma Geis. El plantón, escenificado por Aitor Esteban este miércoles en el Congreso de los Diputados, ha supuesto un revés en buena parte del independentismo, que había confiado al PNV la punta de lanza de su estrategia de «partida de ajedrez».

El PNV ha deslizado que la aprobación de los Presupuestos responde a la certeza de que Torra dará marcha atrás y habrá un Govern ‘sin tacha’

Como ya sucedió cuando el PNV dio luz verde a la tramitación de los Presupuestos, las bases soberanistas han estallado en las redes contra el «traidor» y «vendido» PNV. Entonces los análisis más optimistas se esforzaban en convencer de que el ‘sí’ a la tramitación no anticipaba un ‘sí’ a los PGE. De hecho, el propio PNV había insistido durante tiempo en que ni siquiera negociaría con el 155 sobre la mesa. La posición, sin embargo, se había matizado mucho durante los últimos meses. «No hay ninguna duda de que seguramente era consciente de los efectos y consecuencias de esas decisiones», dijo esta semana el portavoz Josu Erkoreka sobre la decisión de Torra de nombrar a los exconsejeros fugados o en prisión.

En su comparecencia de esta tarde, Aitor Esteban se ha esforzado en recalcar que el ‘Sí’ del PNV a las cuentas va acompañada del «conocimiento» de que el desbloqueo en Cataluña se producirá de forma «inminente». Ha llegado a decir que no habría tenido sentido renunciar a unas cuentas beneficiosas para, días después, encontrarse con la nominación de un nuevo Govern «sin tacha». «Podría incluso dar nombres», ha presumido, sin llegar a darlos. Ha subrayado también que las informaciones con las que cuenta el nacionalismo vasco son «catalanas» y que incluso han estado en conversaciones con «el entorno de Berlín».

Comentar ()