La petición de una convocatoria electoral inmediata por parte de partidos clave para aprobar la moción de censura ha encontrado hoy una primera respuesta del PSOE. Su secretario general y candidato a desbancar a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha ofrecido consenso sobre la convocatoria electoral como parte de su hoja de ruta: censura al Gobierno, normalización de la vida política y después alcanzar un acuerdo sobre la fecha de las elecciones.

Sánchez ha vuelto al Congreso de los Diputados para reunirse con los 85 diputados socialistas y explicarles sus planes para la moción de censura que se debatirá este jueves y este viernes. Ante ellos ha asegurado que «el tiempo de Mariano Rajoy se ha acabado» porque ha incumplido «la principal tarea de un presidente del Gobierno», que es «fortalecer la democracia».

El líder socialista ha acusado al jefe del Ejecutivo de haber puesto en peligro la cohesión social y territorial de España, y de haber dañado la credibilidad del país en la Unión Europea y de los partidos políticos ante la ciudadanía. Ante esa «emergencia institucional», el PSOE defiende la «respuesta constitucional» que supone la moción de censura, que Sánchez ha vuelto a sustanciar en términos plebiscitarios: Rajoy sí o no.

«¿En qué posición queda la democracia española si Rajoy sigue siendo presidente del Gobierno el sábado?», ha vuelto a plantear el secretario general para defender su moción de censura. «No hay posiciones intermedias: es un sí o un no a la permanencia de Rajoy como presidente del Gobierno», ha reiterado.

Contactos sin negociación

El PSOE ha iniciado los contactos con otras fuerzas políticas para lograr los apoyos necesarios para aprobar la moción. El PSOE no tiene intención de negociar los términos de su iniciativa, que plantea como una simple cuestión: apoyar la continuidad de Mariano Rajoy en el Gobierno o su salida. No obstante, por «cortesía parlamentaria» sí hablará con todos los grupos parlamentarios, según explican fuentes internas.

El secretario general del PSOE ha hablado ya con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, con el portavoz de Esquerra en el Congreso, Joan Tardá y con el de Compromís, Joan Baldoví. Según indicaron fuentes de ERC, Sánchez llamó este lunes por la noche a su portavoz, Joan Tardà, para invitarle a mantener conversaciones con el secretario de Organización, José Luis Ábalos.

El otro partido independentista catalán del hemiciclo también ha recibido contactos del PSOE. Según fuentes del PDeCAT, su portavoz, Carles Campuzano, intercambió mensajes telefónicos con Pedro Sánchez, pero tampoco ha llegado a haber reuniones. «Tiempo al tiempo, si el señor Pedro Sánchez quiere nuestros apoyo, se dignará a solicitarlo», ha indicado este martes el diputado Ferran Bel.

En declaraciones a La Sexta, el portavoz de Compromís ha avanzado el voto favorable a la moción de su grupo tras haberse reunido con José Luis Ábalos este martes. Ha explicado que la premura en su celebración no permite tiempo para negociar, por lo que habrá que alcanzar acuerdos puntuales los distintos grupos para que el PSOE pueda gobernar con sólo 85 diputados. «No se ha hablado en ningún momento de próximas elecciones ni de cuándo convocarlas, pero se ha comentado que el proceso no debe ser muy largo», ha aclarado.

El partido clave para decidir si Mariano Rajoy sigue al frente del Gobierno es el PNV, cuyo presidente, Andoni Ortuzar, también ha recibido la llamada de Pedro Sánchez. «Hay muchas incógnitas por despejar», ha explicado el protavoz parlamentario, Aitor Esteban, en el Congreso.