Carmen Calvo (Cabra, Córdoba, 1957) se ha desarrollado políticamente de la mano firme de la cultura. Ocupó esa consejería en la Junta de Andalucía durante ocho años (1996-2004) bajo la presidencia de Manuel Chaves, y cuando José Luis Rodríguez Zapatero la reclamó en Madrid fue para desempeñar la misma tarea. Formó parte del ‘comité de notables’ encargado por Zapatero para diseñar su Gobierno y fue ministra del ramo entre 2004 y 2007, antes de ocupar la vicepresidencia del Congreso de los Diputados.

De su mandato se recuerda el conflictivo traslado a la Generalitat de los documentos sobre la Guerra Civil que albergaba hasta entonces el Archivo de Salamanca. También la polémica Ley del Cine que puso a las salas en huelga y forzaba cuotas de exhibición de producciones españolas, así como un intento fallido de rebajar el IVA de la música hasta el 1%.

Se alineó con Pedro Sánchez frente a Susana Díaz

Tras dejar la primera línea política se dedicó durante años a la docencia. Calvo es licenciada en Derecho Público por la Universidad de Sevilla y doctora en Derecho Constitucional por la Universidad de Córdoba, en la que tiene plaza de profesora titular en esta materia. Se alineó con Carme Chacón frente a Rubalcaba en 2012, y con Pedro Sánchez frente a Susana Díaz el año pasado.

El ahora presidente del Gobierno la recuperó para su Ejecutiva como secretaria de Igualdad hace justo doce meses. Y en ese tiempo su influencia creció hasta convertirse en la principal negociadora del PSOE respecto a la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española, que el PSOE pretendía, como finalmente consiguió, que sirviera sólo para convocar elecciones en el plazo más breve posible, sin alargar la intervención más de lo necesario.