El barco Orione, de la armada italiana y donde viajan 250 inmigrantes, ha entrado en el puerto de Valencia, con unas dos horas de retraso ya que estaba previsto que atracara a las 11 horas después de ocho días de travesía en alta mar, con lo que concluye la llegada de la flotilla de rescate del Aquarius. A bordo del Orione viajan 228 hombres y 22 menores no acompañados, y el personal de sanidad exterior está ya preparado para subir al barco en el muelle en cuanto atraque.

El Aquarius atracó poco después de las once de esta mañana en el puerto de Valencia con 106 personas a bordo, cuatro horas después de que lo haya hecho el primero de los barcos que conforman la flotilla, el Dattilo, y el personal de sanidad exterior se prepara ya para subir al buque humanitario.

El Aquarius ha quedado atracado en el muelle 2 de cruceros justo detrás del Dattilo, en el que viajaban 274 inmigrantes, y en unas horas atracará el Orione, con 250 personas a bordo, con lo que se completará la llegada de 630 inmigrantes -130 de ellos menores- a España.

La primera nave de la flota del Aquarius, el barco italiano Dattilo, ha arribado al muelle 1 del puerto de València tras ocho días de travesía a las 6.40 horas de este domingo con 274 personas a bordo: 182 hombres, 32 mujeres y 60 menores no acompañados (ocho chicas y 52 chicos).

El Dattilo -dependiente de la Guardia Costera de Italia- lleva la mayor cantidad de menores; las seis embarazadas viajan en el Aquarius junto a los diez menores acompañados. De los 85 casos de problemas leves detectados por los cuerpos humanitarios -ninguno es de gravedad–, 12 han realizado la travesía en el primer barco.

Un hombre de 29 años, de Sudán del Sur, ha sido el primer inmigrante de la flotilla del Aquarius que ha completado el circuito previsto por el dispositivo de atención que conforma la operación Esperanza del Mediterráneo, según ha informado la Generalitat.

Dieciséis de las personas que viajaban a bordo del Dattilo, el primer barco que ha llegado a Valencia, han completado ya el circuito y están esperando a ser llevados a su nuevo destino, entre ellos una mujer embarazada que ha sido trasladada ya a un centro hospitalario, informa Efe.

El proceso está siendo más lento de lo esperado, según fuentes de la Generalitat, mientras que aquellos inmigrantes que vayan a un centro de acogida serán trasladados al de Cheste (Valencia), que cubre todas las necesidades previstas. La llegada de los buques es escalonada para mejorar la asistencia de los 629 migrantes de 26 nacionalidades distintas a bordo.

Los migrantes desembarcan en grupos de 20 personas y pasarán por los diez puestos habilitados en caso de necesidad de atención médica

Los migrantes desembarcan en grupos de 20 personas y pasarán por los diez puestos habilitados en caso de necesidad de atención médica o traslado hospitalario a la red pública valenciana. Los que no precisen de asistencia pasarán a las carpas de espera para recibir apoyo psicológico por parte de efectivos de Cruz Roja, donde aguardarán previsiblemente un máximo de 90 minutos hasta el proceso de filiación de la Policía Nacional.

La organización humanitaria les ayudará en su integración sociolaboral, mediante el conocimiento del idioma y de la cultura donde se integrarán. Posteriormente serán llevados a centros de acogida en función de las características de los migrantes, para respetar la agrupación familiar y la unidad de los menores. Las mujeres a bordo de la flota recibirán atención especial para detectar si han sido víctimas de trata.

El dispositivo de acogida para los tres barcos está compuesto por 2.300 personas. Cruz Roja tiene previsto entregar mil kits de primera necesidad -calzado, ropa, higiene y barritas energéticas para bebés-y 15 toneladas de productos alimentarios. En el puerto de Valencia hay un centenar de camas y otras cien de reserva, así como un albergue provisional con capacidad para 350 personas.

Cruz Roja tiene previsto entregar mil kits de primera necesidad y 15 toneladas de productos alimentarios

En cuanto a si se quedarán o no en España, Cruz Roja Valencia explicó este pasado sábado que dependerá de si eligen instalarse o seguir su trayectoria migratoria, entre otras razones. De hecho, los responsables del dispositivo comentaron que tanto Italia como España son puntos de entrada en los que no suelen quedarse.

Ahora bien, desde el Gobierno, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, anunció la pasada jornada que los migrantes a bordo del Aquarius recibirán una «autorización especial» de un mes y después serán tratados conforme a la legalidad española.

Francia colaborará en la acogida de los 629 migrantes, rescatados esta semana frente a las costas de Libia y rechazados por los puertos de Italia y Malta.

A la expedición inicial del Aquarius, perteneciente a la ONG SOS Mediterráneo, se unieron el patrullero Orione de la Marina Militare italiana y el buque Dattilo de la Guardia Costiera del país alpino, acompañados desde la pasada madrugada por el patrullero Vigía de la Armada española.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dio instrucciones el lunes para que España los acogiera tras la negativa del ministro italiano Matteo Salvini.