Internacional | Política

Trump pone en duda el acuerdo comercial con May por su gestión del ‘Brexit’

logo
Trump pone en duda el acuerdo comercial con May por su gestión del ‘Brexit’

Donald Trump y Theresa May, a la entrada de la cena de gala con empresarios. EFE

Resumen:

En una de las semanas más convulsas que ha vivido el Reino Unido últimamente, hizo su aparición en el país el presidente estadounidense, Donald Trump, rodeado de una gran hostilidad ciudadana, puesta de manifiesto en numerosas protestas. El mandatario llegó este jueves a Londres procedente de Bruselas, donde asistió a la cumbre de la OTAN, no sin antes poner en cuestión la política sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea de la primera ministra británica, Theresa May. Trump ha advertido a la premier inglesa de que "probablemente" no obtendrá un acuerdo comercial con su país si su plan del brexit sigue adelante, e incluso ha llegado a poner en cuestión si esta es la hoja de ruta "que votaron los británicos".

En una de las semanas más convulsas que ha vivido el Reino Unido últimamente, hizo su aparición en el país el presidente estadounidense, Donald Trump, rodeado de una gran hostilidad ciudadana, puesta de manifiesto en numerosas protestas.

El mandatario llegó este jueves a Londres procedente de Bruselas, donde asistió a la cumbre de la OTAN, no sin antes poner en cuestión la política sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea de la primera ministra británica, Theresa May.

Trump ha advertido a la premier inglesa de que «probablemente» no obtendrá un acuerdo comercial con su país si su plan del brexit sigue adelante, e incluso ha llegado a poner en cuestión si esta es la hoja de ruta «que votaron los británicos».

Durante su primera noche en la capital inglesa el matrimonio Trump asistió a una cena de gala con la propia May y con un grupo de empresarios, en la mansión campestre de Blenheim, lugar de nacimiento de Winston Churchill.

La agenda de este viernes del presidente estadounidense arrancará con un nuevo encuentro con la primera ministra en su residencia de Chequers, y luego tomarán el tradicional té con la reina Isabel II en el Castillo de Windsor.

Al acabar la visita se trasladarán hasta Escocia, a los campos de golf propiedad del propio Donald Trump, donde descansarán durante el fin de semana antes de continuar su marcha por Europa con una visita oficial a Finlandia para reunirse el lunes 16 de julio con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Importantes protestas

La llegada del controvertido líder republicano al Reino Unido ha generado un nivel de movilización sin precedentes en el país desde las protestas callejeras contra la guerra de Irak en 2003.

Por ello, los principales actos durante la visita se realizarán fuera de Londres, a fin de evitar en lo posible las numerosas protestas programadas en su contra.

La manifestación más multitudinaria tendrá lugar este mismo viernes con un recorrido por las principales vías de la capital británica bajo el lema Stop Trump March (Marcha para parar a Trump).

Los asistentes han sido convocados mañana a las 14:00 hora local, una menos en la Península Ibérica, frente a los estudios de la cadena británica BBC para marchar por las céntricas calles de Oxford y Regent Street hasta finalizar en la icónica plaza de Trafalgar de Londres.