Política

La "radiografía social" del afiliado de Podemos: envejecido y desmovilizado

Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias en el Congreso, en una imagen de archivo. EFE

«Una radiografía de la base social que empuja a Podemos en la Comunidad de Madrid». El partido de Pablo Iglesias describe así los resultados de la I Encuesta a inscritos realizada por la formación en Madrid entre marzo y abril, en la que preguntaban a sus afines sobre la radicalización de su discurso. El análisis de los datos muestra una organización envejecida, donde el 41% de la militancia tiene más de 55 años y donde el 85% de los encuestados dice no asistir a las asambleas de los Círculos del partido.

Podemos en la Comunidad de Madrid ha enviado a sus militantes el avance de los resultados [consúltelo aquí en PDF] de la encuesta realizada entre marzo y abril, a falta de publicar los datos completos. El cuestionario fue remitido a todos los inscritos de Podemos en la capital por email. En total, 8.593 inscritos respondieron al cuestionario entre el 27 de marzo y el 24 de abril de 2018. Un extenso muestreo que dibuja a grandes rasgos al inscrito del partido en la capital, tal como reconoce el propio documento.

[infogram id=»cb5f902e-19fe-4442-afce-f2e133048b39″ prefix=»BQs» format=»interactive» title=»Encuesta voto Podemos: Edad inscritos»]

El dato más llamativo que desprende la encuesta es el demográfico, que revela el envejecimiento del afiliado de Podemos: el 64,25% de los encuestados que votaron tiene más de 45 años, frente al 35, 48% de los que se sitúan entre los 16 y 44 años. De quienes contestaron efectivamente -sin contar a los que no respondieron este apartado- un 13,8% tiene más de 65 años, mientras que casi un tercio de la base electoral, el 27,3%, tiene entre 55 y 64 años. En la franja entre 45 y 54 años se sitúa el 23,1% de los encuestados. La franja joven del partido ocupa un 35,5% de las bases, de los que sólo el 15% es menor de 35 años. «Esta distribución por tramos de edad es representativa del conjunto de inscritos e inscritas en Podemos Comunidad de Madrid», reconoce el análisis remitido por el partido madrileño.

Podemos justifica estos datos y en base a ellos presume de haber roto la «brecha digital». «Estos datos nos señalan que personas de todas las edades han querido participar en la encuesta sin tener más vías de información que el e-mail que enviamos y que, además, no existe una brecha digital entre las inscritas e inscritos en la organización: la participación es bastante elevada entre las personas de mayor edad». «Nos alegra saber que en Podemos hay gente de todas las edades, somos un partido intergeneracional que aúna juventud y madurez en sus bases. ¡El cambio no entiende de edad!», continúa el informe, elaborado por la Secretaría de Análisis Programático dirigido por Fran Casamayor.

Desmovilización y caída de afiliación

Otra de las conclusiones más llamativas que deja la encuesta es la desmovilización de las bases respecto a la vida del partido: un 85,7% de quienes han respondido a la encuesta -sin contar los ‘no contesta’- reconoce no acudir a las asambleas organizadas en los Círculos de Podemos, los órganos que han sido defendidos por la dirección de Podemos como el «músculo» del partido. Sólo un 14,3% dice haber acudido a estas reuniones en el último año.

Respecto a la movilización en la calle, sólo el 35,1% de los encuestados dicen haber participado en una huelga en el último año, mientras que el 38,6 dice haberlo hecho pero hace más de un año, y el 5,5% declara no haber hecho huelga nunca. Preguntados por Podemos si alguna vez ha «ocupado un edificio o un supermercado» en alguna jornada de protesta, el 58,6% reconoce no haberlo hecho nunca, y sólo el 1,7% reconoce haberlo hecho en el último año. Un 10,4% dice haberlo hecho hace más de un año.

Sobre el grado de satisfacción, uno de cada cinco encuestados reconoce estar «poco o nada satisfecho» con la formación política. Un punto al que Podemos dedica un par de líneas. «Nos alegra saber que 3 de cada 4 personas inscritas en la Comunidad de Madrid está muy o bastante satisfecha de ser parte de Podemos. En cualquier caso, no debemos dejar de pensar en aquellas personas que manifiestan que su pertenencia a Podemos les aporta poca o ninguna satisfacción».

[infogram id=»468cbc69-1c40-4c7d-9831-1c2ea90337de» prefix=»okh» format=»interactive» title=»Evolución inscritos Podemos»]

A esto se suma la caída en picado de la afiliación en Podemos. En sus primeros meses de vida, desde su fundación en enero de 2014, el partido acumulaba grandes niveles de inscripción.

El nivel de afiliación quedó bajo mínimos tras Vistalegre II, con un 2,7% de inscritos respecto a su primer año

En sólo 10 meses, desde sus inicios hasta Vistalegre I -octubre de 2014-, Podemos consiguió en la Comunidad de Madrid 4.118 inscritos. Una media de 411 inscritos mensuales. Un año y medio después, el ritmo de afiliación ha frenado en seco y el nivel de inscripciones se reduce al 2,7% de lo que se registraban los primeros meses. Desde Vistalegre II -febrero 2017- hasta abril de 2018 -14 meses-, Podemos sumó una media de 11,2 nuevos inscritos al mes en la capital.

La evolución de los datos de afiliación es llamativa: cae continuadamente desde su fundación hasta niveles mínimos, hasta el extremo de que en 14 meses sólo se inscribieron 157 nuevas personas. También se produce un repunte de afiliaciones en las últimas semanas previas a la encuesta, desde la moción de censura a Cifuentes y a Mariano Rajoy. Un fenómeno que podría ir de la mano del aumento de afiliaciones que suele experimentar Podemos cuando pregunta a sus bases sobre alguna cuestión referida a la política de Estado -como la consulta sobre la moción de censura-.

Te puede interesar

Comentar ()