Política

PODEMOS

Podemos pregunta a sus inscritos: "¿Hemos radicalizado nuestro discurso?"

El partido de Pablo Iglesias en Madrid sondea a sus bases para conocer su opinión sobre algunas de las polémicas de la formación en los últimos meses

Pablo Iglesias, en su escaño del Congreso.

Pablo Iglesias, en su escaño del Congreso. EFE

Podemos se mira ante el espejo. El partido de Pablo Iglesias pregunta a sus militantes sobre la imagen que proyecta la formación en la antesala de la campaña electoral de las europeas, municipales y autonómicas de 2019. La federación madrileña del partido, liderada por Ramón Espinar, ha enviado un formulario a sus inscritos con un extenso interrogatorio en el que recaba opiniones sobre algunos de los asuntos más polémicos vividos en los últimos meses: el viraje radical de su discurso, el impacto electoral de los conflictos internos o la capacidad del partido a la hora de llegar a acuerdos.

El cuestionario, compuesto por medio centenar de preguntas, ha sido remitido esta semana a las bases poco después de celebrar la consulta interna decretada por Iglesias para que la marca de Podemos figure en todos los procesos electorales. El referéndum celebrado a contrarreloj, preguntaba a los inscritos si Podemos debía confluir con otras fuerzas como IU o Equo en los comicios, manteniendo la marca morada en todas las confluencias, excepto en aquellos municipios donde hubiera «marcas consolidadas». Las bases respaldaron esta propuesta en más de un 90%, con una participación bajo mínimos, con el voto de sólo el 16% de los inscritos totales. Este referéndum interno se lanzó antes incluso de empezar las negociaciones para la confluencia con el resto de posibles confluencias y sentó mal a IU, su principal aliado electoral, que adelantó que «si Podemos va en la papeleta, Izquierda Unida también».

Más allá de la consulta, Podemos busca sondear la opinión de las bases del partido en el sentido más amplio. El objetivo, tomar perspectiva para enfocar su acción en los próximos meses, que serán determinantes para las elecciones autonómicas madrileñas, donde Iñigo Errejón será el candidato que disputará la Presidencia a Cristina Cifuentes. Por esta razón la formación en Madrid se dirige a sus posibles votantes de cara a las elecciones y va más allá del 16% de inscritos que han participado en la consulta de Podemos. Estos procesos internos movilizan habitualmente a aquellas personas más activas dentro de la organización y con planteamientos generalmente más radicales. El formulario del partido de Espinar se dirige esta vez a todos los inscritos madrileños, que han recibido en su email el mencionado test. El espectro de asuntos que aborda es bastante amplio, con «distintas cuestiones políticas y sociales de actualidad» y tiene el objetivo, según reza el texto que acompaña a las preguntas, «de recoger opiniones que orienten nuestra acción política en los próximos meses».

Las preguntas están orientadas a la acción de Podemos en la Comunidad de Madrid, pidiendo a los seguidores del partido valorar iniciativas como la moción de censura fallida contra Cristina Cifuentes, pudiendo responder Muy bien, bien, mal o muy mal. En este sentido, pide una opinión de los militantes sobre la relación del partido con las candidaturas de Unidad Popular de los municipios de Madrid o el trabajo institucional que realiza en la Asamblea de Madrid.

No es la única cuestión. Además, la formación liderada por Espinar pide a los suyos que valoren asuntos que «han sido comentados en prensa y en redes sociales durante los últimos meses». En este apartado, la formación pide valorar el grado de acuerdo con distintas afirmaciones. Una de las más llamativas tiene que ver con el giro discursivo que el partido tomó a raíz de Vistalegre II, donde abandonó las tesis moderadas de Errejón para decantarse por el ala dura de Iglesias. En concreto, pregunta por las consecuencias electorales de este giro y pide a las bases mostrar su acuerdo con la siguiente frase: «Podemos ha radicalizado su discurso, y eso le hace perder votos».

Otro de los interrogantes más llamativos que plantea Podemos tiene que ver con las disputas internas que han alterado a la formación desde septiembre de 2016, precisamente con las primarias de Podemos Madrid donde ganó Ramón Espinar y que culminaron con la batalla de Vistalegre y la victoria de Iglesias sobre Errejón. La formación se pregunta si estas turbulencias internas pasan factura en el ámbito electoral y pide a los suyos que muestren el grado de acuerdo con el siguiente epígrafe: «Lo que hace que Podemos pierda votos son las divisiones y peleas internas».

Otro de los temas del cuestionario es la reconversión de Podemos en un partido tradicional, tras la recentralización que se dio tras la Asamblea y el personalismo de Iglesias. «Podemos se ha convertido en un partido más», reza uno de los interrogantes, que pide al inscrito valorar el grado de acuerdo. En el mismo sentido, pregunta sobre la capacidad de acuerdo del partido morado con el resto de partidos políticos, y en concreto con el PSOE. «Podemos está obligado a entenderse con el PSOE en la Comunidad de Madrid» es una de las afirmaciones reflejadas en la consulta, que también pide una valoración sobre si «Podemos tendría que negociar más y llegar a más acuerdos con otros partidos en las instituciones madrileñas».

Te puede interesar

Comentar ()