PolíticaELECCIONES

IU, tras el ultimátum de Iglesias: “Si las siglas de Podemos van en la papeleta, las de IU también”

El partido liderado por Albert Garzón denunció la falta de visibilidad de Unidos Podemos y era partidario de una marca "superadora" de siglas

logo
IU, tras el ultimátum de Iglesias: “Si las siglas de Podemos van en la papeleta, las de IU también”
Alberto Garzón y Pablo Iglesias conversan antes del inicio del pleno en el Congreso, el pasado 12 de diciembre.

Alberto Garzón y Pablo Iglesias conversan antes del inicio del pleno en el Congreso, el pasado 12 de diciembre. EFE

Resumen:

El decreto de Pablo Iglesias del sábado para asegurar la marca de Podemos en las papeletas electorales de 2019 frustra en cierta medida las aspiraciones de su aliado en el Congreso, Izquierda Unida. El coordinador federal del partido, Alberto Garzón, ya presentó en enero un informe en el que pedía revisar la confluencia de Unidos Podemos y establecer las líneas generales del nuevo acuerdo antes de Semana Santa. Quería así frenar el desgaste de la marca y solventar la falta de visibilidad de IU en la actual confluencia, donde sus siglas no están presentes. El último giro de Podemos a la hora de imponer su nombre ha pillado a pie cambiado al partido histórico, su principal aliado parlamentario, que era más partidario de crear una marca más allá de las siglas partidistas. Ahora, tras los últimos acontecimientos, el partido de Garzón adelanta que defenderá su espacio en la confluencia: “Si Podemos va en la papeleta, IU también”.

En la reunión el sábado del Consejo Ciudadano Estatal, Iglesias zanjó cualquier debate sobre la marca con la que concurrirán a las próximas elecciones europeas, autonómicas y municipales y garantizó que el nombre de Podemos, “significante del cambio”, estaría en presente todas las papeletas electorales. Esta imposición tuerce los planes de Podemos Andalucía, donde Teresa Rodríguez había registrado una marca instrumental, Marea Andaluza, como un espacio del cambio que facilite la alianza electoral con IU-A, liderado por Antonio Maillo.

Después de esta directriz clara de Iglesias, Podemos anunció una consulta a los inscritos de Podemos para refrendar la postura y que el nombre del partido aparezca en todas las papeletas, con una excepción: los municipios donde ya existan “marcas consolidadas” como Ahora Madrid o Barcelona en Comú, donde se podrá respetar el sujeto ya existente, aunque no determina los criterios para calificar a una marca como “consolidada”.

En las municipales de 2015 Podemos no concurrió como tal a los comicios y consiguió conquistar algunos de los Ayuntamientos más importantes del país como Madrid, Barcelona, Cádiz o Santiago. La idea de reeditar esta fórmula en el ámbito autonómico otorga cierta autonomía a los territorios para fijar las condiciones de las alianzas con otras fuerzas y podría evitar la expansión del desgaste que experimenta la marca estatal de Podemos, el partido que más rechazo genera entre sus propios votantes según el último barómetro del CIS.

IU reconoce que el giro de Iglesias les “afecta”

En IU consideran que el ultimátum de Iglesias responde únicamente a una “pelea interna” entre la ejecutiva del partido y la líder andaluza que nada tiene que ver con ellos, pero reconocen las consecuencias de esta decisión “lógicamente afectan” al curso de las negociaciones que mantienen estas semanas para llegar a un acuerdo que convenza a ambas partes. “El problema es que Teresa parece que quiere una confluencia sin el nombre de Podemos, y eso a nosotros nos parece bien: un nombre superador. Pero si aparece Podemos también aparecerá IU”, señalan.

Estas mismas fuentes señalan que en un primer momento “el nombre no era prioritario”, pero tras este giro, acusan veladamente a Podemos de rechazar su petición de repensar el nombre y adelantan que defenderán también sus siglas.

“Si ellos no quieren repensar el nombre y quieren incluir el de Podemos nosotros incluimos el nuestro”, señalan estas fuentes. Además, censuran las formas del partido de Pablo Iglesias, puesto que “la diferencia no es tan grande como para imponer sus criterios sin negociar”, lamentan, detallando eso sí que los militantes de IU tendrán la palabra en estas decisiones a través de un referéndum.

Izquierda Unida ya planteaba hacer una consulta a sus bases sobre la confluencia que en un primer momento estaba prevista para después de verano, una vez alcanzado y cerrado el acuerdo con otras formaciones. Sin embargo, el paso en solitario de Podemos con su decisión de hacer una consulta previa a las alianzas, podría precipitar los acontecimientos, y en IU no descartan que este proceso también se adelante sin esperar al final de las negociaciones.