PolíticaPODEMOS

Oleada de nuevos afiliados en Podemos por la consulta sobre el chalet: 12.800 en 6 días

En seis días Podemos consigue los mismos afiliados que en los últimos 7 meses tras la polémica del chalet

logo
Oleada de nuevos afiliados en Podemos por la consulta sobre el chalet: 12.800 en 6 días

Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados. EFE

Resumen:

La consulta planteada por Pablo Iglesias e Irene Montero tras la polémica por la compra del chalet de 660.000 euros en la sierra de Madrid ha tenido efectos colaterales inesperados. Las votaciones ha generado una oleada de nuevas inscripciones en el partido, con la nada desdeñable cifra de 12.874 afiliados más desde el viernes pasado.

En seis días Podemos ha conseguido el mismo número de afiliados que en los últimos 7 meses, desde noviembre del año pasado hasta el pasado viernes, cuando se cerró el censo para la actual consulta sobre la continuidad de los dirigentes de Podemos.

Desde que Vistalegre 2, Podemos ha ganado una media de 64 afiliados diarios. En la última semana han sido 2.145 los nuevos inscritos al día, lo que supone un aumento del 3.356% en las cifras de afiliación.

No está claro que el fenómeno favorezca las posiciones de Iglesias a nivel interno, sino más bien al revés: aunque estas nuevas afiliaciones no puedan votar en la consulta, podría ser un reflejo del rechazo a Iglesias y Montero por parte de personas que hasta ahora se han mantenido ajenas al partido y que se inscriben para mostrar su oposición a los dirigentes, según coinciden distintas fuentes del partido

La consulta planteada por Pablo Iglesias e Irene Montero tras la polémica por la compra del chalet de 660.000 euros en la sierra de Madrid ha tenido efectos colaterales inesperados. Las votaciones han generado una oleada de nuevas inscripciones en el partido, con la nada desdeñable cifra de 12.874 afiliados más desde el viernes que se cerró el censo para el inicio del proceso interno. Es decir, en seis días Podemos ha conseguido la misma afiliación que desde noviembre del año pasado hasta el pasado viernes.

Si hasta la pasada semana la media era de 64 afiliados por día, ahora es de 2.245

Un total de 487.772 inscritos están llamados a votar hasta el domingo en la consulta planteada unilateralmente por Iglesias y Montero para blindarse con el apoyo de sus bases. Esa cifra se corresponde con el número de inscritos en Podemos justo antes de que se anunciara la votación. Sin embargo, la facilidad del proceso de afiliación -para el que no es necesario aportar documentación ni pagar cuotas- ha hecho aumentar el número de personas que quiere participar en las votaciones aunque, de hecho, sólo pueden emitir su voto aquellas que estuvieran inscritas antes del anuncio. Este jueves, la cifra  había ascendido a 500.646, es decir, 12.874 afiliados más al partido morado.

En Vistalegre 2 en febrero de 2017 tenían derecho a voto 455.932 personas. En 16 meses y medio, la cifra aumentó en 31.840 afiliaciones. Desde que se cerró el censo para las votaciones de la Asamblea Ciudadana Estatal, Podemos ha ganado una media de 64 afiliados diarios. En los últimos días han sido 2.145 los nuevos inscritos al día, lo que supone un aumento del 3.356% en las cifras de afiliación. Es decir, de media Podemos ha conseguido en seis días que crezca el número de afiliados en la misma cantidad que desde el pasado noviembre hasta la semana pasada.

El efecto de este fenómeno es doble: por una parte, Podemos es un espaldarazo en cuanto al número. En Vistalegre 2 Iglesias se propuso alcanzar el millón de inscritos para la cita electoral de 2019 y los  100.000 militantes de carné, una figura introducida por el secretario de Organización, Pablo Echenique. A un año de los comicios, la cifra parece imposible de alcanzar, aunque superar la barrera psicológica del medio millón puede suponer un espaldarazo. Según la media de crecimiento de afiliación, es más que probable que en las autonómicas del próximo año Podemos no alcance siquiera los 600.000 afiliados.

¿Cómo afecta a las votaciones?

Pese al crecimiento de afiliación, no está claro que el fenómeno favorezca las posiciones de Iglesias a nivel interno, sino más bien al revés: aunque estas nuevas afiliaciones no puedan votar en la consulta, podría ser un reflejo del rechazo a Iglesias y Montero por parte de personas que hasta ahora se han mantenido ajenas al partido y que se inscriben para mostrar su oposición a los dirigentes, según coinciden distintas fuentes del partido

El extremado crecimiento de las bases de Podemos responde a la polémica generada, primero por el chalet y después por la gestión de Iglesias y Montero, que como respuesta convocaron unilateralmente un plebiscito sobre su continuidad al tiempo que advertían que “jamás” se habían planteado a renunciar a la finca, de 268 metros cuadrados, 2.3000 de parcela, piscina y casa de invitados.

Sobre cómo afecta el aumento de afiliación a la consulta, es sencillo: absolutamente nada en cuestión de resultados. Los nuevos afiliados de la última semana no podrán participar en esta votación, aunque la alta movilización sí tiene varias interpretaciones. Algunas voces dentro de Podemos creen que la alta afiliación se debe a la implicación de los votantes de Podemos menos radicalizados en señal de protesta contra la gestión de sus dos principales líderes y el giro radical al que han llevado al partido en los últimos meses.

También está sobre la mesa otra posibilidad. En los últimos días se han publicado informaciones en las que se afirma que cualquier inscrito puede votar varias veces en la web del partido. La realidad es que el número de emisión de voto es ilimitado pero sólo se contabiliza el sentido del último voto. La campaña que ha lanzado Podemos criticando estas informaciones podría haber generado un efecto llamada de personas que quieren comprobarlo por sí mismas.

La tercera opción sería que fueran votantes de Podemos que, al ver amenazado el liderazgo de Iglesias y Montero, hayan decidido afiliarse para mostrar su apoyo; o la opción de que una misma persona se inscriba varias veces en la organización con distintas cuentas de email, móviles o con documentos de identidad aún no registrados. Éste, según las fuentes consultadas, es el escenario menos probable, pese a las suspicacias internas levantadas en las últimas horas sobre las votaciones, que serán gestionadas por Podemos sin contar con auditores externos, y cuyo recuento lo harán los trabajadores del partido que han sido previamente formados para ello.