La primera reunión de la Comisión Bilateral Estado Generalitat se ha cerrado sin acuerdos, más alla de la creación de las comisiones y subcomisiones recogidas en el Estatut, y ha servido para constatar “discrepancias importantes” ha reconocido la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, tras tres horas de reunión de trabajo. El Gobierno, pese ha todo, parece haber conseguido una prórroga  -tras el ultimátum lanzado el sábado por Carles Puigdemont– hasta que el próximo diciembre se vuelva a reunir la Bilateral, según han acordad ambas administraciones.

“La ministra ha afirmado que la reunión ha sido franca, yo añadiría que ha sido dura” ha afirmado Maragall, que ha señalado la reunión como ejemplo de la distancia que separa a ambas administraciones. El conseller no ha ocultado su decepción por la falta de acuerdos, pero sobre todo por la negativa del Gobierno ha entrar en el debate sobre los políticos presos o la celebración de un referéndum de autodeterminación

“No existe el derecho de autodeterminación, ni en el marco constitucional interno ni en la aplicación del derecho internacional” ha zanjado la ministra al ser preguntada por la reivindicación de la Generalitat. El Govern había propuesto en la reunión crear una comisión ad hoc para analizar las opciones legales de celebración de un referéndum, que Batet ha rechazado de plano

Pese a ello, Batet ha calificado el encuentro de “cordial” y se ha felicitado por el cambio que supone la normalización del diálogo abierto y de las relaciones institucionales entre Gobierno y Generalitat. La primera discrepancia la ha ejemplificado el conseller de Acción Exterior al constatar tras el encuentro que “no tenemos el mismo concepto de normalidad”.

En la delegación del Gobierno parecían mas pendientes de la reunión de mañana con Casado que de las propuestas que les hacíamos”

Maragall no ha ocultado “cierto enfado” por la absoluta falta de concreción en cuestiones en las que Gobierno y Generalitat están oficialmente de acuerdo, como la recuperación de las leyes sociales apoyadas por el PSC en el Parlament, con la de vivienda en primer lugar. Y ha recriminado a los negociadores del Gobierno su cerrazón a hablar sobre los presos o el referéndum: “en la delegación del Gobierno parecían mas pendientes de la reunión de mañana con Casado que de las propuestas que les hacíamos”.

Así, la Generalitat ha reclamado a Batet que el nuevo Gobierno “tome todas las medidas que permitan avanzar hacia la única solución que tiene sentido, la libertad y el retorno” pero el Gobierno, ha lamentado Maragall, “se refugia en la independencia de la justicia; eso no nos parará”.

En este contexto, el conseller propuesto por Esquerra ha asegurado que no renunciarán a ninguna mesa de diálogo para seguir defendiendo sus tesis y ha rechazado contundentemente “ponerse fechas o ultimátum” en el diálogo con el Gobierno, con el que hoy se ha fijado un calendario de reuniones hasta diciembre de 2108.

Hasta entonces “pasarán muchas cosas en el ámbito político y judicial, y tendrán que pasar también en el ámbito de dialogo institucional, y entonces deberemos valorar los siguientes pasos” ha concluido Maragall, una postura que contrasta con el ultimátum lanzado el fin de semana por Carles Puigdemont.

Calendario hasta fin de año

Efectivamente, el único acuerdo alcanzado hoy ha sido el compromiso del Gobierno de nombrar a sus representantes en las comisiones Mixta de Asuntos Económicos, de Infraestructuras y de Traspasos, así como crear las cuatro subcomisiones recogidas en el reglamento de la Bilateral. Y el calendario de reuniones de estas comisiones, que ocupa hasta diciembre de 2018, lo que ofrece una prórroga al Gobierno de Pedro Sánchez respecto a las presiones de Puigdemont.

Si la negativa del Gobierno a hablar de referéndum ha sido rotunda, la de la Generalitat a participar en las reuniones multilaterales ha sido igualmente explícita. Durante la reunión, el vicepresidente y conseller de Economía, Pere Aragonés, ha reclamado modificar el sistema de voto en las comisiones sectoriales para que el Gobierno no tenga la mayoría con el 50% de los votos, propuesta que ha rechazado el Gobierno. Y en esas condiciones, la conclusión de la Generalitat es que no tiene sentido sentarse a una mesa de negociación en la que el Gobierno tiene la victoria asegurada.

La primera reunión de la Comisión bilateral Estado-Generalitat desde 2011 ha arrancado este miércoles poco después de las 16.30 horas en el Palau de la Generalitat, con trece puntos en el orden del día pactado por ambas partes, incluida la mención a los presos y la reclamación de un referéndum por parte de la Generalitat, y la petición de que el Govern participe en las multilaterales convocadas por el Gobierno, pero con pocas expectativas de cerrar hoy mismo acuerdos concretos.

La Generalitat de Cataluña y el Gobierno del Estado reactivan así una Comisión Bilateral en la que figuran en el orden del día, a petición del ejecutivo catalán, temas como el referéndum o los presos soberanistas, además de cuestiones económicas y sectoriales.