El márketing, seducir para que otros consuman, es un arte difícil. Una materia sin embargo bien conocida por Begoña Gómez, esposa de Pedro Sánchez, que dirigirá a partir de septiembre el recién creado centro de estudios africanos del Instituto de Empresa.

Hay que apostar por clientes que no quieran cafe para todos

Cuando todavía era directora de Negocio de la consultora Grupo INMARK, Begoña Gómez fue entrevistada sobre el “marketing 360” por la APD, Asociación para el progreso, que se define “comunidad global de directivos” (vea la entrevista entera). La entrevista se produjo el pasado diciembre, cuando Pedro Sánchez ya había recuperado la Secretaría del Partido Socialista derrotando Susana Díaz en las primarias.

«El marketing 360º es el resultado de aplicar diferentes herramientas y acciones para definir un mensaje concreto para un cliente potencial”, explica sin más la esposa del jefe del ejecutivo.

Con un discurso muy poco concreto pero rico de términos técnicos y neologismos, Gómez enumera los preceptos del marketing 360, “donde convivan la multicanalidad con la segmentación porque hoy no podemos generar una comunicación en masa”, dice. Su lenguaje se alimenta también del léxico propio de la izquierda: “El cliente está empoderado», afirma, «tenemos que trabajar con una inteligencia comercial para conseguir más clientes más longevos”.

neuromarketing, netnografia, big data

“El neuromarketing, la netnografia (estudio etnográfico de las comunidades en internet) y el big data”, son las herramientas que sugiere para conseguir un análisis detallado de los usuarios. «Hay que apostar por nuevos clientes que no quieran cafe para todos», insiste con un tono que a veces aparece incierto.

Por supuesto “una estrategia de 360 exige una inversión alta”. Por eso, sugiere “externalizar para ganar en competitividad” y recurrir al outsourcing,  o sea la subcontratación de personal laboral que a menudo supone peores condiciones para los trabajadores. La pequeña clase magistral de la ahora primera dama dura unos cinco minutos y se concluye con “cambiar la pantalla de web para adaptarla a los productos”.