El Gobierno de Pedro Sánchez ha anunciado este martes un acuerdo con diversos países de la Unión Europea para repartirse la acogida de los 141 migrantes rescatados por el barco Aquarius: España, Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y Malta, país en el que finalmente atracará el barco. Así lo ha anunciado el Gobierno maltés, que ha confirmado en un comunicado que «Malta dará permiso al ‘Aquarius’ para entrar en sus puertos, a pesar de no tener la obligación legal de hacerlo».

En función de ese reparto, España acogerá a 60 personas rescatadas el viernes pasado en el Mediterráno por el buque de Médicos sin Fronteras.

«España ha coordinado un acuerdo en el que participan seis países para acoger a las personas que están a bordo del Aquarius. Es la primera operación de este tipo de distribución de migrantes entre varios estados europeos», ha anunciado Moncloa, que asegura que esta colaboración es producto de la decisión de Pedro Sánchez de acoger el Aquarius en junio «para resolver una situación humanitaria difícil y poner encima de la mesa de Europa la necesidad de buscar una salida coordinada y común al reto de la gestión de los flujos migratorios».

Desde que el Aquarius pidió «puerto seguro» en España el pasado domingo, el Ejecutivo ha estado trabajando con la Comisión Europea y con otros países en la coordinación de una «respuesta común y solidaria» a la situación del buque de rescate de migrantes en el Mediterráneo. «Son negociaciones intensas que requieren discreción y que, seguramente, se traducirán en una solución compartida en las próximas horas”, explicaba por la mañana la Moncloa.

“Pedro Sánchez se ha referido en varias ocasiones a una Europa humanitaria y solidaria y ahora el presidente está trabajando por esa solución común, ya que los flujos migratorios son un reto que atañen a todos los estados miembros de la UE. España no ha cambiado de postura respecto a la actuación llevada a cabo con el Aquarius en junio. Si se produce una solución común europea, es la consecuencia de aquello”, argumentaba el Gobierno.

Horas antes de que se conociera este acuerdo, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, había propuesto que Cataluña acogiera al buque de rescate. “He pedido a los Puertos de la Generalitat que acojan el barco Aquarius en Palamós, Vilanova o St Carles de la Ràpita, puertos bajo la autoridad del Gobierno de Catalunya, con el fin de dar tierra al pueblo rescatado con todas las garantías. Cataluña siempre será una tierra de acogida”, anunció en Twitter.

«La autoridad para el desembarco de personas en territorio español es del Gobierno de España”, respondieron desde la Moncloa, que estaba ultimando el acuerdo internacional que pondrá fin a la crisis del barco de la ONG Médicos sin Fronteras.