La Policía británica ha detenido a un sospechoso de delito de terrorismo después de que estrellara un vehículo contra las barreras de seguridad del Parlamento en Londres. Dos personas han resultado heridas. Afortunadamente su vida no corre peligro.

El hombre, un hombre en la veintena, fue arrestado de inmediato por las fuerzas de seguridad que se desplazaron a St Margaret Street, donde tuvieron lugar los hechos a las 7.37 am, una hora más en España.

El Comando antiterrorista de la Policía Metropolitana de Londres dirige la investigación sobre el terreno, dada su similitud con otros actos terroristas en este escenario. Sin embargo, aún está por confirmar si se trata de un accidente o un acto terrorista.

«La vida de los heridos no corre peligro. La zona está acordonada para facilitar la investigación. La estación de metro de Westminster está cerrada», señaló Scotland Yard, según cita The Guardian. Decenas de policías están desplegados por la Plaza del Parlamento, los Jardines de la Torre Vcitoria y todo lo que abarca Whitehall.

Poco antes, uno de los asistentes del equipo de operaciones de rescate, informaba: «Nos llamaron a las 7.40 en relación con un incidente en St Margaret Street. Envíamos tres ambulancias. Hemos tratado a dos heridos que fueron trasladados al hospital».

De acuerdo con varios testigos, el coche no tenía placa delantera y circulaba a gran velocidad. «Parecía intencionado. El coche iba muy rápido hacia las barreras. Escuché un estruendo y gente chillando» comentaba una testigo, según reproduce The Guardian. 

Los testigos apuntan a que el conductor se quedó en vehículo, de color plateado, y fue arrestado de inmediato. «No se movió del auto», señaló una viandante. Otro comerciante de la zona confirmó que el coche iba muy deprisa. «Parecía un ataque deliberado. Me quedé conmocionado y luego empecé a correr».

La primera ministra británica, Theresa May, trasladó sus condolencias a los heridos a través de la red social Twitter. También felicitó a las fuerzas de seguridad y los equipos de rescate por haber reaccionado de forma «tan inmediata y valiente».

La policía metropolitana de Londres ha confirmado en las redes que no cree que haya «nadie peligroso» en la zona, pero han advertido que el lugar sigue acordonado para facilitar la investigación.

La zona del Parlamento fue escenario en marzo de 2017 de un atentado que se cobró la vida de cinco personas y que fue reivindicado por el autodenominado Estado Islámico (Daesh).

El terrorista, Khalid Masood, británico de 52 años, atropelló a decenas de personas antes de bajarse del coche y apuñalar a un policía apostado junto a la sede parlamentaria. Masood también murió.

Desde entonces la capital británica ha sido escenario de varios ataques terroristas, entre ellas el del 3 de junio de 2017, donde perdió la vida el español Ignacio Echeverría cuando intentaba socorrer a otra víctima cerca del London Brigde. En total, fueron asesinadas 11 personas ese 3 de junio fatídico.

Echeverría acaba de recibir, a título póstumo, la medalla George al valor, otorgada por la reina Isabel II.