Política

Sánchez intenta zanjar la polémica por la defensa de Llarena: "Es una cuestión de Estado"

Asegura que su Gobierno no rectifica, sino que atiende a los requerimientos del poder judicial

logo
Sánchez intenta zanjar la polémica por la defensa de Llarena: "Es una cuestión de Estado"

Pedro Sánchez y Sebastián Piñera durante la rueda de prensa conjunta que han ofrecido este martes en Santiago de Chile. EFE

Resumen:

La espinosa cuestión catalana ha perseguido a Pedro Sánchez durante quince horas de vuelo hasta Santiago de Chile, donde el presidente español ha intentado zanjar una polémica que amenaza con eclipsar su gira latinoamericana. Para evitar que la controversia le acompañe también a Bolivia, Colombia y Costa Rica, el presidente ha sido contundente en la nueva postura del Gobierno sobre la defensa del juez Llarena de la demanda interpuesta contra él en Bélgica por el fugado Carles Puigdemont.

«La defensa de nuestro sistema judicial no es una cuestión privada, sino una cuestión de estado», ha asegurado a los periodistas en rueda de prensa junto a su homólogo chileno, Sebastián Piñera. «El Gobierno escucha y atiende los requerimientos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) desde el primer momento», ha respondido cuando se le ha preguntado si su Ejecutivo rectifica la posición inicial, explicitada por su vicepresidenta y por su ministra de Justicia, que habían separado la defensa de la jurisdicción española de los posibles comentarios privados que haya realizado el magistrado, y que aparecen en la demanda del ex presidente catalán.

Pedro Sánchez ha insistido en que no se trata «de defender a un juez o a otro con nombres y apellidos, sino de defender la soberanía jurisdiccional cuando ésta se ve puesta en cuestión». «Esta no es una cuestión privada, es una cuestión de Estado y el Gobierno va a actuar en consecuencia», ha anunciado.

El presidente también ha reprochado a los independentistas que «aprovechen el lógico desconocimiento de la ciudadanía sobre el proceder de los fiscales en un estado derecho para confundir a la ciudadanía». En este sentido, ha recordado que la Fiscalía es autónoma y que el Gobierno respeta esa autonomía, antes de puntualizar que la Fiscalía «estaba obligada a pedir» la información que ha solicitado sobre la actuación de los Mossos a la hora de identificar a ciudadanos por quitar lazos amarillos de las calles.

Sin ser preguntado, Sánchez ha respondido a los requerimientos del presidente catalán, Quim Torra, sobre el proyecto del Gobierno socialista para Cataluña, que pasa por el autogobierno. El jefe del Ejecutivo ha explicado que la independencia no aglutina a la mayoría social de catalanes como sí lo hace el mantenimiento de su autonomía, con la que el Gobierno de Sánchez se mantiene «escrupulosamente respetuoso». Para demostrarlo ha recordado la reactivación de las comisiones bilaterales Estado-Cataluña y su decisión de retirar los recursos de inconstitucionalidad que presentó el Gobierno de Mariano Rajoy contra leyes catalanas y que «enrarecían el ambiente».

«Somos un Gobierno profundamente respetuoso y que tiene un proyecto para todos y cada uno de los territorios y pueblos de España», ha proclamado Sánchez, antes de anunciar que su Consejo de Ministros se reunirá en Andalucía y en Barcelona antes de que acabe el año con el objetivo de demostrar ese compromiso de cercanía.

Comentar ()