Política

La Comisión blindará Europa con una policía común de fronteras

Juncker confirma que se acelerarán las devoluciones de inmigrantes y se federalizará la Agencia europea de asilo

logo
La Comisión blindará Europa con una policía común de fronteras
Jaean-Claude Juncker

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en el debate del Estado de la Unión, en Estrasburgo. EFE

Resumen:

La Europa que protege es el lema. Una Europa fuerte y unida, que llegará a las estrellas, de manera metafórica y real (programa Galileo). Para proteger y protegerse comienza a blindarse. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha lanzado el mensaje de que resulta imprescindible proteger las fronteras exteriores de la UE, con el fin de garantizar a los países en sus límites que cuentan con sus socios a la hora de controlar la inmigración. En su discurso del Estado de la Unión, Juncker ha anunciado la creación de un cuerpo de policía de fronteras europeo, guardacostas y en tierra, de 10.000 efectivos hasta 2020, así como la federalización de la agencia de asilo.

“La fe y la Historia avanzan a pasos cortos”, comenzó Juncker, que no quiso hacer balance sino exponer “lo mucho que nos queda por hacer”. Ha asociado el nacionalismo a ultranza a lo que nos encamina a guerras como la de 1914. “Digamos al patriotismo, no al nacionalismo dirigido contra los demás. Digamos no al nacionalismo exagerado que proyecta odio, que destruye, que busca culpables en lugar de soluciones “, ha dicho Juncker.

“No al nacionalismo malsano, sí al patriotismo ilustrado. El patriotismo es una virtud, la cerrazón nacionalista es un veneno pernicioso”, ha añadido.

Desde 2015 ha bajado la presión  migratoria, entre un 80% y 90% según las rutas. “Queremos mantener el espacio Schengen sin fronteras. Sigo estando en contra de las fronteras internas. Sería un retroceso inaceptable levantar fronteras internas. Quiero instar a la Presidencia austriaca para que reforme la política migratoria. Las soluciones ad hoc no bastan. Necesitamos una solidaridad más duradera, más organizada”, ha dicho el presidente de la Comisión.

Europa ha de tomar las riendas de la política mundial. Ha de ser un actor soberano”, ha declarado Jean-Claude Juncker

“La hora de la soberanía europea ha llegado. Europa ha de tomar las riendas de la política mundial. Ha de ser un actor soberano. Tenemos que compartir la soberanía para que todos seamos más fuertes. Unidos somos más fuertes. La soberanía de la Unión Europea nunca se va a dirigir contra los demás. Es un continente de apertura y tolerancia. No va a ser una fortaleza que va a dar la espalda al mundo. No es una isla”, ha señalado con contundencia Juncker.

Sin embargo, la política de fronteras se refuerza y antes habrá vigilancia y devoluciones que un sistema legal claro para acceder a la Unión Europea.

Ha defendido Europa como un continente abierto. “Como Unión nos hemos convertido en una fuerza innegable”, así asegura que lo defendió ante el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. “Cuando hablamos con una sola voz nos podemos imponer a los demás. Lo demostramos cuando defendimos la lucha contra el cambio climático”, dijo el presidente de la Comisión, el luxemburgués, en su último discurso del Estado de la Unión.

Elecciones europeas cruciales

Según Juncker, las elecciones europeas son una prueba para demostrar que juntos, norte y sur, este y oeste, que vamos a conseguir una Europa más soberana. Ha reconocido que los europeos necesitan hechos, y aplicar la subsidariedad, como suprimir el cambio de hora.

Ha elogiado “los esfuerzos europeos del pueblo griego, unos esfuerzos que muchos siguen subestimando”. Juncker ha defendido el papel de potencia comercial de UE, que va ligada a cómo comparte su soberanía. “Los acuerdos comerciales nos elevan a exportar elevadas normas de seguridad alimentaria, derechos de consumidores”, añadió.

En alusión velada a Trump, dijo que Europa seguirá unida aunque otros vayan por el camino del unilateralismo. “Siempre defenderé el multilateralismo. Si Europa se diera cuenta del peso político que tiene, de la potencia militar, podríamos abandonar el papel exclusivo de pagador global y seríamos un actor global”.

No vamos a militarizar la UE, pero vamos a convertirnos en más independientes, para protegernos de amenazas internas y externas”

Por eso, asegura que se seguirá trabajando en la Europa de la defensa. “No vamos a militarizar la Unión Europea, pero vamos a convertirnos en  más independientes, para protegernos de las amenazas internas y externas, del terrorismo al cambio climático”.

Este discurso sobre el Estado de la Unión en el que se expone la hoja de ruta anual de la Comisión es el cuarto de Juncker y el último antes de las cruciales elecciones europeas de mayo de 2018. Nunca antes había sido una realidad que las fuerzas euroescépticas contarán con un poder de más de un centenar de diputados en la Eurocámara. Los populismos han convertido la inmigración en su caballo de batalla y la Comisión se propone ofrecer respuestas comunes de carácter político.

Juncker ha intentado trasladar a los europarlamentarios, reunidos en sesión plenaria, y a los Estados miembros, que Europa cuenta con un escudo más allá de los Estados nacionales. Ha propuesto federalizar Frontex y dotarlo de recursos propios, agentes uniformados con recursos y medios importantes. Contará con autonomía operacional y se desplegará en las fronteras externas de la UE.

Asimismo, el presidente de la Comisión ha propuesto federalizar las reclamaciones de asilo. Juncker reconoce que los países de la primera línea, entre ellos España, el único en el que han aumentado las entradas este año por mar, están demasiado expuestos. La Agencia Europea de Asilo se va a federalizar y se va a transformar una herramienta fuerte a disposición de los Estados miembros. Ha aludido a la soberanía europea como lema de su último periodo al frente de la Comisión.

Europa busca garantizar el control de sus fronteras externas y que la presión no recaiga exclusivamente sobre los países frontera, que son frontera de Europa, no solo nacional. Una vez garantizada esa protección, habrá de decidir quién tiene derecho al asilo y se abrirán vías para la migración legal, que se considera necesaria. “Y quienes no accedan al asilo ni tampoco puedan entrar legalmente, deberán devolverse. No puede haber política migratoria si no hay política de retornos”, anticipaban fuentes de la Comisión.

La Comisión considera que los retornos son fundamentales para los países con más presión migratoria. “Los Salvini se quedan con el diagnóstico, aquí están las soluciones”, en alusión al discurso de Juncker, señalaban estas fuentes.

Este cuerpo de fronteras europeo actuará en coordinación con los efectivos nacionales, en el caso español la Guardia Civil. La idea es trabajar con los países de origen, tener un control más visible de fronteras y así disuadir a los que quieran llegar ilegalmente y ponerse en manos de mafias.

Pese a todo, la Comisión reconoce que no hay tal presión migratoria, que estamos lejos de los niveles de 2015 cuando llegaron a entrar hasta 10.000 personas al día, principalmente por Grecia y Balcanes. El acuerdo con Turquía ayudó a que descendiera el ritmo vertiginosamente. “Lo que sí hay es una visibilidad política de este problema, que no tiene soluciones mágicas”, reconocen fuentes de la Comisión.

Nueva alianza con África

“No puede basarse la relación en la caridad”, ha señalado Juncker. “Queremos crear 10 millones de empleos”, ha señalado. También es consciente la Comisión que hay que tener en cuenta al continente africano para lo que se dispone a aprobar una importante ayuda a Africa, condicionada a la creación de empleo, Junto al mayor control de los flujos migratorios, la atención en origen, se considera fundamental que se cree un mecanismo efectivo para dar cauce a la migración legal.

La Comisión también quiere proteger el proceso democrático que moviliza más población en el mundo después de las elecciones en India. Para ello aprobará un paquete de medidas para evitar las interferencias electorales. Entre ellas, obligar a las plataformas tecnológicas a suprimir contenidos terroristas en la primera hora de su ubicación. La Comisión hará una propuesta para evitar la manipulación a través de terceros Estados.

“Es un contrato de seguros europeo para demostrar a los que nos quieren mal que no somos ingenuos”, asegura una fuente de la Comisión.

A su vez, Juncker transmitió la idea de que hay que profundizar en la subsidariedad, es decir, no dejar que Europa se ocupe de todo. En ese sentido, dejará de obligar a los europeos a cambiar la hora dos veces al año.

En el anterior Estado de la Unión, Juncker expuso su visión de cómo podría evolucionar Europa de aquí hasta 2025. Sería una Unión más unida, más fuerte y más democrática. En la cumbre del 9 de mayo próximo en Sibiu (Rumanía) se pretende culminar este debate centradas en mejoras para los ciudadanos.

También Juncker aludió al Brexit: “Después de marzo de 2019 el Reino Unido no será un país más”. Y remarcó que el Reino Unido ha estado al lado de la Unión Europea cuando se le ha necesitado en estos últimos meses.

No va a ser la Comisión la que bloquee un acuerdo de libre comercio con el Reino Unido”, asegura Juncker

“Estamos de acuerdo en que el punto de partida de la nueva relación ha de ser un acuerdo de libre comercio con el Reino Unido y la UE”, ha agregado. “No va a ser la Comisión la que bloquee ese resultado”.

También hizo una defensa de la libertad de prensa. “No existe democracia sin prensa libre”, ha dicho el presidente de la Comisión Europea. La alusión se dirigía a aquellos países donde han perdido la vida periodistas por sus labores de investigación (Eslovaquia y Malta, o donde su labor es cada vez más compleja (Hungría).

Y no dejó pasar la ocasión para recordar que “Europa es una comunidad de derecho, donde hay que respetar la ley y cumplir las decisiones de la Justicia”. La alusión implícita lleva a muchos a pensar en las palabras del secretario general del Consejo de Europa, Thorbjold Jagland, la víspera sobre cómo la base es “el respeto a la Constitución, porque si no es así se impone el caos”, en este caso en alusión directa a Cataluña.

Juncker ha querido dejar claro que hay mucho por hacer y que su Comisión está lista para acometer el desafío, aunque sea una Comisión saliente. “No estamos despidiéndonos”, decían fuentes de su entorno en Estrasburgo. Para poner en marcha las propuestas anunciadas en el discurso se presentaron de forma inmediata 15 documentos. Estos meses hasta las elecciones europeas van a ser desenfrenados: ultimar el Brexit, combatir el populismo en auge y reforzar una Europa en continua crisis y en continuo cambio.