La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha asegurado que a ella también le ofrecieron «acabar la universidad fácilmente» cuando empezó a tener proyección política, una oferta que ella habría rechazado, pese a no haber acabado la carrera de Filosofía. En plena polémica por el currículum académico del líder del PP, Pablo Casado, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Colau ha querido distanciarse de ambos responsables políticos presentándose como un ejemplo de honestidad en este terreno.

Preguntada jocosamente en TV3 por si tenía algún máster, Colau ha respondido que no cuenta con ningún título académico de esas características y ha añadido: «De hecho, cuando era candidata, como imaginé que siendo una desconocida lo mirarían todo colgué mi expediente en internet» -Colau tiene estudios de Filosofía, aunque le faltan dos asignaturas «de libre elección» ha recalcado, para acabar la carrera-. «Pero estas prácticas existen», ha asegurado.

«A mí me han ofrecido acabar la universidad fácilmente, y me lo ofreció una persona de la que no lo esperaba, una alta directiva de una multinacional», ha asegurado la alcaldesa y líder de los Comunes. Colau se ha mostrado convencida de que «no lo hizo de mala fe» ni se planteó como «una práctica de corrupción, pero daba a entender que entre algunas élites políticas y económicas era fácil hacer, según que estudios, por lo menos más fácil que para la gente común».

Colau no se ha querido definir, sin embargo, sobre la polémica que envuelve la tesis doctoral del presidente del Gobierno, y los supuestos plagios que contiene según las denuncias de algunos medios. «Pedro Sánchez ha dicho lo que tenía que decir, que quien acusa ponga las pruebas sobre la mesa», ha apuntado, en una postura mucho más prudente que la exhibida por Pablo Iglesias, aliado de Colau y socio de Sánchez en el Congreso.

“Lo más sensato que puede hacer el presidente es hacer accesible su tesis y no dar ni media excusa a Casado para que no enseñe sus trabajos de máster”, ha manifestado Iglesias en los pasillos del Congreso.

«Es evidente que ha existido esta praxis» ha reconocido Colau, quien ha reclamado «aclararlo todo por el bien de la universidad», tras advertir de que «no me gustaría que a la universidad le pase lo que al mundo político, que habiendo corrupción se dio sensación de impunidad. La universidad debería ser muy ejemplar y atajar cualquier practica de este tipo».