Política

Interior ve una prueba de “objetividad” que Marlaska dé una medalla a Corbí tras cesarlo

El ministro tiene hasta finales de noviembre para resolver el recurso de alzada presentado por el coronel contra su destitución como jefe de la UCO

logo
Interior ve una prueba de “objetividad” que Marlaska dé una medalla a Corbí tras cesarlo
Manuel Sánchez Corbí, durante una comparecencia en el Congreso durante su etapa como jefe de la UCO.

Manuel Sánchez Corbí, durante una comparecencia en el Congreso durante su etapa como jefe de la UCO. EP

Resumen:

El Ministerio del Interior interpreta como una prueba de “objetividad” que Fernando Grande-Marlaska firmara la resolución de concesión de una medalla al mérito de la Guardia Civil al coronel Manuel Sánchez Corbí dos semanas después de que lo destituyera como jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) ante el recurso que el oficial ha interpuesto tras su cese.

El ministro tiene hasta finales de noviembre para resolver el recurso de alzada presentado por el coronel contra su destitución como jefe de la UCO, si bien la decisión podría conocerse antes de que acabe el mes de septiembre.

El oficial, que llevaba en el cargo desde noviembre de 2015, no ve justificada la “pérdida de confianza” alegada por la cúpula de Interior para justificar la destitución y está dispuesto llegar a los tribunales.

 

El Ministerio del Interior interpreta como una prueba de “objetividad” que Fernando Grande-Marlaska firmara la resolución de concesión de una medalla al mérito de la Guardia Civil al coronel Manuel Sánchez Corbí dos semanas después de que lo destituyera como jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) ante el recurso que el oficial ha interpuesto contra la decisión por la que ha sido apartado tras casi tres años en el cargo.

El pasado 16 de agosto, el titular de Interior acordó la concesión de la Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil a diversos agentes en atención a los méritos profesionales demostrados en diversos servicios. En concreto, Sánchez Corbí y otros 15 agentes del Grupo de Delincuencia Económica de la UCO han sido condecorados con la medalla de plata por la investigación sobre el presunto desvío de subvenciones para formación por parte de UGT-Asturias. La Operación Sumiciu estalló en enero de 2017 y lo dirige el Juzgado de Instrucción 4 de Oviedo.

El reconocimiento, publicado el pasado lunes en el Boletín Oficial de la Guardia Civil, se producía dos semanas después de que la cúpula de Interior destituyera al coronel por “pérdida de confianza”. El desencadenante fue la difusión periodística de la orden interna enviada por Sánchez Corbí a los responsables de los distintos departamentos en la que les comunicaba que quedaba “temporalmente suspendida cualquier actividad de la Unidad Central Operativa y sus unidades subordinadas que requieran obligatoriamente realizar gastos de la partida ‘Fondos de Gastos Reservados”, después de que la caja se hubiera agotado el pasado 24 de julio. Sánchez Corbí, según fuentes de la Guardia Civil, ha negado ser la persona que filtró ese correo electrónico a la prensa.

La concesión de la medalla se produce en vísperas de que Grande-Marlaska resuelva el recurso de alzada que el oficial de la Guardia Civil interpuso contra su destitución como máximo responsable de la UCO, cargo al que accedió en noviembre de 2015 después de que Pedro Ángel Ortega Calahorro ascendiera a general y asumiera el Mando de Policía Judicial. Con anterioridad, Sánchez Corbí -un veterano de la lucha contra el terrorismo- había dirigido su departamento de Delincuencia Especializada y Drogas.

El ministro Grande-Marlaska tiene hasta finales de noviembre para resolver el recurso de alzada de Corbí, dispuesto a llegar a los tribunales

Fuentes de Interior dijeron a este diario que la tramitación de la concesión de la medalla se inició antes de que Pedro Sánchez alcanzara la Presidencia del Gobierno y saliera la cúpula dirigida por Juan Ignacio Zoido. Concretamente, la propuesta del reconocimiento se elevó al Consejo Superior de la Guardia Civil el pasado 30 de mayo, correspondiendo al actual equipo la firma y publicación de la concesión. “Por tanto, cuando se llevó a cabo la operación [‘Sumiciu’] y se tramitó la medalla, el coronel Corbí no estaba cesado”, detallan.

Sea como fuere, las citadas fuentes insistieron en que la destitución como jefe de la UCO “no pone en cuestión los méritos profesionales” del mando e insistieron en que el reconocimiento “pondría de relieve la objetividad del ministro”, que es la persona que tiene ahora que resolver el recurso de alzada presentado el pasado 31 de agosto por Sánchez Corbí. De momento, éste se mantiene a la espera de destino.

El recurso se presentó ante la Secretaría de Estado de Seguridad como órgano firmante del cese -a propuesta del director general de la Guardia Civil, Félix Azón– y, por tanto, corresponde resolverlo al titular del Ministerio. Fernando Grande-Marlaska tiene tres meses para resolver desde la interposición del recurso, por lo que podría demorar su decisión hasta finales de noviembre. Con todo, no es descartable que el pronunciamiento del ministro se produzca antes de que termine septiembre.

Marlaska: explicaciones pospuestas

El ministro invocó el hecho de que el coronel estuviera en plazo de recurso para no explicar el pasado 29 de agosto en el Congreso de los Diputados las razones que habían llevado a prescindir súbitamente -él llevaba sólo dos meses al frente del departamento- de Sánchez Corbí, al frente de una de las unidades más prestigiadas de la Guardia Civil por las investigaciones realizadas en los últimos años: el fraude de los ERE, los casos Púnica y Lezo o la resolución a las desapariciones de Diana Quer y el pequeño almeriense Gabriel Cruz.

“Tomo esta decisión para respetar el plazo con el que cuenta el interesado para recurrir su restitución”, defendió Grande-Marlaska. “Si se formalizara ese recurso sería este ministro quien tuviera que resolver y la garantía de imparcialidad necesaria en quien resuelve me lleva a tomar esta decisión que seguro que entienden y comparten”, añadió. El PSOE pretende que dé explicaciones pero en la Comisión de Secretos Oficiales, a puerta cerrada.

Fuentes del Instituto Armado consideran remotas las posibilidades de que Grande-Marlaska dé marcha atrás a la decisión y restituya en la Jefatura de la UCO a Sánchez Corbí, que ha reconocido en su entorno su voluntad de acudir a los tribunales -correspondería a la jurisdicción contenciosa-administrativa- si no prospera su recurso de alzada al considerar que no se sustenta jurídicamente la pérdida de confianza alegada.