Felipe VI ha presidido hoy la inauguración de Gastech, la feria mundial de empresas de gas natural, que en su 30 edición recala por primera vez en Barcelona, tras años reuniendo a las grandes empresas del sector en Asia. Un acto que ha contado con la ministra de Transición Energética, Teresa Rivero, y la alcaldesa de Hospitalet de Llobregat, Nuria Marin, pero sin representación de primer nivel de la Generalitat ni el Ayuntamiento de Barcelona.

El boicot independentista a los actos presididos por el Jefe del Estado decretado por Quim Torra dos días antes de la inauguración de los Juegos del Mediterráneo ha dejado a la industria del gas en manos exclusivamente de instituciones gobernadas por los socialistas, mientras la consellera de Industria de la Generalitat, Angels Chacon, inauguraba esta misma mañana, y también en el recinto de Fira de Barcelona, un encuentro sobre energías renovables.

Los presidentes de Repsol, Antoni Brufau, Engas, Antonio Llardén, Naturgy, Francisco Reynés, y Reganosa, José Maria Paz, han compartido la inauguración de Gastech con Felipe VI en la Fira de Barcelona junto a directivos de Cepsta (Josu Jonn Imaz) y Técnicas Reunidas (Juan Lladó) y las grandes multinacionales del sector como Qatar Petroleum, Gazprom o Shell.

Primer plantón a la industria

El de hoy ha sido, de hecho, el primer plantón del presidente y el gobierno de la Generalitat a un acto organizado por terceros y presidido por Felipe VI. Quim Torra amenazó con ello en la inauguración de los Juegos Mediterráneos, pero las empresas e instituciones comprometidas con el evento deportivo presionaron hasta conseguir que diera marcha atrás. Algo parecido a lo que sucedió el pasado 17 de agosto, coincidiendo con el primer aniversario del atentado de Barcelona.

El de hoy era el sexto acto de Felipe VI en Cataluña tras su discurso del 3 de octubre, en el que condenaba la celebración del referéndum independentista y abrió la puerta a la aplicación del 155. Desde enero, el Rey ha presidido la inauguración del Mobile World Congres en febrero, y la entrega de despachos judiciales en abril, cuando la Generalitat seguía sin inquilino.

Tras la investidura de Torra, la polémica ha presidido sus visitas en los Juegos del Mediterráneo y los actos del Foro Impulsa y los premiso Princesa de Girona en junio, boicoteados por la Generalitat, y conmemoración del primer aniversario e los atentados de Barcelona y Cambrils en agosto.

Malestar en la Fira

El plantón de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona a la que se presenta como «la mayor feria industrial del mundo» -con 30.000 visitantes y 700 empresas de 85 nacionalidades- ha generado malestar en la Fira y las cámaras de comercio catalanas. «Son impresentables» se lamentaba un alto responsable en privado al ser preguntado por la ausencia de ambas instituciones.

De hecho, la consellera de Industria, Angels Chacón, debía asistir al evento, que «se cayó» de su agenda tras confirmarse la asistencia del Rey. Igualmente lamentable es, en este contexto, la total ausencia de responsables del gobierno local de Ada Colau, a la que desde Casa Real se han intentando restar importancia, pero que ha molestado especialmente en el entorno económico de la Fira.

Quien sí ha acudido a la cita ha sido Pere Palacín, director general de Energía y Minas de la Generalitat. Pero su rango no le ha permitido aspirar a nada mas que ha seguir a la comitiva oficial sin entrar en la «cápsula» de autoridades que ha saludado a los presidentes y CEO de Shell, Enagas, Renagosa, Técnicas Reunidas, Naturgy, Cepsa, Repsol, Qatar Petroleum, Gazprom, Chenierie