El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, considera que en la gestación subrogada «solo hay amor, vida, libertad y respeto», y se ha comprometido con las asociaciones que defienden este método de reproducción a llevar al Congreso, antes de fin de año, el debate de la ley sobre esta materia. Tras reunirse con estas asociaciones en el Congreso de los Diputados, el líder de la formación naranja ha reiterado que recurrir a los vientres de alquiler «es un derecho» porque «querer ser madre o padre es un derecho».

Por ello, ha pedido «valentía y generosidad» al resto de fuerzas políticas para debatir una ley que «se puede enmendar, negociar o mejorar pero no bloquear» porque, ha dicho, eso significa «dejar a España bloqueada» ante un debate que otros países ya han resuelto regulando este método de reproducción. Rivera ha lamentado que desde el Gobierno se «criminalice» a las familias que, ante la imposibilidad de ser padres, recurren a este método que, ha señalado, es legal en catorce países.

A su juicio, «el debate no es a favor o en contra o si lo quieres ejercer o no, el debate es si España puede mirar hacia otro lado» ante una situación que, ha recordado, recientemente ha dejado bloqueadas a una treintena de familias en Ucrania. Familias, que ha dicho, se gastan entre 100.000 y 150.000 euros para ser padres.

En la actualidad en España la Ley sobre Técnicas de Reproducción Asistida -Ley 14/2006 de 26 de mayo-, aprobada durante el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, considera nulos los contratos de este tipo de gestación, ya sea con o sin compensación económica, por lo que los padres que desean tener hijos por este sistema acuden a otros países.

El Comité de Bioética de España (CBE), que asesora al Gobierno sobre materias relacionadas con la ética y la salud, ha instado a prohibirla, al considerar que todo contrato de gestación entraña una explotación de la mujer y un daño a los intereses superiores del menor. Una opinión que comparten las principales ONG que defienden los derechos de mujeres y niños, así como el resto de fuerzas políticas.