El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha restado trascendencia a los audios de hace nueve años en los que la titular de Justicia, Dolores Delgado, se refiere a su hoy compañero en el Consejo de Ministros como «maricón». «Lo importante no son las palabras, sino los hechos», ha dicho Grande-Marlaska a los periodistas antes del inicio de la sesión de control al Gobierno en el Senado. El ministro ha asegurado que el Gobierno de Pedro Sánchez está «cohesionado» y es el Ejecutivo «de la igualdad y la diversidad».

El magistrado ha negado haberse sentido ofendido por las palabras que empleó para referirse a él la entonces fiscal de la Audiencia Nacional Dolores Delgado en una comida con el exmagistrado Baltasar Garzón y el excomisario de Policía José Villarejo, en prisión provisional por presuntos delitos de cohecho, blanqueo de capitales y organización criminal. «¡Que no, hombre, que no!», ha respondido el ministro cuando la prensa le ha preguntado si estaba molesto.

‘Un Gobierno cohesionado’

«Éste es un Gobierno feminista, cohesionado y trabajamos mujeres y hombres estupendamente bien, como debe ser. Es que es además lo normal. A mí ya hablar de obviedades en una España del siglo XXI a veces me cuesta mucho», ha reflexionado.

Ante las preguntas insistentes de la prensa, Grande-Marlaska ha considerado que «para nada» la ministra Delgado debe dimitir por esos audios difundidos por ‘Moncloa.com’. «Vuelvo a repetir que verdaderamente no podemos centrarnos en unas palabras en abstracto, hay que ir realmente a los hechos, a lo que una persona es y representa y quiere ser», ha insistido.

El titular de Interior ha subrayado que para él es un «orgullo» formar parte del Gobierno de Pedro Sánchez y, en su opinión, todos y todas sus miembros son «un ejemplo de lo que es este país, diverso e igual». «Y todos los ministros y ministras de este Gobierno vamos a seguir en nuestro puesto de trabajo colaborando y empujando porque este país sea un poquito más igual y sobre todo para vosotras», ha zanjado.