Política

Casado, liberado de la espada de Damocles del TS para hacer frente al PSOE y a Cs

El fallo del Supremo "deja en evidencia a Ciudadanos", que quería sentar al líder del PP en la comisión de la Asamblea de Madrid que investigará los máster de la URJC

El líder del PP, Pablo Casado EFE

La decisión de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo de rechazar abrir causa contra Pablo Casado, ha supuesto un enorme balón de oxígeno para el cuartel general de los populares. Aunque fuentes de la dirección de su más estrecha confianza aseguran que nunca dudaron de que ese sería el dictamen del Alto Tribunal, Génova suelta lastre y se enfrentará con otros bríos no sólo al PSOE sino también a Ciudadanos, a la que pretenden «comer» terrero electoral.

Por lo pronto, en la comparecencia de Pedro Sánchez en el Senado para explicar si plagió o no su tesis los populares se plantean elevar el tono de la confrontación parlamentaria. Y aunque este debate no lo protagonizará Casado, sino su portavoz en la Cámara Alta, Ignacio Cosidó, Sánchez ya no podrá utilizar como argumento la decisión pendiente del TS sobre si el líder popular cometió o no los delitos de prevaricación y cohecho impropio. Lo cierto que reciente el informe de la Fiscalía del Supremo ya apuntaba hacia la exoneración total de Casado, pero otra cosa es tener la confirmación de la Sala de lo Penal, y por unanimidad.

El PP cierra también la herida interna de los que, desde dentro del partido, temían una decisión adversa del TS

En el PP esperan que se cierre de una vez la página sobre las que supuestas irregularidades del máster de su jefe de filas, incluida la petición para que muestre los cuatro trabajos con los que superó otras tantas asignaturas después de que se le convalidaran nada menos que 18 de 22. Incluso sirve internamente para cerrar un capítulo pendiente. Y es que los partidarios de Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias populares enarbolaron la alargada sombra del Tribunal Supremo para intentar minar las posibilidades del hoy presidente del PP. No lo decían públicamente, pero sí trasladaban la idea, muy potente, de que era un riesgo «elegir a un líder pendiente de una posible imputación». La imputación de Casado hubiera sido «el fin del PP». «Si el TS quiere, se carga al partido», aducían hasta no hace mucho.

Tal es así, que desde el entorno de Casado, y tras repetir como un mantra que era imposible que la causa prosperara en el Supremo, advertían que, llegado el caso, la asunción de responsabilidades políticas no se produciría hasta llegar a la apertura del juicio oral, que es el límite que marcan los estatutos del PP, aunque no pocas veces han suspendido de militancia a dirigentes solo imputados. El alivio es generalizado: «La verdad ha prevalecido y el tiempo le ha dado la razón», dice la reacción oficial del partido, transmitida vía whastsaap nada más conocerse la decisión del TS.

«El PP no está para corregir la tesis a Sánchez»

«La gente está muy contenta» narra un miembro del comité de dirección, que aunque señala que a Sánchez se le van a pedir explicaciones por su doctorado «el PP no está para corregirle la tesis sino para que no suba los impuestos, no frene el crecimiento de la economía o aclare si mantiene eso de que no pueden seguir a su lado los que tienen sociedades pantalla», como es el caso del ministro de Educación, Pedro Duque, que adquirió dos viviendas a través de una sociedad patrimonial.

Pero no solo arremeten contra el PSOE. Ciudadanos también está en el punto de mira. La formación de Albert Rivera promovió la constitución de una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid sobre los estudios de posgrado en la Universidad Rey Juan Carlos. Con la oposición del PP, la formación naranja -que sostiene al gobierno popular en la Comunidad- anunció que sentarían en dicha comisión a Casado. El fallo del Supremo «les deja en evidencia, les deja mal», subrayan en entorno del líder de los conservadores.

«Despegar» en los sondeos

Con este horizonte clarificado, Génova cree posible comenzar a despegar en los sondeos, acercarse más a los socialistas y romper, a su favor, el empate técnico con Ciudadanos en la lucha por una base social común. Tampoco irán a la confrontación total con los naranjas. Casado nunca ha sido partidario de ello y no deja de verlos como futuros socios. Se ha quitado una pesado mochila de encima, aunque la causa de los másteres del Instituto de Derecho Público de la URJC siga su andadura judicial en el Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, ya sin el líder del PP.

Te puede interesar

Comentar ()