Política

El PP, dispuesto a llegar a la apertura del juicio oral en el caso del máster de Casado

No sería la primera vez que una imputación ha pasado por la suspensión de militancia y por un expediente informativo

logo
El PP, dispuesto a llegar a la apertura del juicio oral en el caso del máster de Casado
Pablo Casado en el Congreso

Pablo Casado en el Congreso.

Resumen:

El listón marcado por el PP para plantearse una posible salida de Pablo Casado en el caso de que la investigación de su máster llegara al suplicatorio «es la apertura de juicio oral», señalan fuentes populares. Es verdad que en los estatutos del partido está marcado así, pero no sería la primera vez en que una imputación -y, a veces, solo la sombra de sospecha como pasó en el caso de Rita Barberá, que nunca llegó a estar imputada-, ha pasado por la suspensión de militancia y por un expediente informativo.

Tras la dimisión de la titular de Sanidad Carmen Montón por irregularidades en su máster de la Universidad Rey Juan Carlos el líder del PP queda mucho más desguarnecido por mucho que en el cuartel general de los populares insistan en que las diferencias son «brutales» entre un caso y otro.

Génova argumenta que la situación de Casado no es la de Montón «ni la de Cifuentes»

De hecho, en su argumentario interno no tienen empacho en comparar lo de Montón con Cristina Cifuentes, en el sentido de que en ambos casos se modificaron notas de algunas asignaturas que pasaron de «no presentadas» a calificaciones más que notables y que sostienen la imputación del delito de falsedad documental en el caso de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid.

«Hay casos y casos», insisten en Génova, que escogen el lamento mil veces repetido de que Pablo «lleva cinco meses con esto y ha dado todo tipo de explicaciones». Y si el PSOE pretende convertir el máster de Casado en artillería contra el nuevo líder popular, queda el recurso de exigirle al jefe del Ejecutivo que muestre su tesis de doctorado.

Ni Casado ni Sánchez han aludido a la dimisión de la ministra durante la sesión de control

Quizá lo más llamativo de la sesión de control de este miércoles es que ni Casado ni Sánchez han sacado a colación la dimisión de la ministra, bien uno para afear al Ejecutivo que en cien días ha tenido que abordar su segunda dimisión o el otro para ponerla de ejemplo de cómo los socialistas asumen responsabilidades políticas. Ha tenido que ser el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, el que ha suscitado el asunto con evidentes muestras de malestar por parte de Sánchez.

Desde Génova insisten en las diferencias entre el máster de Montón y Casado y no tienen empacho en señalar que «la irregularidad principal en el caso de Cifuentes y Montón es la falsificación documental al alterarse notas, actas, matrículas o convalidaciones», en cambio, dicen, toda la documentación de Casado «está gestionada en tiempo y forma y en la ventanilla correspondiente, no a través de ningún conocido o e-mail».

Contra la sospecha de cohecho o prevaricación, ponen el acento en que el líder del PP «no conocía a los responsables del Instituto de Derecho Público, ni mucho menos había colaborado con ellos como parece es el caso de Montón», en definitiva, concluyen que «no hubo connivencia en la obtención del título», un título que no era finalista ni habilitaba para nada.

Otro detalle no menor que aduce el equipo del nuevo líder del PP es que fue elegido sucesor de Mariano Rajoy en el congreso extraordinario popular con el tema del máster ya abierto, sobre el que «no hay nada nuevo».