Pedro Sánchez no comparecerá en el Senado para explicar las sospechas de plagio que pesan sobre su tesis doctoral, como había solicitado el PP, grupo mayoritario en la Cámara, y como él mismo anunció el pasado 20 de septiembre en Salzburgo, cuando aseguró que estaba “dispuesto a acudir” para subsanar esta polémica. Su negativa a dar explicaciones ha llevado al grupo parlamentario de Ciudadanos a anunciar la petición de una comisión de investigación sobre la tesis doctoral del presidente. «Sánchez se ha negado a comparecer sobre este asunto, por lo que parece que tiene algo que esconder. Queremos que se investigue en el Congreso, que deje de esconderse y diga la verdad ante todos los españoles», explica Cs.

Tras anunciar que acudiría al Senado, Sánchez ha cambiado de opinión y ahora sólo acepta acudir a celebrar un debate sobre política general en el que admite que los grupos le pregunten sobre cualquier materia, incluida su tesis. Así lo han explicado este martes los portavoces del PSOE en el Senado, Ander Gil, y en el Congreso, Adriana Lastra.

«Al presidente del Gobierno no lo pueden obligar a comparecer», ha zanjado la también vicesecretaria general del PSOE, que ha considerado que un debate sobre la tesis de Pedro Sánchez no es más que «ruido y basura». «Si quieren que vaya el presidente al Senado irá, pero a hablar de política general, que es de lo que quieren que se hable los españoles, no del ruido y la basura», ha asegurado.

De esta manera, Lastra ha revelado la preocupación en el Gobierno y en el PSOE por las dificultades que están encontrando para hacer llegar a la sociedad su acción de gobierno, que se ve continuamente empañada por los problemas del Ejecutivo, desde la dimisión de dos ministros hasta la reprobación de una tercera, la de Justicia, pasando por las sospechas de plagio en la tesis del presidente.

En este sentido, Lastra ha lamentado las «amenazas constantes» del portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, sobre su capacidad de «llevar a rastras» a Pedro Sánchez y «hacerlo sufrir» seamnalmente en la Cámara Alta. «Es una vergüenza, nosotros vamos a defender los reglamentos, que es defender las instituciones», ha asegurado la portavoz socialista.

En los mismos argumentos ha insitido el portavoz del PSOE  en el Senado, Ander Gil, en rueda de prensa, en la que ha explicado que ha sido también el tono del PP el el que ha inclinado al Ejecutivo a no acudir por este asunto al Senado.

 

«Han intentado forzar el traer al presidente a rastras y de las orejas, ha llegado a decir el portavoz del PP. Este Gobierno no acudirá ni de la solapa, ni de las orejas ni a rastras al lodazal que el PP quiere convertir esta casa», ha dicho Gil.

Para intentar desviar el debate, Pedro Sánchez ha realizado hoy otro anuncio: la convocatoria del Debate sobre el Estado de las Autonomías en el primer trimestre del año que viene. Esa sesión lleva sin celebrarse trece años tras tres ediciones: 1994, 1997 y 205.

Por otro lado, el presidente del Gobierno sí que comparecerá el próximo día 24 en el Congreso de los Diputados para explicar su decisión de mantener la venta de bombas de precisión láser a Arabia Saudí después de que la ministra de Defensa, Margarita Robles, intentara anular ese contrato poniendo en riesgo los encargos de construcción de fragatas en la Bahía de Cádiz.