PolíticaGOBIERNO

Sánchez se niega a revelar cuánto costó abrir el aeropuerto de Castellón para ir al FIB

El Gobierno se ampara en una ley pre constitucional para calificar de 'secreto oficial' el coste para la infraestructura pública

logo
Sánchez se niega a revelar cuánto costó abrir el aeropuerto de Castellón para ir al FIB
Pedro Sánchez, con gafas de sol junto a un colaborador en el Súper Puma.

Pedro Sánchez, con gafas de sol junto a un colaborador en el Súper Puma. MONCLOA

Resumen:

El Gobierno de Pedro Sánchez se niega a revelar el coste de la apertura en exclusiva del aeropuerto de Castellón el pasado 20 de julio, cuando el presidente se trasladó en avión oficial a la la provincia para asistir un concierto del Festival Internacional de Benicássim (FIB) con su mujer. Si el pasado agosto calificó este viaje como “materia clasificada” para no detallar el coste del Falcon, en esta ocasión rechaza cuantificar el gasto destinado a la infraestructura pública y al personal del aeropuerto necesario para el aterrizaje de Sánchez.

El diputado popular Miguel Barrachina registró en el Congreso de los Diputados una pregunta dirigida al Gobierno en la que pedía la cifra del “coste añadido, personal e infraestructuras del aeropuerto de Castellón por el uso exclusivo de la pista y terminal de dicho aeropuerto, en relación con el viaje a Castellón del Presidente del Gobierno en el avión oficial Falcon del Ejército del Aire para asistir al concierto de The Killers en el FIB (Festival Internacional de Benicàssim) el día 20/07/2018“.

En su respuesta publicada este lunes, el Gobierno no desmiente la utilización “en exclusiva” de esta infraestructura pública y evita hacer alusión alguna al coste del personal y del aeropuerto. El Gobierno vuelve a ampararse en la Ley de Secretos Oficiales para negarse a dar esta información. En el texto remitido, el Gobierno no hace alusión alguna al coste, y hace referencia a conceptos genéricos para no publicar la partida destinada al aeropuerto de Castellón, una de las infraestructuras más polémicas del país por el pequeño número de usuarios que hacen uso de ella, con sólo 53.598 pasajeros en los primeros seis meses de 2018.

El Gobierno asegura en su respuesta [consultar aquí]que “los informes sobre movimientos de aeronaves militares, como los planes de protección de autoridades y pasajeros sometidas a la misma y, en concreto, los informes y datos estadísticos sobre movimientos de fuerzas, buques o aeronaves militares, tienen la consideración de materia clasificada”.

Lo curioso es que la Ley de Secretos Oficiales, modificada por la Ley 58/1978, es una ley pre constitucional que permite que casi cualquier asunto pueda ser tratado como secreto y guardado bajo llave por el correspondiente Gobierno bajo el pretexto de “riesgo para la seguridad”. La ley establece que “podrán ser declaradas “materias clasificadas” los asuntos, actos, documentos, informaciones, datos y objetos cuyo conocimiento por personas no autorizadas pueda dañar o poner en riesgo la seguridad y defensa del Estado”. Un riesgo del que no da cuenta la respuesta del Gobierno.

El Gobierno utiliza esta respuesta genérica para responder a varias preguntas

La contestación sobre el coste del aeropuerto de Castellón se trata de una respuesta genérica que el Gobierno ha replicado, palabra por palabra, para responder a otras dos preguntas relativas a este asunto, en las que una diputada del PP preguntaba por “el número de desplazamientos en el helicóptero asignado a la Presidencia de Moncloa efectuados por el Presidente Sánchez u otras personas relacionadas con el Gobierno”.

Después de conocerse que el presidente de Gobierno haya acudido en helicóptero o avión oficial a distintos actos personales, como la boda a la que asistió en La Rioja, o el desplazamiento a Rota para ir a residencia vacacional en el Palacio de las Marismillas en Doñana. Moncloa niega también dar la cifra concreta del número de desplazamientos oficiales amparándose en las mismas leyes y en el supuesto riesgo para la seguridad del presidente de Gobierno.