Política

Sánchez asegura no contemplar más escenario que aguantar hasta 2020

No negociará los Presupuestos con los independentistas hasta que los presente a la Cámara, a finales de noviembre

logo
Sánchez asegura no contemplar más escenario que aguantar hasta 2020
Sanchez no contempla más escenario que continuar hasta 2020.

Pedro Sánchez saludando al rey Felipe VI en el desfile militar del 12 de octubre.

Resumen:

“Hasta el final de la legislatura”. Ese es el escenario que dice contemplar el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para la convocatoria de las próximas  elecciones generales o, lo que es lo mismo, intentar aguantar hasta 2020, según ha admitido en conversación informal con periodistas durante la recepción del 12 de octubre en el Palacio Real. El actual horizonte electoral del jefe del Ejecutivo son las elecciones andaluzas del 2 de diciembre y las locales, autonómicas y europeas del 26 de mayo del año que viene. “¿Las generales?, al final de la legislatura”, ha aseverado.

Bien es cierto que aunque estuviera en sus planes un adelanto de los comicios generales, no podría decir otra cosa más que expresar su voluntad de agotar la legislatura, tesis en la que también están sus socios de Podemos. Otra cosa es que lo consiga. Sin duda, su primer test lo constituyen las Cuentas Generales del Estado para el año que viene.

Sánchez llevará los PGE al Congreso a finales de noviembre o principios de diciembre

El acuerdo alcanzado con Podemos, con el que suma 155 diputados, es para el presidente del Gobierno lo suficientemente sólido como para presentar un proyecto de Presupuestos Generales en el Congreso de los diputados. Eso sí, sin demasiadas prisas. Su intención es llevarlo a la Cámara Baja entre finales de noviembre y principios de diciembre. Queda, por tanto, un mes y medio por delante para elaborar dicho proyecto.

Sólo después, según sus propias palabras, negociará con las fuerzas políticas que necesita para sumar los 170 “síes” que hagan posible que el texto pase el examen de la Cámara, nunca antes. Sánchez tiene que contar con los cinco votos del PNV, del escaño de Coalición Canaria y de Nueva Canaria y de los nueve de ERC o, en su defecto, de los ocho del PdeCat, y ahí reside la principal dificultad.

Casado cree que al PNV le va a costar mucho “tragar” los Presupuestos

No cree que vaya a ser más sencilla la negociación con la formación de Oriol Junqueras que con la de Carles Puigdemont, a pesar de que los de ERC parecen estar en una posición mucho menos maximalista que los antiguos convergentes. Aunque vinculan su visto bueno a los Presupuestos con un cambio de criterio de la Fiscalía respecto a la prisión preventiva de los secesionistas presos, según ha señalado su portavoz en el Congreso, Joan Tardá, los republicanos podrían estar más abiertos a una negociación.

No lo tiene fácil Sánchez. Incluso el líder del PP, Pablo Casado, también en conversación con los periodistas durante la recepción, alertó de la complicación de una negociación con los nacionalistas vascos, cuestionó que el presidente del Gobierno pueda convencerles de aceptar “unas cuentas pactadas con Podemos. Al PNV le va a costar mucho tragar esos presupuestos”, que ha calificado de “broma”.

“Convencido” de sacar las Cuentas

Pero a pesar de las dificultades, el inquilino de la Moncloa dice estar “convencido” de que saca los PGE, lo que le permitiría aguntar sin problemas hasta el final de legislatura. Interrogado en este punto respecto a qué escenario electoral se abre si, finalmente, le echan las cuentas abajo, prefiere no aventurar hipótesis “cuando acabo de aprobar un pacto presupuestario”.

Paradójicamente, ninguno de los “socios” de Sánchez, empezando por Podemos y siguiendo por los nacionalistas e independentistas, han acudido a la recepción de este viernes en el Palacio Real. Es más. Uno de los asuntos de los que más se ha hablado en los distintos corrillos ha sido el de la moción aprobada por PdeCat, ERC y En Comú-Podem en el Parlamento catalán el jueves por la noche para reprobar al Rey y a la Monarquía y de las medidas legales que el Gobierno estudia emprender contra la misma.

Debate “circular”

Dice Sánchez que el debate en torno a Cataluña “es circular”, que siempre vuelve al mismo sitio, y ante el interrogante de si hoy estamos mejor que hace un año ha comentado que entonces “hubo una declaración unilateral de independencia”, es decir, que algo se ha mejorado desde entonces.

Para su balance de estos cuatro accidentados meses al frente del Gobierno ha escogido una palabra: “Determinación”, al tiempo que ha resaltado las “medidas sociales” que se han implementado en este tiempo.