Pablo Casado ha dado una nueva vuelta de tuerca a su Código Ético y de Conducta para especificar, por ejemplo, la prohibición «a aceptar o solicitar cualesquiera regalos, atenciones o liberalidades que no respondan, por su importe o causa, a los usos y costumbres sociales y de cortesía, tales como: las entregas de dinero en metálico».

Pero no sólo, porque amplía la casuística de las circunstancias en que se pueden encontrar sus dirigentes y cargos públicos para advertirles de que no caigan en la tentación, y eso incluye «invitaciones a comidas, cenas o eventos deportivos de elevado valor económico o los viajes y estancias en hoteles de lujo». También entregas monetarias por otras vías que no sean en metálico u otros «regalos, invitaciones o ventajas» que por su valor económico vaya más allá «de los usos habituales».

De Gallardón a Ana Mato

El primer código ético fue producto del «caso Naseiro» y lo elaboró Alberto Ruiz-Gallardón en 1990, con José María Aznar recién aterrizado al liderazgo del partido. Tendrían que pasar 19 años para que los populares decidieran endurecer sus normas internas, esta vez como reacción a la Gürtel. La ex ministra Ana Mato redactó en diciembre de 2009 un Código de buenas prácticas que es el que ha marcado la línea del actual. Entonces ya se prohibía la aceptación de según que regalos o dádivas.

En el XVII congreso popular, en julio del año pasado, se creó la Oficina del Cargo Popular, un órgano autónomo destinado a «supervisar el cumplimiento de todos los trámites y requisitos necesarios para acceder a un cargo público u orgánico en representación del PP». Pablo Casado ha situado al frente de la misma a su auténtico descubridor político, Alfredo Prada.

«Los regalos serán cordialmente rechazados», dice el nuevo texto

La última modificación se aprobó este martes durante la reunión del comité ejecutivo popular. Del mismo modo, los dirigentes y cargos públicos del PP no pueden realizar regalos a funcionarios públicos o a terceros con los que el partido «tenga o pueda potencialmente tener relaciones, a excepción de los que estén estrictamente relacionados con la actividad comercial del proveedor, por ejemplo, regalos promocionales de escaso valor».

Los regalos indebidos serán «cordialmente» rechazados y devueltos y en caso de que dicha devolución no sea posible, se entregará a una entidad sin ánimo de lucro, lo cual se notificará a la persona que envió el regalo».

El PP «bloqueará cualquier donación sospechosa»

Además, pendientes de que se abra juicio por la supuesta financiación ilegal del PP, el artículo 1.e señala que «se bloqueará cualquier donación sospechosa de infringir la Ley de Financiación de Partidos Políticos, de tal modo que no pueda ser utilizada para ningún fin».

En cambio, el código no especifica nada respecto al límite para la asunción de responsabilidades políticas que el PP sigue marcando, al menos formalmente en sus Estatutos, en la apertura de juicio oral aunque no pocas veces ha suspendido de militancia y abierto expedientes informativos a cargos imputados en casos de corrupción.