Alsasua se ha convertido en un símbolo deseado por muchos. Este pequeño municipio de apenas 7.500 habitantes no es el mismo desde que la madrugada del 15 de octubre de 2016 dos agentes de la Guardia Civil y sus parejas fueron agredidos en el bar Koxka y por el que hoy siete jóvenes cumplen condena en la cárcel. Desde entonces, el constitucionalismo, en especial las formaciones más afines a la derecha, lo han elevado a emblema de la defensa de las libertades, las fuerzas de Seguridad del Estado y la Constitución. Por contra, el nacionalismo y la izquierda más extrema ha utilizado Alsasua y su nueva simbología para arremeter contra el Estado y sus símbolos.

Es en este clima en el que el próximo domingo 4 de noviembre se celebrará el acto convocado por la plataforma cívica España Ciudadana que lidera Ciudadanos y que llevará a su presidente, Albert Rivera, hasta la localidad navarra. No estará sólo, la formación de extrema derecha Vox quiere hacer sombra a Cs como defensor de los símbolos y valores de España y ha anunciado su presencia en el acto. La llegada de Ciudadanos y Vox a Alsasua se suma a la utilización del municipio como eje de su mensaje que ya hiciera el actual presidente del PP, Pablo Casado, quien durante su campaña para liderar el PP celebró su primer acto de campaña en este municipio navarro.

Cartel de la concentración antifascista.

Y a ambos, la bienvenida que les espera será un clima de rechazo que ha empezado a labrarse en Alsasua. Los movimientos son evidentes en colectivos y organizaciones afines a la izquierda abertzale y organizaciones “antifascistas”. A través de las redes se ha convocado de modo paralelo lo que se ha dado en llamar el “Día antifascista” en Alsasua en el que se insta a acudir para “plantar cara al fascismo”. En el entorno de la localidad ya han aparecido pancartas y carteles advirtiendo a Rivera que “no eres bienvenido”. En el seno del municipio también se han comenzado a impulsar iniciativas encaminadas a ‘hacer el vació’ a los asistentes al acto de ‘España Ciudadana’ promoviendo el cierre de toda la localidad y evitando salir a la calle como expresión de rechazo.

El anuncio hecho hace días por Ciudadanos para celebrar el acto de España Ciudadana en Alsasua tiene como objetivo proclamar la defensa de los “servidores públicos” y mostrar su apoyo a la Guardia Civil. Además, la formación naranja quiere promover un movimiento para eliminar la disposición transitoria cuarta de la Constitución que contempla la posibilidad de anexión de Navarra al País Vasco. España Ciudadana’ considera que con este primer acto en Navarra quiere contribuir a que se frene el “impulso anexionista identitario de los partidos nacionalistas”. El acto de Alsasua se producirá después de los llevados a cabo en Madrid, Barcelona, Málaga, Palma de Mallorca y Sevilla.

El movimiento hecho ahora por Vox, incomoda sin duda a Ciudadanos que hasta ahora había intentado distanciarse de una posible identificación con la formación que lidera Santiago Abascal. El líder de Vox anunció a través de las redes que acudirán a Alsasua el próximo 4 de noviembre para respaldar a quienes “estamos en la derrota de la violencia y el miedo y en el triunfo de la libertad y la unidad de España”, y añade que “debemos estar unidos en lo esencial”.