Política

Calvo rechazó la presencia del embajador en la reunión con el ‘número dos’ del Papa

El Gobierno ninguneó a su representante diplomático ante la Santa Sede en los preparativos de la visita de la vicepresidenta al Vaticano / Asuntos Exteriores enmarca el cese del embajador Bugallo en las sustituciones propias de un "cambio de Gobierno"

logo
Calvo rechazó la presencia del embajador en la reunión con el ‘número dos’ del Papa

El diplomático madrileño Gerardo Bugallo, en su despacho de la Embajada de España ante la Santa Sede. MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES

Resumen:

El Gobierno de Pedro Sánchez ninguneó al embajador español ante la Santa Sede en las gestiones preparatorias de la reunión de la vicepresidenta con el secretario de Estado de la Santa Sede.

Carmen Calvo rechazó que el diplomático estuviera presente en el encuentro mantenido este lunes por Carmen Calvo con el cardenal Pietro Parolin para abordar el proyecto de exhumación de los restos de Franco y el régimen fiscal de la Iglesia en España, entre otros asuntos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores enmarca el cese del embajador Gerardo Bugallo en las sustituciones propias de un “cambio de Gobierno”.

El Gobierno de Pedro Sánchez ninguneó al embajador español ante la Santa Sede en las gestiones preparatorias de la reunión de la vicepresidenta con el secretario de Estado de la Santa Sede y rechazó que el diplomático estuviera presente en el encuentro mantenido este lunes por Carmen Calvo con el cardenal Pietro Parolin para abordar el proyecto de exhumación de los restos de Franco y el régimen fiscal de la Iglesia en España, entre otros asuntos.

Según ha podido conocer El Independiente, el diplomático Gerardo Bugallo Ottone acudió el domingo al aeropuerto a recibir a la vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad y planteó que si quería que le acompañase a la cita en El Vaticano con el número dos del Papa Francisco. Desde la delegación española se le trasladó que no se requería su presencia, según las fuentes.

Tampoco ha tenido participación alguna en las gestiones preparatorias de la primera reunión bilateral entre ambos estados desde que Pedro Sánchez alcanzó la Presidencia del Gobierno, circunstancia que tampoco es habitual y que ha causado una enorme sorpresa en la cancillería española.

Formalmente, Bugallo Ottone ha dejado de estar al frente de la legación este martes, cuando el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el real decreto por el que el ministro Josep Borrell dispone su cese como embajador ante la Santa Sede y ante la Soberana y Militar Orden de Malta. La destitución la acordó el Consejo de Ministros el pasado viernes, tres días antes de la relevante reunión de Calvo con Parolin.

Las fuentes dijeron que el departamento que dirige Borrell no ha detallado al embajador las razones que le han llevado a acordar su relevo. A preguntas de este diario, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación enmarcó el cese en las sustituciones propias de un “cambio de Gobierno”.

El Gobierno ninguneó a su representante diplomático ante la Santa Sede en los preparativos de la visita de la vicepresidenta al Vaticano

Asuntos Exteriores pidió el pasado mes de agosto a Bugallo que solicitara el plácet al Vaticano, paso previo a abandonar el destino y la llegada de un nuevo titular. La autorización llegó el pasado jueves y al día siguiente se incluyó su destitución en el orden del día de la vigésima reunión semanal del gabinete de Sánchez junto a las designaciones para la cobertura de seis embajadas: Botswana (Antonio Javier Romera), República Centroafricana (Ramón María Moreno), Georgia (Juan González-Barba), Liberia (Ricardo López-Aranda), Tayikistán (David Arturo Carriedo) y la nueva acreditada ante la Santa Sede (María del Carmen Peña Corcuera).

Gerardo Bugallo se convirtió el 4 de julio de 2017 en el embajador español número 94 ante la Santa Sede, con representación desde 1475. Su designación fue a propuesta del popular Alfonso Dastis y sustituyó en la plaza a Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga. Durante la etapa de José María Aznar como presidente del Gobierno, a propuesta de la ministra Ana Palacio, el diplomático madrileño había ocupado la dirección general de Política Exterior para Asia, Pacífico y América del Norte, responsabilidad que desempeñó entre diciembre de 2002 y mayo de 2004.

Las fuentes diplomáticas aprecian diferentes “anomalías” en la actuación del Gobierno español respecto a su embajador ante la Santa Sede. De entrada, consideran ‘extraño’ que la vicepresidenta ordenara que no le acompañara en la reunión con el secretario de Estado Parolin, un modo de proceder inhabitual.

El Ministerio de Asuntos Exteriores enmarca el cese del embajador Bugallo en las sustituciones propias de un “cambio de Gobierno”

Tampoco pasan por alto el hecho de que fuera ignorado en la preparación del encuentro durante las semanas previas a que éste se llevara a cabo, lo que les lleva a pensar que la Vicepresidencia gestionó la cita directamente con la Nunciatura Apostólica en España. Y, en tercer lugar, subrayan que no es frecuente que el mandato haya durado menos de 14 meses. De los últimos ocho embajadores (1987-2018), cinco han permanecido al menos cinco años: Jesús Ezquerra Calvo (1987-1992), Pedro López Aguirrebengoa (1992-1997), Carlos Abella Ramallo (1997-2004), Francisco Vázquez (2006-2011) y Gutiérrez Sáenz de Buruaga (2012-2017).

“La visita es un dislate absoluto desde el principio hasta el final. Cesa manu militari al embajador español cerca de la Santa Sede, es decir, van a pelo sin el embajador; algo totalmente incomprensible”, ha declarado el ex embajador Francisco Vázquez al programa Herrera en Cope. Y ha añadido: “El embajador acompaña, no está presente. Yo fui con Zapatero a visitar a Benedicto XVI dos o tres veces, lo acompañaba, estaba presente un rato y otros estaban los dos hablando”.

Vázquez, ex alcalde socialista de La Coruña (1983-2006), ha dicho que “no tiene memoria ni recuerdo” de que el Vaticano difundiera una nota “con esa prontitud” para rectificar “las declaraciones de un visitante de cualquier nación”, al tiempo que ha considerado que la forma de vestir de Carmen Calvo era “totalmente inapropiada” para la ocasión.

Horas después de que la vicepresidenta del Gobierno hubiera revelado la existencia de un supuesto acuerdo para evitar que el cadáver embalsamado de Franco termine en la cripta que la familia del dictador tiene en la catedral de La Almudena, la Oficina de Prensa de la Santa Sede corrigió públicamente la afirmación de Calvo a través de un comunicado. “El cardenal Pietro Parolin no se opone a la exhumación de Francisco Franco, si así lo han decidido las autoridades competentes, pero en ningún momento se pronunció sobre el lugar de la inhumación”, precisó.

Régimen fiscal y bienes inmatriculados

Según informó el Gobierno, en la reunión entre España y la Santa Sede se abordaron otros asuntos de interés para ambos estados, como el régimen fiscal de la Iglesia en España y el proceso de revisión de los bienes inmatriculados. “El secretario de Estado del Vaticano ha mostrado su voluntad de abordar conjuntamente ambos temas para alcanzar puntos de encuentro”, precisó este lunes el Ministerio de la Presidencia.

Gerardo Bugallo permanece en Roma realizando la mudanza -para lo que dispone de un plazo máximo de dos semanas desde la comunicación del cese- mientras su sucesora presenta las cartas credenciales ante la Santa Sede. Es la segunda mujer en ocupar esta plaza diplomática tras María Jesús Figa López-Palop, la embajadora de España entre 2011 y 2012.