Política

Cospedal traslada a Casado que no reconoce el contenido de sus conversaciones con Villarejo

El líder del PP cree "proporcional" la salida de Cospedal de la ejecutiva popular al tiempo que marca distancias con el pasado

logo
Cospedal traslada a Casado que no reconoce el contenido de sus conversaciones con Villarejo
Cospedal y Casado, en la cena del PP en Madrid.

Cospedal y Casado, en la cena del PP en Madrid. PP

Resumen:

El líder del PP, Pablo Casado, se ha referido por vez primera de forma pública sobre la salida de María Dolores de Cospedal de la directiva del PP, y tras defender que su partido está siendo el «más ejemplar» en la asunción de responsabilidades, ha revelado que la ex secretaria general no reconoce el contenido de las conversaciones con Villarejo que viene publicando la web moncloa.com.

A la salida de una reunión con el pleno del Grupo Popular en el Senado, ha explicado, a preguntas de la prensa que el gesto de Cospedal de dejar el comité ejecutivo del PP «le honra» y, además, es compatible  «con lo que ella viene explicando en relación con que nunca ha ocultado esas reuniones y en que están extractadas y, por tanto, no reconoce el contenido de las mismas».

Tras esta revelación defiende Casado su compromiso con todos los afiliados y votantes para hacer del PP el partido «más transparente, más ejemplar, el que más explicaciones dé sobre las cuestiones que le puedan afectar, incluso cuando no tengan ningún procedimiento judicial abierto», pero, eso sí, «reclamo es la misma vara de medir para todos los partidos».

No ha entrado, sin embargo, a especular sobre si su antecesor en el cargo, Mariano Rajoy, conocía o no esas gestiones bajo el argumento de no comentar «conversaciones privadas que no puedo certificar si son ciertas».

Casado cree «proporcional» la salida de Cospedal al tiempo que marca distancias con el pasado

Con anterioridad, durante su intervención ante el Grupo Popular del Senado, ha calificado de «proporcional y justa» la salida de María Dolores de Cospedal de la dirección del partido al tiempo que ha marcado distancias con el pasado. Sin aludirla directamente, ha aprovechado su intervención ante el Grupo Popular en el Senado para denunciar que ante las «filtraciones interesadas de los últimos días que quieren modificar la agenda del partido, tenemos que mantener ese equilibrio, un equilibrio exigente sin hacernos partícipes de ninguna práctica del pasado». En definitiva, hay que ser «justos y equilibrados a la hora de tomar medidas sin caer en afanes inquisitoriales»

Tras reiterar en un par de ocasiones que «este partido se hace respetar», ha agregado ante sus senadores cómo que el PP «no puede tolerar nada que nos aparte de nuestro compromiso con los votantes», pero también dejar de relieve que «no vamos a aceptar lecciones de nadie».

Reclama el líder del PP que Sánchez cese a la ministra de Justicia

Considera Casado que «si tan grave es para otros partidos que se conozcan conversaciones no susceptibles de delito ni de investigación judicial» ha expresado su estupefacción porque «otros sigan en el sillón azul cuando han conocido actos o se han reído de prácticas mafiosas como redes de prostitución para extorsionar a políticos y banqueros», en alusión a la ministra de Justicia, Dolores Delgado. «¿A qué estrá esperando para dimitir o Pedro Sánchez para cesarla?», se ha preguntado.

Entiende el líder del PP en el que ha sido su primer acto público tras la salida de Cospedal que el compromiso de los populares «con la rendición de cuentas debe ser absoluta» incluso con aquellas prácticas que, sin ser delito «no sean ejemplares», pero el cumplimiento del código ético debe ser compatible con la presunción de inocencia».

Reincorporación de Piuar Barreiro

Al hilo de estas reflexiones ha puesto el ejemplo de Pilar Barreiro, la senadora que, preimputada por el Supremo en el «caso Púnica», resultó finalmente exonerada de toda responsabilidad por el alto tribunal. Barreiro, cuya cabeza exigió Ciudadanos a cambio de apoyar los últimos presupuestos de Rajoy, pasó al Grupo Mixto y ya se ha reincorporado al popular.

«Nos van a medir en cómo tratemos a nuestra gente, a la hora de pedir reposnabilides o medidas cautelares, pero cuando la justicia haga su trabajo restituir el honor», ha proseguido Casado para lamentar lo que considera «doble vara» de medir cuando los casos de corrupción afectan al PP o al resto de las fuerzas políticas, Denuncia la existencia de un «absoluto desequilibrio del foco mediático de las supuestas irregularidades cuando afectan uno del PP, de PSOE, de Ciudadanos o de Podemos»; el hecho de que «las exigencias se ceben con nuestra formación política» y que en Andalucía, con el caso de los ERE, «no conseguimos eco mediático».