El ex Jemad Julio Rodríguez, secretario general de Podemos Madrid, se atribuye el mérito de la gestión del Ayuntamiento de Manuela Carmena en plena guerra con los seis ediles morados que han formado parte del gobierno municipal desde 2015. Rodríguez pidió el lunes suspender de militancia a la portavoz municipal, Rita Maestre, y a los cinco concejales de Podemos después de que decidieran retirarse de las primarias internas del partido por discrepancias en la lista. Después de propiciar esta expulsión en diferido, Rodríguez presume de su “talante capaz de tender puentes entre diferentes sensibilidades” y defiende la gestión en el Ayuntamiento de Madrid en la que, ha defendido, Podemos juega un “papel clave”. Y lo hace sólo horas después de y situar fuera del partido a los seis cargos que tenía Podemos en el Consistorio madrileño,.

Rodríguez pugna desde hace un año y medio por hacerse un hueco en el Ayuntamiento de Madrid. Su plan inicial pasaba por suceder a Carmena en caso de que ésta no es presentara, según adelantó El Independiente. Después de que la alcaldesa decidiera presentarse a la reelección, la Operación Jemad se reconvirtió, y el objetivo de Rodríguez pasa ahora por controlar el partido en Madrid como trampolín para ser el número dos de Manuela Carmena para que Podemos tenga un papel predominante en el mayor ayuntamiento del cambio frente a las resistencias de la primera edil de identificarse con dinámicas partidistas.

“Nos ha ganado desde que llegó a Podemos, con su honestidad, lealtad y talante capaz de tender puentes entre diferentes sensibilidades”

Ahora el ex Jemad continúa su pugna por ir en las listas municipales de Carmena, y ha presentado a las primarias de Podemos a un equipo integrado por grandes desconocidos para el gran público y personas del aparato de partido, después del plantón de los seis concejales, que se retiraron por desacuerdos en la lista al considerar que estaban siendo utilizados como “rehenes” de Julio Rodríguez para imponer a los suyos a Carmena. Pero más allá de los nombres, uno de los elementos más llamativos de la candidatura es su presentación.

La candidatura de Rodríguez, bautizada como Equipo Julio Rodríguez, presume en su carta de presentación de que “la situación de nuestro ayuntamiento es mucho más favorable”, y señala que “en ello Podemos está siendo clave”. Además, señala que “Madrid ha mejorado” desde su elección como secretario general en noviembre del año pasado, “en menos de un año”. En este sentido, la candidatura expresa su voluntad y “compromiso de darle continuidad a un proyecto que es bueno para Madrid y para su gente”, con el objetivo de revalidar el ayuntamiento de Carmena y frente a las críticas de los concejales de Madrid, que han visto en las primarias como un “pulso a Carmena”, como reconocía el edil José Manuel Calvo en una entrevista en El País.

La candidatura de Julio Rodríguez alaba su liderazgo pese a haber perdido en todos los comicios en los que se ha presentado

No son los únicos méritos que la carta de presentación atribuye a Julio Rodríguez, que no consiguió ser elegido diputado ni en las elecciones de 2015, cuando iba de número dos por Zaragoza, ni en 2016, cuando fue de cabeza de lista por Almería. Sin embargo, la candidatura alaba el “liderazgo” del militar. “Su liderazgo saca lo mejor de cada uno de nosotros y nosotras, y pone nuestra experiencia al servicio del bien común”, señala la carta de presentación, antes de profundizar en las bondades del líder del partido madrileño.

“Nos ha ganado desde que llegó a Podemos, con su honestidad, lealtad y talante capaz de tender puentes entre diferentes sensibilidades, dentro y fuera del equipo”, señala la candidatura. Una capacidad de tender puentes que en estos  días ha quedado en entredicho tras la falta de entendimiento con los ediles de Carmena.