PolíticaDesafío separatista de Cataluña

Marchena rechazará apartarse del juicio del ‘procés’ tras los whatsapps de Cosidó

El presidente de la Sala, junto con el resto de magistrados del 'procés', rechazarán apartarse de forma voluntaria del tribunal de enjuiciamiento, indican las fuentes jurídicas consultadas

logo
Marchena rechazará apartarse del juicio del ‘procés’ tras los whatsapps de Cosidó

El magistrado Manuel Marchena EFE

Resumen:

La Sala del Tribunal Supremo que juzgará el ‘procés’, con el magistrado Manuel Marchena como presidente y ponente, tiene previsto informar en los próximos días en contra de aceptar los motivos de recusación que argumentan los líderes independentistas.

Fuentes jurídicas consultadas por El Independiente explican que es altamente probable que ni Marchena, al que se recusó después de que salieran a la luz pública los whatsapps del senador del Partido Popular Ignacio Cosidó sobre el “control” en la Sala Segunda, ni el resto de miembros del tribunal de enjuiciamiento acepten de forma voluntaria apartarse del procedimiento y que, por lo tanto, sea la Sala del 61 quien adopte la última decisión sobre dichas recusaciones.

La Fiscalía del Alto Tribunal ya ha pedido que se rechacen las citadas recusaciones.

La Sala del Tribunal Supremo que juzgará el ‘procés’, con el magistrado Manuel Marchena como presidente y ponente, tiene previsto informar en los próximos días en contra de aceptar los motivos de recusación que argumentan los líderes independentistas.

Fuentes jurídicas consultadas por El Independiente explican que es altamente probable que ni Marchena, al que se recusó después de que salieran a la luz pública los whatsapps del senador del Partido Popular Ignacio Cosidó sobre el “control” en la Sala Segunda, ni el resto de miembros del tribunal de enjuiciamiento acepten de forma voluntaria apartarse del procedimiento y que, por lo tanto, sea la Sala del 61 el órgano que adopte la última decisión sobre esta cuestión. La Fiscalía del Alto Tribunal ya ha pedido que se rechacen las citadas recusaciones.

En virtud del artículo 223 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) el Supremo ya ha dado traslado a las partes para que en un plazo de tres días se pronuncien sobre si se adhieren o no a las mismas o si conocen de alguna otra causa para recusar a los togados de la Sala Penal. “Formulada la recusación, se dará traslado a las demás partes del proceso para que, en el plazo común de tres días, manifiesten si se adhieren o se oponen a la causa de recusación propuesta o si, en aquel momento, conocen alguna otra causa de recusación. La parte que no proponga recusación en dicho plazo, no podrá hacerlo con posterioridad, salvo que acredite cumplidamente que, en aquel momento, no conocía la nueva causa de recusación. El día hábil siguiente a la finalización del plazo previsto en el párrafo anterior, el recusado habrá de pronunciarse sobre si admite o no la causa o causas de recusación formuladas”, recoge el citado artículo de la Ley.

El juicio, a finales de enero

En este caso el ponente, el magistrado Francisco Monterde, tiene un plazo de diez días para la proposición de prueba aunque las fuentes del Supremo consultadas explican que este caso la práctica de la misma es muy limitada o nula. Así las cosas, el instructor de la Sala Segunda elevará a la Sala del 61 –que preside Carlos Lesmes- los incidentes de recusación quien adoptará la decisión última sobre si se apartan o no a todos, a ninguno o alguno de los jueces del ‘procés’.

Fuentes jurídicas consultadas explican que este plazo puede extenderse a dos semanas por lo que, en el caso de que el Alto Tribunal rechace las recusaciones, las cuestiones previas no se celebrarían nunca antes de la tercera semana de diciembre. El juicio podría señalarse para finales de enero.

El instructor elevará a la Sala del 61 que preside Carlos Lesmes los incidentes de recusación de los líderes independentistas

Sobre la recusación de Marchena a raíz de los mensajes de móvil de Cosido el Ministerio Público ha defendido que “la denuncia de parcialidad de Marchena es inasumible en tanto no viene referida a ninguna acción, expresión o pronunciamiento del mismo en el ámbito público de sus funciones, ni en privado de su vida personal, que le aleje de la absoluta imparcialidad y ajenidad respecto del objeto del proceso y las personas que en el mismo están afectadas o de algún modo intervienen”.

Respecto al resto de recusaciones formuladas contra los otros miembros del tribunal, donde se apela a la nueva doctrina de Estrasburgo con el ex líder de Batasuna Arnaldo Otegi, la Fiscalía concluye que “presumir que los seis magistrados recusados (todos menos Marchena) son parciales por mera ósmosis y por extensión no solo es contrario a la presunción de imparcialidad del juzgador (…) sino que carece de fundamento absoluto”.