«Mis cálidas felicitaciones a nuestros amigos de @vox_es, quienes, esta noche en España, obtienen una puntuación muy significativa para un movimiento joven y dinámico». La líder de la extrema derecha francesa ha dedicado estas palabras a Vox, a través de su cuenta de twitter, tras conocerse el resultado de la encuesta de ABC. Este sondeo fue elaborado por Gad3 y consta de 4.800 entrevistas telefónicas hechas entre el 14 y el 30 de noviembre. En él se otorgaba a Vox de 8 a 10 diputados. No obstante, este sondeo se ha quedado corto. Con más del 95%, escrutado Vox consigue 12 escaños.

Susana Díaz ha ganado las elecciones, pero con un mayoría muy insuficiente y su partido sufre un serio desgaste (14 escaños menos), por lo que el PSOE podría perder el Gobierno andaluz después de 37 años en el poder por la mayoría que sumen el PP, Cs y Vox.

Ni en el peor de los escenarios el PSOE había contemplado los resultados de las elecciones andaluzas, y había situado su suelo en unos 40 diputados, siete menos que en 2015.

Sin embargo, la baja participación y el vuelco político de la derecha han hecho que el PSOE de Susana Díaz haya perdido 14 diputados, el peor resultado de la historia de este partido.

Díaz ha ganado las elecciones, pero es una victoria amarga, más amarga que cuando perdió en mayo de 2017 las primarias del PSOE frente al actual secretario general y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

La aritmética de estos comicios, el triunfo electoral de los partidos de la derecha frente a los de izquierda, supone un vuelco electoral en Andalucía, donde el PSOE ha estado gobernando en solitario o pactando con partidos como el PA, IU o Ciudadanos durante 37 años consecutivos.

El sorpaso de la derecha implica también que es posible que Díaz no pueda formar gobierno y se convierta en la primera presidenta socialista que pierde el poder en la Junta de Andalucía.