Política

Ferraz aplaza la guerra con Díaz y pide la renovación del PSOE-A ‘por las buenas’

logo
Ferraz aplaza la guerra con Díaz y pide la renovación del PSOE-A ‘por las buenas’

Resumen:

La dirección federal del PSOE ha enfriado este martes la guerra abierta con el PSOE andaluz después de que Susana Díaz haya hundido electoralmente al partido en la comunidad y haya terminado con 36 años de poder socialista andaluz. Después de que Ferraz señalara directamente a la presidenta en funciones como responsable única de la debacle, Susana Díaz se ha atrincherado en el cuartel de San Vicente junto a su ejecutiva y ha descartado taxativamente una dimisión que reclamaban desde Madrid.

En plena negociación de los pactos postelectorales y de la investidura del próximo presidente de la comunidad, Ferraz ha optado por aplazar una contienda que se presenta inevitable cuando se constituya un nuevo Gobierno de derechas en Andalucía. En este sentido, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, no ha dudado en matizar sus propias palabras de ayer y desmentir los anuncios sobre el fin del ‘susanismo’ que la dirección del partido lanza off the record.

“En ningún caso he planteado dimisiones de nadie, no voy a pedir dimisiones de nadie”, ha asegurado Ábalos, que también ha negado que hubiera “deslizado la posibilidad” de que Ferraz tome las riendas de la “regeneración” en el PSOE andaluz a través, por ejemplo, de la imposición de una gestora que sustituya a su dirección regional. “No rotundo. Ni es conveniente, ni necesario ni está justificado ni es el estilo del 39 congreso del PSOE”, ha asegurado, en referencia a que fue la propia federación andaluza la que sí creó y dirigió la Gestora contra Pedro Sánchez.

No obstante, Ábalos sí ha defendido que el PSOE es un partido federal, y que por tanto no se “desresponsabiliza” de lo ocurrido en Andalucía ni en la negociación de los acuerdos postelectorales, por lo que se implicará igual que lo ha hecho en otros territorios como Cataluña. En esta línea, también ha abogado insistentemente por la “renovación” del PSOE en Andalucía por las buenas, antes de pasar a la guerra, para que llegue el “espíritu” de la dirección federal surgida con la victoria de Pedro Sánchez llegue a todas las federaciones del país.

“La renovación es una de las señales de identidad del Partido Socialista. La renovación siempre ha sido consustancial a nuestro proyecto socialdemócrata, es lo que significan 140 años de historia. Así que este es un proyecto que siempre se estado planteando la renovación. El 39 congreso del PSOE se planteó con estas premisas y el interés de esta dirección es que el espíritu de ese congreso, que fue lo que la mayoría de los militantes planteó, llegue al conjunto del partido. No creo que nadie deba extrañarse de algo que es inherente a la propia naturaleza del partido”, ha explicado Ábalos en rueda de prensa en Ferraz mientras se desarrollaba una intensa reunión de la Ejecutiva socialista.

Atrincherada

Susana Díaz ha comunicado a su Ejecutiva que no piensa dimitir como secretaria general del PSOE andaluz, a pesar de que el secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos, abrió la puerta a ese escenario este lunes al analizar los resultados de las elecciones andaluzas. Susana Díaz se esfuerza así por mantener en pie el ánimo del socialismo andaluz tras la inesperada debacle electoral sufrida tras 36 años de poder ininterrumpido. El trauma en las sedes socialistas es tan grande que la secretaria general ha asumido la “responsabilidad” de no dejar caer la moral de los suyos en un momento tan delicado.

La secretaria del PSOE-A  ha querido dejar claro que “se regenera aquello que está degenerado” y que ella está al frente de un partido “decente, honesto, trabajador y que se deja la piel por los andaluces”. “Si yo hubiera perdido las elecciones, me habría ido ya y no me lo habrían tenido ni que pedir ni me hubiera refugiado en el voto de nadie”, ha indicado Susana Díaz, para quien “gobernar no es ganar, sino que ganar es ganar”.

Díaz ha manifestado en una entrevista para la Cadena Ser que ha hablado con Pedro Sánchez quien tuvo un tono “cariñoso”, diciendo que “ahí lo tenía para lo que hiciera falta y para intentar evitar que la extrema derecha entrara en las instituciones en Andalucía”. “Que hablábamos lo que fuera necesario para ayudar; la verdad, que muy bien”, ha apuntado Díaz sobre su conversación con Sánchez.

En este sentido, preguntada sobre las manifestaciones del secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, llamando a la regeneración del partido en Andalucía y si ello podría suponer su salida como secretaria general, Susana Díaz ha considerado que esas manifestaciones se han podido “sacar de contexto por los periodistas y seguramente no es lo que ha querido decir”.

La propia presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, ha manifestado este martes que cuenta con el respaldo del secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para tratar de evitar que el Gobierno autonómico quede en manos “de la extrema derecha”.