«Rechazamos estos procesos negativos y que han comportado acciones como la violencia». La  portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha hecho hoy auténticos malabarismos para evitar desautorizar abiertamente la «vía eslovena» del presidente de la Generalitat, Quim Torra, y desmarcarse a la vez de una vía que remite directamente a las guerras de los Balcanes. Malabarismos que se han repetido para defender a la vez a los Mossos d’Esquadra y las amenazas políticas contra su dirección por las cargas del pasado 6 de diciembre.

Vilalta ha abogado insistentemente por la vía pacífica que a su juicio se ha forjado durante los años de proceso independentista, y ha coincidido con el presidente del Parlament, el también republicano Roger Torrent, en que su primera opción es «la vía escocesa«. «Nos gusta esa vía» ha asegurado Vilalta , «pero hasta ahora nos hemos topado con estado con déficits democráticos que impiden esta opción».

Torra aseguró el sábado, en el acto de presentación en Bruselas del Consejo de la República, que «los catalanes hemos perdido el miedo. No hay marcha atrás en el camino hacia la libertad. Los eslovenos decidieron seguir adelante con todas las consecuencias. Hagamos lo mismo y estemos dispuestos a todo para vivir libres». Un mensaje que desde ERC se intenta atribuir ahora al «calor» del momento, pero que fue puntualmente difundido por las redes oficiales del Gobierno de la Generalitat.

«La vía eslovena tiene una mayoría amplia muy grande, que pudo decidir y votar» ha argumentado Vilalta, quien sin embargo ha reconocido que no comparten la apuesta por procesos que han conllevado violencia. «Por eso seguimos defendiendo la vía catalana de apelar a la negociación y el pacto. De momento no hay respuesta, pero hay que seguir haciéndolo a la catalana, de forma pacífica».

La portavoz republicana, que ha evitado en todo momento corregir públicamente a Torra, ha asegurado sin embargo que «lo que decimos en ERC es mayoritario en la sociedad y las instituciones, es la vía consensuada basada siempre en la democracia, en hacerlo de forma pacífica y cívica» un consenso que según Vilalta se da también en el seno del Govern.

El PDeCat también se escuda en el pacifismo

La vicepresidenta del PDeCAT, Míriam Nogueras, se ha escudado en el referéndum previo esloveno para asegurar que en los procesos de independencia de Cataluña y Eslovenia «se puede hacer un paralelismo porque en Eslovenia se hicieron dos referéndums, se ganaron y al final la violencia vino del otro lado». Nogueras se ha escudado también en el pacifismo del movimiento catalán.

En Cataluña no hay violencia, ha asegurado Nogueras, por lo que intentar hacerlo creer a la ciudadanía «es una enorme irresponsabilidad». La número dos del PDeCat ha ido más allá y ha trasladado «al Estado español» la responsabilidad de «alimentar la confrontación, pero en Cataluña no hay problemas de violencia», ha argumentado.

Por su parte, Bonvehí ha lamentado las «interpretaciones que se han querido hacer» de la comparación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, entre Eslovenia y Cataluña, y ha destacado que el mandatario catalán es una persona pacífica. «Le queremos dar todo nuestro apoyo y lamentamos que los medios lo hayan interpretado de manera errónea. La vía catalana es pacífica y democrática», ha añadido.