El mismo día en que arrancan las negociaciones formales entre PP y Ciudadanos para intentar consensuar un nuevo gobierno en Andalucía, la vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo, ha aprovechado una pregunta de la senadora naranja Lorena Roldán sobre la convocatoria de elecciones generales, para exhortar al partido de Albert Rivera a que escuche a su candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, y al presidente del Grupo liberal de la Eurocámara, Guy Verhofstadt, para que “no se acerquen a la ultraderecha, a las ideas que significan peligro”.

La senadora Roldán ha parafraseado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien vaticinó que “la victoria de los socialistas andaluces será un gran mensaje para el conjunto de España” y, en cambio, el 2-D ha constituido “un no rotundo a ustedes y esos socios suyos que quieren romper España. El mensaje ha llegado alto y claro para un Pedro Sánchez que llegó al gobierno diciendo que iba a convocar elecciones”.

Calvo niega que los resultados andaluces aboquen a un adelanto electoral

Pero tras negar la vicepresidenta, con un rotundo “no”, que vaya a haber comicios generales anticipados, ha arremetido contra Ciudadanos cuestionando la “intervención de altura” de la senadora y acusando a su partido de usar Cataluña “contra el resto de España”. De paso, también ha recordado cómo, a pesar de haber ganado Ciudadanos las elecciones en Cataluña, “no ha servido absolutamente de nada” para terminar con un despectivo “son los terceros en Andalucía y los cuartos en España”.

También con el telón de fondo de las elecciones andaluzas y ante el riesgo de perder el poder por vez primera en treinta y seis años, ha acusado al PP de “abrazar y entender” las ideas de Vox. Asimismo ha contrarrestado las acusaciones que le ha lanzado la parlamentaria popular, Cristina Ayala, de ir de la mano con fuerzas no constitucionalistas con un recorte de periódico del 9 de enero de 2013 que recogía unas declaraciones del actual vicesecretario de Organización del PP y entonces alcalde de Vitoria, Javier Maroto, que declaraba: “No me tiemblan las piernas para llegar a acuerdos con nadie”, en alusión a Bildu.

Acusa al PP de “abrazar y entender” las ideas de Vox

Según la vicepresidenta, quien ha abierto la sesión de control ante la ausencia de Pedro Sánchez, es que los socialistas “nunca en ningún momento hemos comprado políticamente el independentismo y ustedes abrazan y entienden las ideas de Vox”, que no tiene escaños en el Senado, aunque lo parece por todas las veces que se les ha citado en esta sesión de control.

La última cuestión a la que ha tenido que hacer frente Calvo aludía a la continuidad del presidente del Cis, José Félix Tezanos, tras un sondeo andaluz que se quedó lejos, muy lejos, de los resultados que finalmente consiguieron PSOE-A y Vox. A preguntas del senador popular Sebastián Pérez, la vicepresidenta ha acusado a los populares de querer “laminar las instituciones una por una”, de no querer escuchar a Tezanos en el Parlamento a pesar de su disponibilidad a comparecer, y, como colofón, se ha ido al año 1996, al primer gobierno de José María Aznar, para recordar que la diferencia entre Tezanos con Pilar del Castillo, a la que Aznar  colocó en el CIS entonces, es que Tezanos “nunca ha ocultado su militancia”.

Comparación fallida Tezaanos-De Castillo

Pero las palabras de Calvo requieren dos matizaciones. Pilar del Castillo -que luego fue ministra de Educación- no era por aquel entonces ni militante ni, por tanto, miembro de la ejecutiva del PP, muy al contrario del papel fundamental que ha jugado Tezanos tanto en la dirección del PSOE como en la campaña de Sánchez que le devolvió al liderazgo de los socialistas.

Además, sólo el Grupo Popular del Senado ha pedido por dos veces la comparecencia de Tezanos, el 9 de agosto y el 26 de octubre, y a 11 de diciembre todavía no ha aparecido por la Cámara Alta.