Política

El Congreso "suspende" a Tezanos y pide su "sustitución inmediata"

Prospera una moción del PP contra el director del Cis por el apoyo de Ciudadanos y la abstención de ERC y Bildu

José Félix Tezanos.

José Félix Tezanos. EFE

De haberse tratado de una valoración de dirigentes políticos, tan habitual en los sondeos, el director del CIS, José Félix Tezanos, hubiera cosechado un suspenso. Y es que el Congreso ha pedido, con los votos del PP y de Ciudadanos su destitución por haber «privatizado» el Centro para ponerlo «en manos del partido sanchista», según el PP, y por ser una muestra más de la «colonización agresiva de las instituciones», para Ciudadanos.  El debate se produjo ayer en la Cámara Baja, pero la moción del PP no se ha votado hasta este jueves y ha prosperado por los pelos, con 165 votos a favor frente a 164 en contra de PSOE, Unidos Podemos, PNV y parte del independentismo. Han sido las 11 abstenciones de ERC y de Bildu las que ha hecho posible que la moción contra Tezanos prosperara. No deja de ser, sin embargo, un brindis al sol, pues la votación no es vinculante y el Gobierno no ha dado ninguna señal de querer sustituir al que se ha convertido en el más polémico responsable del instituto público demoscópico.

Cambio de metodología

En su moción, instaban al Ejecutivo a que procediera » al nombramiento de un nuevo presidente» que devuelva»el prestigio, la imparcialidad, la objetividad y la neutralidad de la que siempre ha gozado esta institución», aunque lo cierto es que no pocas veces ha sido objeto de críticas por parte de la oposición tanto gobernando el PP como el PSOE. Bien es cierto, que Tezanos ha concentrado en su persona las mayores críticas que se han lanzado nunca contra un responsable del CIS, en parte, por haber cambiado la metodología a la hora de ofrecer los datos de intención de voto, lo que pone fin a un trabajo impagable que permitía analizar tendencias históricas de la sociedad española al margen del atino o desatino de las predicciones.

El sondeo de las elecciones autonómicas andaluzas fue el penúltimo capítulo de una corta, pero intensa, cadena de desaciertos. Y no tanto porque no detectara la fuerza con que Vox entró en la Cámara regional (vaticinó dos escaños y consiguió 12), dado que su ascenso fue meteórico en la recta final de campaña, como por situar a los socialistas andaluces en una horquilla de entre 45 y 47 escaños, muy, muy lejos, de los 33 que finalmente consiguió.

Partidario el PP de volver a aplicar «la metodología de trabajo en la muestra de entrevistas y los índices de corrección en el modelo de estimación de voto en las encuestas electorales, que concite el máximo consenso en la comunidad científica» -apartado que, en cambio, ha sido respaldado por 262 diputados del grupo popular, socialista, Cs y nacionalistas, en tanto que  Podemos ha votado en contra y se han repetido las abstenciones de ERC y EH Bildu- recuerdan que el mismo hombre que intentó aferrarse a su cargo en la ejecutiva socialista al tiempo que dirigía el Centro se ha dedicado a «despreciar la críticas fundadas de la comunidad científica» y en defender de que «el CIS funciona con normalidad».

Por su parte, el diputado socialista Rafael Simancas acusó al PP de participar en una «cacería» contra Tezanos, importarles un «pimiento» el centro, y practicar una política de «tierra quemada» consistente en desprestigiar todas las instituciones cuando no están en el Gobierno para facilitar el «negocio de las empresas privadas». Volvió al argumento de que José María Aznar eligió en 1996 a Pilar del Castillo responsable del CIS, aunque ésta, entonces, no es que no fuera miembro de la ejecutiva del PP, es que ni siquiera tenía carné de partido aunque años más tarde acabó siendo ministra de Educación.

 

Comentar ()