Política

El PP ha informado puntualmente a Vox de sus conversaciones con Ciudadanos

Juan Manuel Moreno mantiene abierto "un cauce de comunicación" con el partido de Abascal para que no le haga imposible la acción de gobierno

Imagen de las delegaciones negociadoras de PP y Ciudadanos

Imagen de las delegaciones negociadoras de PP y Ciudadanos EFE

Vox no será un «obstáculo para el cambio» ni cómplice «de la continuidad del socialismo en Andalucía con otras siglas», dijo la formación de Santiago Abascal el pasado viernes en un comunicado. Ese mismo día, PP y Ciudadanos anunciaban un acuerdo programático que abre la puerta al vuelco histórico en una región donde ha gobernado ininterrumpidamente el socialismo durante cuarenta años. Ambos hechos no eran casuales, sino el primero consecuencia del segundo. Y es que a Vox no le pilló por sorpresa los frutos de dicha negociación sino que estuvo puntualmente informado de la marcha de la misma a través del PP, según han señalado fuentes populares a El Independiente.

La formación de Abascal, con la que se han intercambiado llamadas telefónicas, «se ha interesado de por dónde iban las negociaciones y el programa» consensuado con Ciudadanos, sin pedir, al menos de momento, «nada a cambio», ni siquiera verbalizando ante sus interlocutores del PP su deseo de tener un asiento en la Mesa del Parlamento andaluz, confesó un alto dirigente regional. Sí dejaron claro desde el principio su voluntad de no implicarse en la acción de gobierno, lo que le facilitaba al candidato popular, Juan Manuel Moreno, su interlocución con Ciudadanos. Moreno, por su parte se encarga de mantener abierta «una vía de comunicación con Vox» para que no le dificulte su futura acción de gobierno si, como todo apunta, se convierte en el próximo presidente de la Junta de Andalucía.

El PP interpreta que Rivera no quiere la foto con Vox «porque ahora su caladero de voto es es de centro-izquierda»

El partido de Albert Rivera ha sentido el vértigo de ir a un ejecutivo de coalición que sólo es posible si los doce diputados de Abascal votan a favor de la investidura de Moreno, y de ahí, «los dos pasos adelante y los dos pasos hacia atrás que han ido dando en la negociación. Ya se sabe cómo es Cs», agregan los mismos medios consultados. Rivera quiere evitar de todas las maneras «una foto con Vox porque entiende que su caladero de votos comienza a ser socialista, de centro-izquierda», aunque los necesita si desea hacerse con la presidencia de la Cámara autonómica, que el próximo día 27 ofrecerá la primera pista del pacto de centro-derecha en Andalucía.

Será la primera batalla cara a cara con los socialistas y Adelante Andalucía, que quieren controlar la mesa del parlamento aunque carecen de mayoría absoluta para legitimar esta petición. La idea de los populares es que, una vez que la presidencia de la misma recaiga en alguien de Ciudadanos, los otros seis asientos del órgano de gobierno del Parlamento se repartan a partes iguales para PSOE y PP, -con dos para cada uno-, y dar entrada a Podemos y a Vox con un representante de cada uno de los dos partidos. De modo que el bloque PP-Cs-Vox sumen cuatro miembros y PSOE y Unidos Podemos tres.

«Aquí estamos todos pillados», dicen desde el PP de Andalucía, «lo estamos nosotros, pero, sobre todo, Cs y Vox»

Esto será lo que se dilucidará en los próximos días. Luego habrá que poner fecha al debate de investidura y anunciar la formación de Gobierno si ésta prospera en primera o segunda votación. Los populares han insistido en un «pacto global y por escrito» en muy buena medida porque no acaban de confiar del todo en la formación de Rivera. Aducen, en todo caso, que éste «no tiene otra alternativa» y, de hecho, «está sufriendo ya desgaste en Andalucía, donde muchos no entienden tanto teatro y tanto cuento». «Si no llegamos a un pacto final con Ciudadanos no sólo está muerto en Andalucía sino también a nivel nacional, para empezar, en las elecciones que hay dentro de cinco meses» en alusión a las loocales, autonómicas y europeas del 26 de mayo próximo.

«Aquí estamos todos pillados», dicen desde el PP de Andalucía. «Lo estamos nosotros, pero, sobre todo, Ciudadanos y Vox», señalan para agregar que «si esta comunidad fuera normal, si hubiera habido alternancia, se puede pactar a derecha y a izquierda, pero aquí, el que se equivoque lo va a pagar caro. Ya no cabe más tontería». Los populares andaluces se felicitan de que, por una vez, «somos los que más tranquilos estamos, a la espera de acontecimientos», convencidos de que no puede haber más gobierno que el que lleve a Moreno al Palacio de San Telmo, so riesgo de abrir una crisis en Andalucía que llevase a una repetición electoral que cercenara la primera posibilidad real de una ecuación de gobierno que no incluya al que fuera todopoderoso PSOE-A.

El PP no tiene inconveniente en hacerse una foto con la formación de Santiago Abascal

A diferencia de Ciudadanos, en el PP regional admiten no tener problema en hacerse una foto con Vox, partido con el que «tenemos capacidad de diálogo» además de una «relación fluida». No preocupa tanto a los populares la posición de los de Abascal ante la investidura -«si no les damos nada a Vox ¿que va a hacer?, ¿darle el gobierno al PSOE?», afirman- como que dificulte la acción de gobierno. El más que probable nuevo presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, «mantiene un cauce de comunicación abierto con Vox» ante la previsión de que ése partido , indispensable para sacar adelante muchas de las reformas pactadas con Ciudadanos, les ponga las cosas difíciles durante la legislatura, que no parece que vaya a ser fácil con los 47 diputados que suman PP y Ciudadanos, a ocho de esa mayoría absoluta que lo engrasa todo.

Comentar ()