PolíticaANDALUCÍA

Las peticiones de Vox reactivan a la izquierda y dan alas a una alianza PSOE-Podemos

Adelante Andalucía asegura que "no veta a nadie", ni siquiera a Susana Díaz, para una investidura distinta a la del PP

logo
Las peticiones de Vox reactivan a la izquierda y dan alas a una alianza PSOE-Podemos

El portavoz parlamentario de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo. EP

Resumen:

Las peticiones de Vox al PP para negociar la investidura del popular Juanma Moreno han supuesto un terremoto político y un balón de oxígeno para la izquierda en Andalucía. Las “inasumibles” propuestas de Santiago Abascal amenazan el pacto de un Gobierno de cambio en Andalucía por primera vez después de 37 años de socialismo, y tanto el PSOE como Adelante Andalucía, la coalición de Podemos e IU, han vuelto a primera plana con ofertas para una “candidatura alternativa” a la del PP que podría llevar a Susana Díaz a volver a presidir la Junta de Andalucía.

Tanto el PSOE-A como Adelante Andalucía han permanecido fuera de foco en las últimas semanas, después de que saliera a la luz la reunión que ambas fuerzas mantuvieron con Ciudadanos, tal como desveló El Independiente. Aquel encuentro secreto el pasado 25 de diciembre fue un revés entre Cs y PP en plenas conversaciones por alcanzar un acuerdo. A día de hoy, las negociaciones entre Ciudadanos y el Partido Popular están avanzadas, con un acuerdo programático ya firmado y a falta de concretar el reparto de responsabilidades, y ha sido el programa presentado por Vox el que ha puesto en vilo la investidura de un presidente popular.

El Partido Popular se reúne a esta hora con Vox tras heberle remitido una contraoferta, pero los partidos de izquierda han lanzado las campanas al vuelo. “Vox está bloqueando el cambio en Andalucía. Ahora mismo hay más alegría en las sedes del PSOE que entre los votantes de Vox en Andalucía”, reconocía en redes este martes la secretaria general del PP andaluz, Loles López. Fuentes populares aseguraban que los socialistas “están brindando con champán” tras las peticiones de Vox.

Más allá de celebraciones, sí es cierto que las formaciones de izquierda han aprovechado para mover ficha ante las evidentes grietas que atraviesa el eventual pacto. Este mismo miércoles, apenas 24 horas después de que Vox difundiera su polémico documento, Adelante Andalucía y el PSOE andaluz han reactivado sus comunicaciones con un intercambio de impresiones con el objetivo de avanzar hacia un nuevo acuerdo.

La dirigente morada Teresa Rodríguez envió este martes una propuesta a los socialistas en la que se ofrecía a negociar un “candidato alternativo” de Moreno Bonilla en caso de que se rompiera el “tripartito reaccionario” compuesto por PP, Cs y Vox. La idea inicial consistía en buscar un candidato de consenso entre ambas formaciones, pero en las últimas horas las opciones se han ido abriendo hasta contemplar de nuevo una investidura de Díaz.

La respuesta del PSOE-A a la oferta de Adelante Andalucía ha tardado en llegar  y el portavoz socialista andaluz, Mario Jiménez, ha cerrado filas este miércoles en torno a la hasta ahora presidenta andaluza, Susana Díaz, advirtiendo de que su candidatura es “innegociable”. Después de estas líneas rojas, Adelante Andalucía ha dado un paso atrás y han rebajado las expectativas. Su portavoz, Antonio Maillo, ha reconocido en rueda de prensa en el Parlamento andaluz que  Susana Díaz “no es el problema” y que Adelante Andalucía “no veta a nadie”. “Reivindicamos sentarnos y aportar algo para salvar a Andalucía de la extrema derecha”, ha dicho.

En caso de que el acuerdo entre PP, Cs y Vox salte por los aires, Adelante Andalucía y PSOE podrían presentar un candidato conjunto para la investidura que necesitaría de mayoría absoluta en la primera vuelta y mayoría simple en la segunda. Bastaría la abstención de Ciudadanos para hacer posible la continuidad del socialismo en Andalucía, aunque esto le llevaría a incumplir una de sus principales promesas de campañas: la de que Cs no volvería a pactar con el socialismo andaluz.