// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos

PolíticaCRISIS EN VENEZUELA

Así cierra Trump el grifo a Maduro

La Reserva Federal solo permitirá a Guaidó gestionar los activos de Venezuela y el Banco de Inglaterra impide a Maduro retirar 1.200 millones de dólares en reservas de oro

“Estamos comprometidos en una misión por el bien del pueblo venezolano”. El secretario de Estado, Mike Pompeo, ha declarado que EEUU se va a asegurar de que “el pueblo venezolano decida el liderazgo que quiera para su país”. Ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Pompeo ha instado a la comunidad internacional: “O estáis con las fuerzas democráticas o estáis con Maduro”.

Estados Unidos está usando todas sus armas en la batalla contra Maduro y en respaldo del presidente “encargado” de Venezuela, Juan Guaidó. También, las financieras. Ante la Casa Blanca Guaidó es el presidente y también ante la Reserva Federal.

Estados Unidos está cortando el grifo a Maduro. Un paso llamativo ha llevado a que el Banco de Inglaterra impida a Maduro retirar reservas de oro equivalente a 1.200 millones de dólares, tras la presión de Pompeo y el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, a las autoridades británicas, según informaciones de Bloomberg. Reino Unido ha reconocido a Juan Guaidó como presidente interino, de ahí que consideraran oportuna esta congelación de activos.

El Banco Central de Venezuela tiene unos 8.000 millones de dólares de reservas en lingotes de oro en el exterior, pero se desconoce su emplazamiento.

Ahora la clave es que esos activos puedan ser gestionados por el presidente interino de Venezuela. Estados Unidos trata de que sus compras de petróleo puedan ser administradas por el equipo de Guaidó. La Asamblea Nacional ha elaborado un acuerdo para proteger los activos del Estado en los países que consideran único poder legítimo esta institución.

Los reconocimientos diplomáticos, como el que ha anunciado el sábado España, son por esta razón fundamentales para que la transición pueda ponerse en marcha.


Según explicaba Francisco Sucre
, presidente de la Comisión de Exteriores de la Asamblea Nacional a El Independiente, cómo “la presión externa es importante también porque los reconocimientos están ligados a obligaciones financieras. ¿A quién va a pagar EEUU el petróleo? Hemos aprobado la recuperación de activos procedentes de la corrupción. En 20 años se han esquilmado más de 350.000 millones de dólares”.

Pompeo también lo dejó claro tras la sesión de la ONU. Quienes apoyen a Guaidó que lo demuestren cortando el grifo a Maduro. En sus palabras: “Esperamos también que cada una de esas naciones se aseguren de desconectar sus sistemas financieros del régimen de Maduro y permitan que los activos que pertenecen al pueblo venezolano vayan a los legítimos gobernantes de ese Estado”, declaró a los periodistas al terminar la sesión.

El Departamento de Estado ya ha notificado a la Reserva Federal que Juan Guaidó es el único agente autorizado para administrar los activos venezolanos en los bancos de Estados Unidos, según publica The Wall Street Journal y ntn24. 

El Departamento del Tesoro de EEUU emitía el viernes un comunicado en el que explica cómo el reconocimiento a Juan Guaidó va acompañado de consecuencias económicas. “Estados Unidos usará sus herramientas económicas y diplomáticas para garantizar que las transacciones comerciales del gobierno venezolano, incluidas aquellas que incluyan a sus empresas estatales y reservas internacionales, sean consistentes con este reconocimiento”, señala el texto.

Lo que tratamos de hacer es desconectar las fuentes de ingreso de Maduro”, afirma Bolton

John Bolton, asesor del consejo de Seguridad Nacional, fue muy claro en Fox Business Network. “Lo que estamos tratando de hacer es ver cómo desconectar las fuentes de ingreso de Maduro y encontrar maneras de transferir esos ingresos al nuevo y legítimo gobierno del presidente de la Asamblea Nacional. Estamos viendo todas las opciones”.

Una opción, según The Washinton Examiner, puede ser un embargo petrolero. Mejor sería ver cómo canalizar los pagos al equipo interino. EEUU compra unos 500.000 barriles diarios, lo que supone el 75% de la esquilmada producción petrolera de Venezuela. Apenas  llega ahora al millón de barriles diarios.

A su vez el reconocimiento de EEUU a Guaidó hará que pongan a disposición del equipo interino los bienes congelados e incautados por las sanciones impuestas a dirigentes del régimen bolivariano. Son cientos de millones de euros que se consideran que han sido expoliados al pueblo de Venezuela.

Pero lo primero es que ya está aprobada una ayuda humanitaria de 20 millones de dólares. Hasta ahora Maduro se ha negado a aceptarla porque supondría aceptar la ruina en la que está sumido el país. Guaidó ha planteado que será el primer desafío al que han de enfrentarse las fuerzas hasta ahora leales al régimen. ¿Van a bloquear el reparto de esta ayuda?

El país padece una crisis humanitaria certificada por las principales ONG internacionales y que ha provocado un éxodo masivo. Hasta 3,5 millones de venezolanos han salido del país desde 2014.

A su vez Guaidó lleva a cabo una estrategia para controlar las cuentas que posee el Gobierno venezolano en el exterior y también nombrar nuevas directiva en empresas estatales como Citgo, la compañía venezolana que comercializa y refina crudo con sede en Texas.

Debido a la falta de pago por parte de Venezuela, Citgo es considerado en gran medida como el mayor activo de Venezuela en EEUU y las acciones de la compañía también están comprometidas como garantía para los tenedores de bonos de la compañía estatal de petróleo.

“Lo primero es proteger los activos porque están a merced, no a disposición, de una cuerda de ladrones como han demostrado investigaciones del Parlamento y en organismos internacionales, podríamos estar todo un día hablando de casos de corrupción”, dijo Guaidó en su primera rueda de prensa, según informa Venepress. Guaidó trabajó en la Asamblea Nacional precisamente en la investigación sobre casos de corrupción del régimen de Maduro.

Un intervencionista al frente

A esta presión económica suma EEUU la batalla política y diplomática. En el Consejo de Seguridad de la ONU el sábado se debate la crisis venezolana por primera vez, a instancias del secretario de Estado, Mike Pompeo. Su objetivo es el reconocimiento de Juan Guaidó, que difícilmente logrará por el rechazo de Rusia, entre otros.

Pompeo ha estado acompañado del nuevo enviado de EEUU para Venezuela, Elliot Abrams, un halcón de la Administración de Reagan y Bush padre. Abrams a quien se le acusó de falso testimonio en el Irangate, estuvo implicado en el apoyo a la contra nicaragüense y fue uno de los arquitectos de la invasión de Panamá para deponer a Noriega.

Su nombramiento da pistas sobre cómo EEUU ha decidido que no hay vuelta atrás y que Maduro tiene los días contados. Para Anna Ayuso, investigadora principal del CIDOB, “le va a ser difícil a Maduro mantener el statu quo. La respuesta regional es básica. Estados Unidos debería dar un paso atrás. Una intervención militar tendría un efecto contraproducente”.

Guaidó ha defendido hasta ahora la soberanía de Venezuela. Ha de ser firme en esta actitud, incluso con el “amigo americano”. Su reconocimiento ha sido vital para que la comunidad internacional se defina, y facilitar que gestione los bienes ayuda a que su poder sea efectivo, pero cambiaría el escenario si EEUU va más allá y no deja que el guión hacia la democracia lo protagonicen los venezolanos.

Venezuela está al filo de una confrontación violenta de alcances incalculables”, dice Torrealba

El riesgo de maniobras como las que antes avaló Abrams en Venezuela es elevadísimo. Como dice el periodista y ex dirigente opositor Chuo Torrealba, “Venezuela está en una situación extremadamente peligrosa, al borde una confrontación violenta de alcances incalculables. Aún no es inevitable pero la tendencia de los actores políticos parece irreversible el desenlace violento”.

Según Torrealba, el responsable sería Maduro, que debería aprovechar la mano tendida por la Unión Europea, al darle la opción de convocar elecciones.

Concluye Torrealba: “Ya no tiene posibilidad de burlarse del mundo, o del Vaticano. Ya no tiene dónde retroceder. O aprovecha esta oportunidad o lanzará al país a una situación violenta. Lo que sería un desastre para los venezolanos y para la región”.

logo
Así cierra Trump el grifo a Maduro