El cuarto puesto del PP en el ranking de preferencias ciudadanas que hoy ha publicado el CIS de Tezanos ha sido recibido en el cuartel general de los populares con una mezcla de humor, pero, también, de cierta indignación. Humor porque no dan ninguna credibilidad a un barómetro que les coloca incluso por detrás de Unidos Podemos, en plena descomposición, con el PSOE a 15 puntos de diferencia y rozando casi la frontera psicológica del 30 por ciento. El exiguo 14,9 del PP es considerado “un chiste”.”El único porcentaje fiable que aporta es el 100 por cien de humor”, ha escrito la vicesecretaria de Estudios y programas, Andrea Levy, vía Twitter.

Poco antes había reaccionado el “número dos” popular, Teodoro García Egea, también con un tuit, en el que recordaba el error de predicción del CIS en las pasadas elecciones andaluzas, y que el propio José Félix Tezanos admitió en su comparecencia parlamentaria este miércoles. Egea ha escrito en la red social “¿que si me creo el CIS de hoy? Que responda Susana Díaz por mí, que a mí me da la risa” y ha acompañado este comentario con los datos del barómetro de noviembre que vaticinaban a la candidata socialista la posibilidad de sacar 47 escaños, cuando se quedó en 33, y apenas 1 a Vox frente a los 12 que sacó.

El presidente del CIS ha vuelto a convertirse en el protagonista del barómetro mensual donde la “cocina” ha sido sustituida por el voto directo más simpatía sin añadir los elementos correctores que mostrarían en estado real de las tendencias ciudadanas a pesar de su volatilidad. Tezanos aseguró ayer en sede parlamentaria que “nunca me he falsificado un dato” y atribuyó a su ideología de izquierdas los intentos deslegitimadores por parte de la izquierda.

Pero tras la guasa de unos datos a los que no dan ninguna credibilidad, crece la irritación por lo que entienden de uso de medios públicos para intentar crear un estado de opinión proclive al PSOE. Acusan a Tezanos de poner al CIS, y todos los medios con los que cuenta, al servicio de su partido para salvar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.