Política

Los territorios dan la espalda a Pablo Iglesias y le fuerzan a negociar con Errejón

Los 'barones' se constituyen en una dirección paralela preocupada por las elecciones y molesta por la lista al Congreso

logo
Los territorios dan la espalda a Pablo Iglesias y le fuerzan a negociar con Errejón
Alberto Rodríguez, diputado de Podemos, llega al Consejo Ciudadano Estatal.

Alberto Rodríguez, diputado de Podemos, llegando al Consejo Ciudadano Estatal. EFE

Resumen:

Podemos negociará con Íñigo Errejón la posibilidad de formar una candidatura única con la plataforma de Manuela Carmena, Más Madrid, de cara a las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid. Tras más de cinco horas de debate, el máximo órgano de dirección del partido, el Consejo Ciudadano Estatal, ha doblado el pulso a Pablo Iglesias e Irene Montero para explorar esa vía en vez de competir directamente con la candidatura de Errejón.

Iglesias cede por la presión de los secretarios generales autonómicos, que se constituyen en un sector crítico interno más allá del errejonismo. Si hasta ahora los territorios rebeldes se encuadraban en esta corriente o en la Anticapitalista de Teresa Rodríguez, la novedad de este Consejo Ciudadano es que los ‘barones’ más pablistas también exigen un nuevo rumbo en la dirección política de Podemos.

Esa contestación interna se debe fundamentalmente a  dos factores: la cercanía de las elecciones autonómicas y municipales de mayo y el malestar generado por la elaboración de las listas al Congreso y al Senado. Ambos además están íntimamente ligados, ya que los territorios reprochan a Iglesias que desde las elecciones andaluzas hasta el día de hoy, cuando apenas quedan cuatro meses para los comicios de mayo, la dirección de Podemos sólo haya centrado sus esfuerzos en un objetivo: aprobar las listas a unas elecciones generales sin fecha de convocatoria aún. Esas listas dan cobijo en las Cortes al núcleo de confianza de Pablo Iglesias e Irene Montero. Del resto de elecciones, las que se juegan gobiernos municipales del cambio y hasta gobiernos autonómicos conjuntos como el de Podemos-PSOE en Castilla-La Mancha, no han sido objeto de trabajo por parte de la dirección federal.

Decepcionados por esta actitud y alarmados por las malas perspectivas electorales, los ‘barones’ de Podemos mantuvieron una primera reunión al margen de la Ejecutiva el pasado lunes 14 de enero en Zaragoza. Convocados por el secretario general de Aragón, Nacho Escartín, representantes de Podemos de trece comunidades autónomas acudieron para preparar las elecciones autonómicas y municipales al margen de la dirección estatal.

En ese encuentro reivindicaron más autonomía para las direcciones políticas territoriales, intercambiaron experiencias y coordinaron propuestas en materia de servicios como la sanidad o la educación, con el objetivo de activar la fase electoral de las organizaciones autonómicas.

A ese movimiento siguió el encuentro de once ‘barones’ territoriales el pasado viernes en Toledo, donde unieron sus voces para reclamar a Iglesias unidad de acción y cooperación de cara a las elecciones autonómicas y municipales, el mismo mensaje que han trasladado a Irene Montero y Pablo Echenique en el Consejo Ciudadano de este miércoles.

Con la ausencia de Iglesias y Errejón en el cónclave, la portavoz parlamentaria se ha erigido en máxima autoridad del Consejo Ciudadano Estatal y ha lanzado duros ataques al candidato a la Comunidad de Madrid que luego ha completado Iglesias a través de una intervención telefónica. Secundada por el secretario de Organización, Pablo Echenique, su postura de enfrentamiento con Errejón ha quedado en minoría ante los secretarios generales autonómicos, que reclaman un acuerdo en Madrid que deje de enturbiar la imagen del partido.

El propio secretario general de Aragón, Nacho Escartín, aseguró durante un receso que “nadie puede pensar un espacio del cambio ganador en Madrid sin contar con Carmena y con Errejón”, algo que “todo el mundo reconoce”, por lo que hay que analizar cuál es la mejor fórmula para presentarse a las elecciones autonómicas. “Algunos defienden que lo mejor es una única papeleta para que todos depositemos  en el mismo proyecto político; otros piensan que diferentes propuestas con diferentes programas, no son negativas con tal de que se coopere”, relató.

Frente a la falta de acción de la dirección estatal, Escartín destacó que los territorios cada vez trabajan “de forma más coordinada y cooperativa” con el objetivo de afrontar en condiciones el reto de las elecciones autonómicas y municipales. “Estos debates son un punto de inflexión para darnos cuenta de que nos jugamos muchísimo en estas elecciones, sería un desastre si el tripartito de Aznar llegara a gobiernos autonómicos”, subrayó.

En esa línea, el secretario general en Castilla-La Mancha, José García Molina, a la sazón vicepresidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, ha insistido que lo que deba ocurrir en Madrid deben decidirlo “los compañeros de Madrid”, al igual que lo que ocurre en Castilla-La Mancha se decide en esa región. Por esto, ha puntualizado que es importante “bajar la temperatura” y a partir de ahí aportar soluciones.

Comentar ()